0
Publicado el 10 Octubre, 2017 por ACN en Nacionales
 
 

Tributo a los fundadores, Carlos Manuel y Mariana

El General de Ejército Raúl Castro, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba y Presiente de los Consejos de Estado y de Ministros, recibió y resguardó en el Monumento funerario los restos de Céspedes, Padre de la Patria, mientras que Teresa Amarelle, presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas, realizó similar acción ante la tumba de Mariana, Madre de todos los cubanos
Tributo a los fundadores, Carlos Manuel y Mariana.

Foto: MIGUEL RUBIERA JUSTIZ/ACN

Por MARÍA ANTONIA MEDINA TÉLLEZ

Una ofrenda floral a nombre del pueblo de Cuba fue depositada hoy, ante la llama eterna que custodia las tumbas de grandes patriotas cubanos, en el cementerio Santa Ifigenia, de esta ciudad, ceremonia que estuvo acompañada de 21 salvas de artillería.

Con la presencia del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, fueron inhumados los restos de Carlos Manuel de Céspedes y Mariana Grajales y trasladados al área patrimonial central de la necrópolis.

Raúl Castro recibió y resguardó en el Monumento funerario los  restos de Céspedes, Padre de la Patria, mientras que Teresa Amarelle,Teresa Amarelle, secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas, realizó similar acción ante la tumba de Mariana, Madre de todos los cubanos.

Cadetes de varias provincias protagonizaron el traslado de las cenizas bajo los acordes de la canción El Mambí y La Bayamesa.

Tibuto a los fundadores, Carlos Manuel y Mariana.

Foto: MIGUEL RUBIERA JUSTIZ/ACN

Con anterioridad el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros realizó guardias de honor ante el Monumento a José Martí y el monolito donde reposan las cenizas del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, en medio de los acordes de Elegía a José Martí, melodía compuesta por el Comandante Juan Almeida Bosque.

Eusebio Leal Spengler, director de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, en las palabras centrales de la ceremonia militar dijo que el de hoy es un acto trascendental, de gran significación para Cuba, América y el mundo y destacó las virtudes que caracterizaron a Céspedes y Mariana.

Participaron también en el emotivo acto, entre otros, José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del PCC; y los miembros del Buró Político, Comandante Ramiro Valdés Menéndez, vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, y Miguel Díaz- Canel, Primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Mantener vivo el legado de los próceres de la Patria

Tributo a los fundadores, Carlos Manuel y Mariana.

Foto: MIGUEL RUBIERA JUSTIZ/ACN

Un llamado a la unidad de la nación y a mantener vivo el legado de los próceres de la Patria, realizó hoy en el cementerio Santa Ifigenia, de esta ciudad, Eusebio Leal, director de la Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana.

En el acto político y ceremonia militar de inhumación de los restos de Carlos Manuel de Céspedes y Mariana Grajales, en presencia del General de Ejército Raúl Castro, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Leal

También evocó la vida y obra de esos grandes de la Patria y expuso cómo Fidel subordinó todo su talento y bienes al ideal de continuar el camino de los Padres fundadores de la Patria en una Revolución que empezó el 10 de octubre de 1868, duradera hasta nuestros días.

En el recorrido por la vida de Céspedes lo destacó como político, hombre culto y de cuna, su lealtad y fidelidad.  Su amado hijo Oscar, explicó, fue capturado por el enemigo y ante el ofrecimiento de su vida a cambio de sus ideas, respondió que no era su único hijo, él era el padre de todos los cubanos que han muerto por la Revolución.

De Mariana Grajales, excelsa patriota, nacida el 12 de julio de 1815 en esta villa santiaguera, dijo que se sumó a la primera gesta por la independencia a pocos días de su inicio, protagonizando antes un acto memorable, al hacer jurar a su esposo e hijos libertar la patria o morir por ella.

Hoy la recordamos con profundo orgullo, afirmó Leal, como la madre de Los Maceo y mujer que rompió las barreras de su raza y época,  genuina de esa identidad nacional que la Heroína de la Sierra y el Llano Vilma Espín continuó con elevado patriotismo y humanismo, siguiendo su ejemplo. (ACN).


ACN

 
ACN