0
Publicado el 7 Diciembre, 2017 por ACN en Nacionales
 
 

Las altas presiones favorecieron la lluvia en noviembre

Pronostican fuertes lluvias para el occidente cubano.

(Foto: ACN)

La influencia de las altas presiones migratorias que impusieron vientos del nordeste al este, hacia gran parte del país, predominó sobre Cuba y mares adyacentes estimularon la lluvia durante noviembre, informó el Centro del Clima.

En su boletín correspondiente al onceno mes del año, especialistas de la institución indicaron que los procesos que incentivaron la lluvia en ese período estuvieron dados por la presencia de nublados bajos hacia zonas de la costa norte central y oriental.

Añadieron que el fenómeno ocurrió desde una vaguada, zona alargada de baja presión atmosférica, extendida sobre las Bahamas meridionales, el Paso de los Vientos y el extremo oriental del país.

También influyeron la inestabilidad vespertina, el suficiente contenido de humedad y las condiciones locales e incluso en atención a su actividad frontal se puede decir que, en base al valor climático para el mes, noviembre se mostró inactivo, apreció la misma fuente.

Sin embargo, los totales de lluvia del mes permitieron que disminuyeran en forma considerable los indicadores de áreas dañadas con sequía de corto periodo en el trimestre y el semestre últimos.

No obstante, persisten zonas en menor cuantía al cierre del último año con afectación por sequía meteorológica, ubicadas en las provincias de Artemisa, Granma, Santiago de Cuba, Guantánamo y el municipio especial de la Isla de la Juventud.

Los expertos del Centro del Clima, del Instituto de Meteorología, advirtieron que teniendo en cuenta el pronóstico de los acumulados de las lluvias para diciembre, debe prestarse atención a su evolución en aquellas provincias donde existen localidades aún afectadas.

En ese caso, explicaron que es el segundo mes del período poco lluvioso en la nación que se extiende hasta abril, tras la terminación de la temporada ciclónica de junio a noviembre.

Pronosticaron que, entonces, habrá un mayor impacto de los frentes fríos en relación con su antecesor, lo que influirá en el establecimiento de condiciones invernales con más mayor frecuencia.

Evocaron el hecho de que el último mes del año es uno de los menos lluviosos, cuando las precipitaciones dependen de los sistemas frontales.

Tanto es así que en la última década las precipitaciones han mostrado un comportamiento por debajo de la norma en gran parte del país, excepto en 2015, cuando alcanzaron elevados acumulados de lluvia. (ACN)


ACN

 
ACN