0
Publicado el 28 Diciembre, 2017 por ACN en Nacionales
 
 

La sequía e Irma mellaron producción apícola en Sancti Spíritus

Los mayores daños se concentran en Yaguajay, municipio que tributa el 33 por ciento del total de la miel del territorio

Foto: Vicente Brito/ Escambray

Yainerys Avila Santos

Sancti Spíritus, 28 dic (ACN) En un año signado por el impacto de la sequía y por el paso del huracán Irma, los apicultores de la provincia de Sancti Spíritus no pudieron concretar sus planes y aun cuando están entre los de más entregas en Cuba, los estimados rondan el 62 por ciento de lo previsto.

Estadísticas de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Apícola Sancti Spíritus dan cuenta de que tras varios años con aportes significativos, de un plan inicial de 715 toneladas del surtido, al cierre del calendario que está por finalizar solo se prevén acopiar unas 450 toneladas.

Al decir de Nelson Luján Pérez, director de la entidad, la escasez de lluvias registrada esencialmente en la región central del país incidió de manera muy negativa en las floraciones, sobre todo en las del mangle, las más determinantes.

Acotó que de las cerca de 14 mil colmenas que en esos meses existían en el territorio, la mitad fue trasladada hacia las costas, una operación infructuosa, pues debido a la sequía cinco mil colmenas no produjeron miel y algunas, incluso, fueron retornadas en un estado más desfavorable, dijo.

Subrayó que ese panorama, con un impacto notable en la producción, se agravó en septiembre con el paso del Irma, pues el último trimestre del año es históricamente el de más acopios.

En el caso de Sancti Spíritus, los daños se concentran en Yaguajay, municipio que tributa el 33 por ciento del total de la miel del territorio.

Luján Pérez puntualizó que a causa del huracán y de las lluvias intensas que se produjeron luego, se reportó la muerte de dos mil 386 colmenas y la destrucción total de la floración.

Yaguajay, por ejemplo, no va a apreciar una recuperación hasta marzo o abril de 2018, apuntó el directivo, quien significó que más allá de los daños, los apicultores laboran día a día para crear las colmenas perdidas, mover hacia el sur de la provincia las que quedaron y reforestar las áreas.

De ese volumen afectado, actualmente ya hay mil 500 colmenas restablecidas, pero Luján Pérez insistió en que se trata de un proceso lento y complejo y que depende, a su vez, del comportamiento de la naturaleza.

Para que se tenga una idea del impacto que causó Irma en este renglón, la entrada del néctar de las floraciones a las colmenas ha sido prácticamente para garantizar su supervivencia, apuntó.

En medio del déficit reportado en las entregas, un dato alienta a los espirituanos: el rendimiento por colmena alcanza los 55 kilogramos, cifra que supera a la media nacional.


ACN

 
ACN