3
Publicado el 16 Abril, 2018 por Igor Guilarte Fong en Nacionales
 
 

Abierta primera tienda de juguetes didácticos en La Habana

Con un sello 100 por ciento nacional, la cooperativa matancera Decorarte se reafirma como entidad líder en la producción y comercialización de productos para niños
Abierta primera tienda de juguetes didácticos en La Habana.

A tono con los propósitos del centro sede, varios de los artículos están relacionados con la promoción de la fauna y la naturaleza.

Texto y fotos IGOR GUILARTE FONG

La cooperativa no agropecuaria Decorarte salió de su habitual casa de Varadero, para expandir sus creaciones en otros espacios. La reciente apertura de un local en el Parque Zoológico Nacional para la comercialización de uno de sus productos estrellas: la novedosa marca infantil Gabi & Sofi, así lo confirma.

Se trata de la primera tienda de juguetes didácticos para niños de 0 a 12 años -fuera de Matanzas-; propuesta que incluye además materiales escolares, vestuario y aditamentos para la decoración de las habitaciones de los pequeños.

“Todo es elaborado con un sello 100 por ciento cubano. Son juguetes que poseen diseños originales y atractivos; basados en la filosofía de que no solo sirvan para jugar sino para incentivar el aprendizaje, fomentar la educación formal y los buenos valores como el amor a la naturaleza, a la familia, a Cuba”, explicó Ariel Balmaseda, presidente de la pujante cooperativa.

“Es un producto de buena calidad y con alto valor de diseño, que cuenta con las patentes y estándares internacionales. Todo ha sido fruto de la dedicación de un equipo de trabajo muy creativo y profesional”, agregó.

“Próximamente empezaremos la venta por internet y en el futuro esperamos abrir tiendas en otros zoológicos”, anunció en el acto de inauguración el líder de 44 socios.

A nombre de la dirección y los trabajadores del Zoológico Nacional habló Armando Barrios: “Este parque es uno de los diez más grandes de América y fue un gran sueño de Fidel. A este sueño se suma hoy Decorarte, cuya colaboración nos permitirá seguramente crecer en nuestro impacto social”, sostuvo el responsable de la divulgación en el popular centro recreativo.

“Lo principal no es que nuestra marca sea la primera –enfatizó Ariel Balmaseda– sino que intentamos encender la llama para que todo aquel que pueda producir juguetes para niños lo haga. El país invierte millones en la importación de juguetes que estamos demostrando se pueden lograr desde la promoción de valores nacionales. Hace falta que cada niño cubano tenga juguetes vinculados a su idiosincrasia”.


Igor Guilarte Fong

 
Igor Guilarte Fong