0
Publicado el 18 Mayo, 2018 por Dayán García La O en Nacionales
 
 

Al accidente aéreo, la respuesta más rápida posible

Pobladores del Reparto La Cakuta coincidieron en diálogo con BOHEMIA en la rapidez con la que actuaron las autoridades y los rescatistas en el lamentable suceso del Boeing 737, siniestrado poco después de despegar del Aeropuerto Internacional José Martí
El Boeing 737, arrendado por Cubana de Aviación a la compañía mexicana Global Air, intentaba cubrir la ruta La Habana- Holguín. / JLSR

El Boeing 737, arrendado por Cubana de Aviación a la compañía mexicana Global Air, intentaba cubrir la ruta La Habana- Holguín. / JLSR

Por Dayán García La O

Fotos Jorge Luis Sánchez Rivera

Finca La Cakuta, La Habana.- Eran cerca de las 12 y 08 minutos de la tarde cuando Juan Manuel Vega trabajaba en la finca de un pariente en el Reparto La Cakuta, un asentamiento poblacional ubicado a menos de un kilómetro de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional José Martí.

“Sentí un ruido extraño, no es normal que los aviones despegando suenen así, cuando miré vi que el avión estaba aumentando la potencia buscando altura, dio un giro a la izquierda, luego a la derecha, hasta que lo perdí detrás de  unos árboles. Sentí el estruendo y salí corriendo hasta el lugar”,  explicó Luis Manuel a BOHEMIA, poco después del fatal accidente aéreo de un Boeing 737 arrendado por Cubana de Aviación a la compañía mexicana Global Air.

Luis Manuel Vega elogió el valor mostrado por los rescatistas.

Luis Manuel Vega elogió el valor mostrado por los rescatistas. /JLSR

Vega, oriundo del municipio holguinero de Rafael Freyre, destacó la rapidez con que actuaron los oficiales del Ministerio del Interior y el destacamento de Bomberos. “Cuando llegué al lugar ya estaban los policías resguardando la zona, el avión estaba encendido y  no dejaban que nadie accionara hasta que llegaran los bomberos. Unos 12 minutos después llegaron los primeros rescatistas y comenzaron su labor, es increíble el valor mostrado,

porque aún existía peligro de explosiones”.

Un equipo de BOHEMIA también conversó con Ariel Polo, residente de la comunidad, quien salió disparado de su trabajo porque en la zona del accidente vive una de sus hijas. “La actitud de la población fue de ayudar en todo momento, todos llegamos con ganas de hacer, pero los especialistas ya estaban haciendo su trabajo”.

Agregó Polo que el avión estaba en llamas y nadie se podía acercar. “Pero  aquello se organizó muy rápido y cuando los bomberos prepararon las condiciones comenzaron las labores de rescate. No hubo demora de ningún tipo, incluso los rescatistas arriesgaron sus vidas en esa labor”.

Ariel Polo (derecha) y Orlando Martínez, vecinos de La Cakuta, fueron de los primeros pobladores en llegar al lugar del accidente. / JLSR

Ariel Polo (derecha) y Orlando Martínez, vecinos de La Cakuta, fueron de los primeros pobladores en llegar al lugar del accidente. / JLSR

En la oficina de la finca de autoconsumo de la empresa Tabacuba, a unos 400 metros del lugar del accidente, Orlando Martínez dijo a BOHEMIA que los policías no permitieron accionar desde un primer momento por el peligro de una explosión. También llegaron con mucha inmediatez las autoridades, vino el Presidente (Miguel Díaz-Canel Bermúdez) y el Vicepresidente Primero (Salvador Valdés Mesa). Aquí todos estamos muy dolidos, no baja el nudo que tenemos en la garganta”.

Martínez, al igual que otros habitantes del Reparto, refirió que las últimas maniobras del piloto fueron al parecer para evadir una zona urbanizada que había cerca del desastre. “Creo que iba buscando un sembrado de yuca,  se dirigía a  las casas y dio un giro brusco evitando esa ruta. Cayó en la zona del vivero, no le dio tiempo a llegar al  área de la siembra. Pero no se tuvo que lamentar una multiplicación de las víctimas”.

Peritos realizan sus labores en la zona del accidente del Boeing 737./ JLSR

Peritos realizan sus labores en la zona del accidente del Boeing 737./ JLSR

En el lugar del hecho se pudo constatar con los primeros testigos la movilización urgente y masiva de todos los organismos, las autoridades, el Ministerio del Interior, entre otros muchos grupos involucrados. Los rostros todos imbuidos en un profundo dolor colectivo  provocado por la situación. “Solo le digo, periodista, que a ese accidente  se le dio la respuesta más rápida posible”, dijo Orlando Martínez, casi con la voz entrecortada.

El avión siniestrado intentaba cubrir la ruta La Habana- Holguín con 104 pasajeros. En el momento de redactar esta informacición se atendían tres

sobrevivientes, del sexo femenino y reportados como graves, en el capitalino Hopital General Calixto García.

Por su parte, la Secretaría de Comunicaciones de México informó que la tripulación del Boeing 737, de la aerolínea mexicana Global Air, registrada también como Damojh Aerolíneas, estaba compuesta por el capitán Jorge Luis Núñez Santos, el primer oficial Miguel Ángel Arreola Ramírez,  las sobrecargos María Daniela Ríos, Abigail Hernández García y Beatriz Limón, y el técnico Marco Antonio López Pérez.

 

 


Dayán García La O

 
Dayán García La O