0
Publicado el 16 Noviembre, 2017 por Delia Reyes Garcia en Nacionales
 
 

Sin medias tintas

El secretario general de la CTC, Ulises Guilarte de Na-cimiento, destacó el carácter estratégico del sector de la construcción.

Por DELIA REYES GARCÍA
Fotos: YACIEL PEÑA DE LA PEÑA

“La cantera de Songo la Maya lleva 30 años de explotación, sin que se le haya hecho una sola inversión. Aquello parece un cementerio. Sin embargo, nos exigen el cumplimiento de los planes, cuando se sabe que no tenemos condiciones para cumplirlos. Hay que decir las cosas como son, porque los trabajadores queremos producir, ayudar al país, pero no somos magos”, sintetizó el delegado santiaguero Erasmo Beltrán en el encuentro con los directivos del Grupo Empresarial de Materiales de Construcción (Geicon), durante la jornada matutina de la I Conferencia Nacional del Sindicato de Trabajadores de la Construcción (SNTC), realizada en el capitalino hotel Mariposa.

El atraso tecnológico del equipamiento en las canteras, la falta de transportaciones para extraer los materiales; la obsolescencia del sistema de precios Precons y la necesidad de valorar la edad de jubilación de los constructores; el éxodo de operarios hacia el sector privado; la falta de comunicación entre las unidades productivas y las de dirección empresarial; la mala calidad de los medios de protección y las condiciones de trabajo precarias, entre otros problemas, también fueron expuestos por los delegados de varias provincias.

Francisco Díaz Hernández, presidente de Geicon, recordó las limitaciones financieras del país y los efectos del bloqueo norteamericano sobre la economía cubana. “Todo lo que podemos comprar nos cuesta mucho más caro, porque en el área no lo podemos adquirir. Junto a estas limitaciones objetivas, hay que reconocer que también existen otras subjetivas, que dependen de la organización, la planificación y la disciplina”, expresó.

Perspectivas

A la industria nacional de materiales de la construcción aún le resta un largo trecho para volver a alcanzar los niveles de producción del año 1989, cuando sobrepasó los 17 000 000 de metros cúbicos de áridos. El Período Especial incidió en la descapitalización de este importante eslabón de las construcciones en el país.

Desde ahora hasta el año 2030, precisa la información que llevaron los directivos de Geicons a la conferencia, se prevén crecimientos en la fabricación de cemento, cerámicas blanca y roja, hormigón, morteros especiales, impermeabilizantes y elementos de carpintería, entre otros renglones, sin los cuales sería impensable dinamizar las inversiones en el turismo y rehabilitar el fondo habitacional, cuyo deterioro aumentó con el paso reciente del huracán Irma.

Las proyecciones incluyen disminuir los costos de fabricación y el consumo energético, así como explotar nuevos yacimientos, en el caso del cemento; invertir en nuevas tecnologías para el procesamiento de los áridos e incrementar su producción a más de 12 000 000 de metros cúbicos anuales; instalar nuevas plantas de muebles sanitarios; rehabilitar los centros productores de hormigón y terrazo para la fabricación de bloques, mosaicos, baldosas, viguetas y otros elementos, y potenciar la elaboración de morteros especiales.

Ejemplos que dicen mucho

Delegados e invitados a la Conferencia, en la sesión vespertina de este miércoles, en el Ministerio de la Construcción.

La decisiva participación de los constructores en la recuperación después del paso de Irma por el archipiélago cubano, fue reconocida por Carlos de Dios Oquendo, secretario general del SNTC, en la sesión vespertina de la Conferencia, realizada en el Ministerio de la Construcción.

“Fueron más de 22 600, de todo el país. En el pedraplén Cayo Santa María realizaron proezas. También en otros frentes, como las canteras, fue meritoria la labor de los trabajadores de la construcción”, enfatizó el dirigente sindical, quien exhortó a no descuidar la calidad.

A juicio de Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), cuando no se hacen las cosas bien se derrochan recursos que tienen un costo para el país. En ello, la conducta del hombre es decisiva, afirmó y citó como ejemplo positivo a los maestros de la construcción en las obras donde se sigue el principio de que calidad es respeto al pueblo.

El líder sindical recordó que el sector de las construcciones es estratégico y determina la eficacia de los procesos inversionistas. En los últimos años, precisó, el plan que conforman estos en el país solo logra el 85 por ciento de cumplimiento, lo que inmoviliza recursos y afecta económicamente, por tanto.

Al referirse a los desafíos para el movimiento sindical en Cuba hoy señaló los cambios en la estructura del empleo, las variaciones en el marco regulatorio y la participación de los trabajadores en la conformación de los planes, entre otros.


Delia Reyes Garcia

 
Delia Reyes Garcia