1
Publicado el 1 Mayo, 2018 por Delia Reyes Garcia en Nacionales
 
 

1º de Mayo: otro sí rotundo por Cuba

Los capitalinos desbordaron la Plaza de la Revolución bajo el lema de Unidad, Compromiso y Victoria

Por DELIA REYES GARCÍA

Todavía la luna llena está en el cielo. Es un amanecer medio nublado. La banda gigante ensaya con pañuelos y pancartas de colores. Los invitados comienzan a ocupar sus puestos en la tribuna. A la izquierda de la histórica Plaza de la Revolución José Martí se sigue aglomerando el pueblo. Hay música y los amigos de Cuba comienzan a desplegar banderas en el césped, algunos asisten por primera vez al desfile, otros quieren festejar -una vez más en la pequeña Isla -, este Día Internacional de los Trabajadores.

Los primeros rayos del sol irrumpen por encima de la Biblioteca Nacional. Justo a las 7:30 de la mañana llegan a la tribuna el General de Ejército Raúl Castro, primer secretario del Partido Comunista de Cuba; el recién electo nuevo presidente de los consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba. Los asistentes los saludan con vítores. Otros miembros de la organización partidista, representantes de las organizaciones de masas, asaltantes a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, Héroes y Heroínas del Trabajo, también reciben sentidas ovaciones.

En nombre de los trabajadores, Guilarte de Nacimiento, se dirige a toda Cuba y el mundo. Recuerda como en el momento histórico que vive la patria, millones de compatriotas desfilan en el país, bajo el lema central de Unidad, Compromiso y Victoria. Insiste en las muchas razones que nos asisten, en particular al merecido homenaje a Fidel y su legado imperecedero.

El orador exhorta a elevar el protagonismo de los trabajadores en la actualización del modelo económico y social, incrementar la eficiencia en la producción y lo servicios, mejorar los procesos inversionistas, y preservar las conquistas alcanzadas.

Guilarte de Nacimiento condena el genocida bloqueo de los estados Unidos contra la Isla antillana, que exige la devolución del territorio ocupado ilegalmente en Guantánamo por esa potencia imperialista. Reafirma el respaldo de los cubanos a las revoluciones Bolivariana y Sandinista, y la solidaridad con quienes sufren las consecuencias de las reformas neoliberales en el mundo.

Al concluir, segundos después, una avalancha de pueblo inunda la plaza. Con una enorme gigantografía, los trabajadores del sindicato de la Educación, la Ciencia y el Deporte, sostienen Años de principio, unidad e historia. Cientos de miles siguen después.

Parece que nadie quiso quedarse en casa este día. Sobre los hombros de sus padres van cientos de niños, los más pequeños desfilan en coche. Hay jóvenes, hombres, mujeres, ancianos, minusválidos… Cuando la banda de música toca la conga santiaguera, hierve el asfalto en la capital.

Una mujer porta un sencillo cartel: Por el legado de Fidel, ordena Díaz-Canel; dos compatriotas alzan otro en sus manos: Mientras + me bloquean + me crezco; aquel, escrito sobre fina cartulina dice + UNID 2.  Imágenes de Fidel, Raúl, Camilo, Che Guevara, Carlos Manuel de Céspedes, Lázaro Peña, Almeida, Martí y Bolívar y muchos más se multiplican entre la gente.

Los locutores que animan la multitudinaria concentración comentan que en Holguín, Santiago de Cuba y en todas las principales plazas de la Isla, cientos de miles también comparten los festejos.

Los costarricenses que llegaron como parte de la brigada de solidaridad con Cuba, quedan perplejos por el jubileo popular. “Nunca imaginé que esto fuera tan bello”, confiesa uno de ellos. Quienes no quieren perder un solo detalle se encaraman en las sillas. Las fotos llueven, nadie quiere olvidar este momento.

Dentro de los distintos bloques que desfilan muchos cargaron con tumbadoras, cencerros, claves, tambores, y hasta jarros con cuchara. La alegría de la gente es contagiosa, no importa las horas de espera, el madrugar sin apenas dormir, la multitud da riendas sueltas a lo mejor de su identidad caribeña y patria.

Un avión de Cubana ‘vuela’ sobre la gente; enormes jeringuillas, lápices y autos,  dan muestra de mucha creatividad. Una maqueta con una gorra de Comandante encima, va acompañada por los cuatro costados de carteles: ¡Con Cuba no te metas!

Cientos de banderas, cubanas, del 26 de Julio, de la Federación Estudiantil Universitaria hacen olas en el aire. La juventud pone broche de oro, al compás de los acordes de la canción Gallo de pelea, para ir de las raíces a la victoria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Delia Reyes Garcia

 
Delia Reyes Garcia