12
Publicado el 9 Febrero, 2018 por ACN en Nacionales
 
 

En zafra el central Bartolomé Masó de Granma

La última industria en incorporarse a la molienda de las cinco del territorio, debía comenzar a moler en la primera quincena de enero, pero inconvenientes con las reparaciones y las afectaciones asociadas a las lluvias primaverales, retrasaron su arrancada

Foto: Radio Bayamo

Darelia Díaz Borrero

Bayamo, 8 feb (ACN) Luego de varias jornadas de forzada espera, el central Bartolomé Masó, del municipio homónimo, en la provincia de Granma comenzó hoy a aportar su cuota del dulce a la zafra 2017-2018.

Esta fábrica, la última en incorporarse a la molienda de los cinco ingenios de este territorio oriental, debía comenzar a moler en la primera quincena de enero, pero inconvenientes con las reparaciones y las afectaciones asociadas a las lluvias primaverales, retrasaron su arrancada.

Según explicó a la ACN José Luis Núñez, director de Atención a Plantas Industriales en la Empresa Azucarera Granma, en este ingenio los mantenimientos de pailería en las áreas de molino, calderas y fabricación, concluyeron después de las fechas previstas, debido a dificultades con la entrada a la provincia de los gases industriales.

Al concluir las reparaciones de la industria, la fábrica tampoco pudo incorporarse de inmediato a la molienda debido a la humedad acumulada en los campos como consecuencia de las precipitaciones, que provocaron humedad en los campos y frenaron el corte y tiro de la materia prima para los centrales.

El directivo recordó que los primeros en incorporarse a la zafra en Granma fueron el Enidio Díaz, de Campechuela, y el Arquímides Colina, de Bayamo, quienes comenzaron a moler en diciembre del 2017, pero el día nueve de enero último, detuvieron sus operaciones a causa de las persistentes lluvias.

Informó que el 22 de enero reinició sus operaciones el Enidio Díaz, y dos jornadas después lo hizo el Arquímides Colina.

Precisó que el ingenio Roberto Ramírez, de Niquero, comenzó a moler el 30 de enero, y al día siguiente lo hizo el Grito de Yara, de Río Cauto.

Con la entrada en acción de los cinco centrales granmenses, dijo, se acrecientan las posibilidades del territorio de revertir el atraso acumulado, aunque la humedad en los campos continúa golpeando la campaña azucarera.

Pese al complejo panorama actual, los agroindustriales no renuncian a su empeño por cumplir el compromiso contraído en la actual contienda, aseguró.

En consonancia con ese desafío, los azucareros granmenses se esfuerzan ahora para garantizar molidas estables e incrementar la exigencia y disciplina que aseguren la entrada con calidad de la materia prima a las industrias, y una operación eficiente de los ingenios.


ACN

 
ACN