0
Publicado el 8 Noviembre, 2017 por ACN en Nacionales
 
 

Impuntualidad, irrespeto a los demás

Si usted llega tarde afecta el correcto desarrollo del evento; con justa causa abundan los participantes molestos por las demoras, algunos abandonan el lugar, otros lo consideran una falta de respeto a sus planes personales o profesionales, porque saben que están perdiendo el tiempo
Impuntualidad, irrespeto a los demás.

Investigadores y expertos aseguran que la puntualidad es sinónimo de buenas relaciones sociales, económicas, culturales y de toda índole. El de la gráfica es todo lo contrario. (Foto: ichef.bbci.co.uk).

Por MARTA HERNÁNDEZ

La impuntualidad matiza la vida cotidiana en muchos lugares, realidad que abarca desde trámites burocráticos, gestiones personales y llega hasta la dinámica laboral.

Común resulta esperar por el comienzo de reuniones laborales, de organizaciones de masas, citas científicas, encuentros estudiantiles, y muchas convocatorias más.

Esta situación afecta el correcto desarrollo del evento, con justa causa abundan los participantes molestos por las demoras, algunos abandonan el lugar, otros lo consideran una falta de respeto a sus planes personales o profesionales, porque saben que están perdiendo el tiempo.

Salas de espera llenas de personas impacientes, la inexplicable demora para iniciar diferentes espectáculos, reuniones que no comienzan porque no están todas las personas citadas, son algunos ejemplos que ilustran que la puntualidad no es una prioridad para muchos.

La impuntualidad injustificada y reiterativa desespera, y predispone a las personas, quienes para la próxima deciden llegar tarde, para no esperar, porque, aseguran: “en fin de cuentas, siempre empiezan retrasados” y así se crea una cadena de llegadas tarde interminable.

Existen manuales creados por expertos para la preparación de eventos, reuniones y citas, en los cuales siempre se reitera que el inicio y culminación en tiempo prestigia la ocasión,   datos que deben tomarse en cuenta por los organizadores y así evitar molestias.

Entre los tópicos que tratan esos estudiosos para estimular la puntualidad, está abordar los temas principales al inicio, así quienes llegan tarde desconocerán los aspectos más importantes del encuentro.

Investigadores y expertos aseguran que la puntualidad es sinónimo de buenas relaciones sociales, económicas, culturales y de toda índole.

Además, se conjuga como manifestación del correcto desarrollo individual y popular, porque respeta el tiempo ajeno, la impuntualidad es una manera manifiesta de maltrato a los demás.

En cuanto a la puntualidad en el sector de los servicios constituye aún más importante porque prestigia el lugar y a sus trabajadores, también devienen en bienestar para los clientes, y satisfacción de sus necesidades.

Es hora de que se asuma la puntualidad como un rasgo distintivo de la vida cotidiana, lo cual redundaría en satisfacción y placer social.  (ACN).


ACN

 
ACN