1
Publicado el 24 Mayo, 2018 por Lilian Knight Álvarez en Nacionales
 
 

ACCIDENTE AÉREO

Fuerza Cuba

El Hotel Tulipán acoge desde el pasado sábado, a familiares de las víctimas del accidente aéreo. La integración de Salud Pública, Turismo, Transporte, Etecsa y el pueblo entero permite el acompañamiento en los difíciles momentos de duelo

Por: Lilian Knight Álvarez

Fotos: Yasset Llerena Alonso

1-Médicos y enfermeros del consultorio establecido en el Hotel Tulipán laboran 24 horas con el fin de acompañar a los familiares de las víctimas durante el duelo.

Médicos y enfermeros del consultorio establecido en el Hotel Tulipán laboran 24 horas con el fin de acompañar a los familiares de las víctimas durante el duelo.

Atiende el teléfono, un cliente que llega, otro que se va. Irritados y con bolsas bajo sus párpados, los ojos de Ibis Contreras, desde la carpeta del Hotel Tulipán, reflejan el trabajo y la consternación que vive desde la tarde del viernes 18, cuando supo del accidente aéreo.

“Todos las historias impactan y calan en nuestro interior como si fueran nuestras. Yo también soy madre, soy hija, hermana y puedo imaginar lo que sería perder a un ser querido.

“A cada rato veo a un niño que perdió a su mamá y a su abuela, en su inocencia se enternece mirando los pececitos, y se me hace un nudo en la garganta de pensar que pudiera ser una de las mías.”

“Recibí a los primeros familiares en llegar al hotel. Bajaban de las guaguas, la escena era abrumadora, no te lo puedo describir. Es muy duro tener que darle la bienvenida a alguien que no viene a divertirse, solo podemos transmitirles fuerza, apoyo y esperanza.”

Como Ibis, trabajadores de diferentes sectores, el gobierno y el Partido fueron movilizados en función de atender las necesidades de los familiares de las víctimas durante el período de identificación de los fallecidos.

Yanet Ayala, especialista en Comunicación del Ministerio del Turismo (Mintur), nos recibe más como testigo del dolor vivido que como funcionaria:

“A pesar de que estamos acostumbrados a prestar servicios, esta vez es excepcional. El Mintur organizó un acompañamiento a las familias que personaliza la atención en función de necesidades individuales.

“Extender los horarios de comida, elaborar un menú diverso o ligero, brindar servicio de habitación, dar una respuesta inmediata y oportuna, recepcionar llamadas y mensajes, localizar a otros allegados, son detalles que desde nuestra labor ayudan a sobrellevar el luto.”

Ayala comentó además, que como promedio se mantienen ocupadas diariamente 100 habitaciones, con unas 200 personas, pues con la identificación de los cuerpos varias familias han regresado a sus provincias; pero otros parientes, que conocieron de forma tardía el suceso o que no se encontraban el país, ingresaron en el hotel posteriormente.

Un halo de tristeza inunda a todo un pueblo, más allá de los familiares provenientes de La Habana, Artemisa, Pinar de Río, Santis Spíritus, Las Tunas, Matanzas, Santiago y mayoritariamente de Holguín. Los sucesos desgarran aún más al saber que, a excepción de 20 casos, el resto de las familias perdieron a más de un miembro.

Acompañamiento

Nada parece suficiente: ni la entrega de tarjetas para móviles y acceso a internet, ni la ubicación de telefonía pública totalmente gratuita, ni salida telefónica libre desde las habitaciones que propició la Empresa de Telecomunicaciones (Etecsa).

2-Padres como este aún lloran la pérdida irreparable de sus hijos y el recuerdo como fueron en vida los hace continuar.

Padres como este aún lloran la pérdida irreparable de sus hijos y el recuerdo como fueron en vida los hace continuar.

Ni las frutas y vegetales que enviaran empresas del Ministerio de Agricultura. Tampoco los servicios de transporte desde y hacia Medicina Legal, la funeraria y los municipios de origen. Todo es insuficiente cuando se trata de paliar el dolor por una pérdida irreparable.

Aun así un equipo médico integrado por trabajadores sociales, clínicos, enfermeros, psicólogos y psiquiatras se encarga de ayudar a los visitantes a sobrellevar la ausencia.

La vigilancia constante de las enfermedades crónicas de base o que aparecieron tras recibir la noticia, ofrecer medicamentos a aquellos que la premura no les permitió traerlos, la empatía, la orientación o simplemente la mano amiga son acciones de ayuda médica y emocional que el personal de salud brinda en el hotel las 24 horas.

“A pesar de nuestras herramientas los casos nos han movilizado emotivamente -confiesa el psiquiatra Bernardo Díaz mientras comenta cómo compañeros de labor han sufrido la pérdida de seres queridos durante el accidente-, no hay palabras de consuelo para un padre que ha perdido un hijo”.

Los especialistas describen el suceso además, como un proceso de duelo atípico, prolongado. “No hay forma de llevar buenas noticias en los momentos de parte: si no reciben respuestas positivas en la confirmación del cadáver experimentan un proceso de ansiedad; si por el contrario logran identificar al fallecido muchos sienten la angustia por la pérdida o niegan la realidad, agregó la especialista del departamento de Salud Metal del Ministerio de Salud Pública Aleida María Núñez.

Enfermeros como Pavel Izquierdo, Vilma Peregrín, médicos como Dagoberto Rojas coinciden en que los momentos más complicados están por venir, de modo que los médicos en los territorios deben dar seguimiento y prestar máxima atención a los padecimientos detectados a los familiares.

Esta era una recomendación que le hacían a uno de los pacientes que por tercera ocasión recurría al consultorio. Su rostro, sus manos, sus ojos enrojecidos develaban un cambio de tensión. No había padecido de este mal antes, pero la noticia del fallecimiento de su hija había trastocado su cuerpo y su alma.

Residente en Santiago de Cuba, este hombre inmerso en una calma momentánea comenta que su hija de 23 años vivía en Jibara. Junto a su esposo regresaba a Holguín luego de visitar La Habana.

Aunque los cuidados del personal médico y del hotel han sido desmedidos como aseguró, apenas ha podido comer. Mantiene la esperanza de que en la noche puedan entregarle a su hija para llevarla a casa.

“Llevaba una cadenita y un pequeño piercing. Ayer estuve en Medicina Legal, dijimos cómo estaba vestida y como padre ofrecí muestras de ADN para que pudieran identificarla, el médico me aseguró que probablemente hoy tuvieran la certeza”, suspira mientras sujeta una foto de la joven y su esposo entre las manos.

En momentos así es bueno refugiarse en demás familiares y amigos, por eso el hotel ha permitido la entrada de amistades que acompañen, apoyen y se solidaricen con el dolor que atraviesan estas personas, explica Yanet Ayala.

3-Al Hotel Tulipán llegan también amigos, compañeros de labor o religión a solidarizarse con las familias de los fallecidos en el fatídico accidente. Tal es el caso de Leonel López (a la izquierda) representante de la Iglesia del Nazareno

Al Hotel Tulipán llegan también amigos, compañeros de labor o religión a solidarizarse con las familias de los fallecidos en el fatídico accidente. Tal es el caso de Leonel López (a la izquierda) representante de la Iglesia del Nazareno

Recorriendo el hotel encontramos visitantes que llegaron hasta Tulipán con este propósito. Entre ellos Leonel Jesús López Ortiz, superintendente nacional de la Iglesia del Nazareno, que como hermano brinda desde el primer día asesoramiento y consejería para los familiares de las 10 parejas pastorales que fallecieron en el desastre.

“Las familias tienen la mejor opinión del trato recibido durante estos días, muchos enviaron un mensaje de agradecimiento a la logística del hotel, a la atención y acogida tanto del personal médico especializado y la administración como de los trabajadores más comunes, los cuales mostraron respeto y cariño profundos y sinceros por las familias”, agregó.

Parado en medio del lobby, con su típica guayabera y sombrero, Osmel, director de Cubanos en la Red muestra también un rostro afligido.

“Es como si fuera familia: la hermana de uno de nuestros compañeros de trabajo de Flora y Fauna ha fallecido en el accidente”, murmura.

Consternado comenta que coge ese mismo avión cada dos meses y solo logra superar el trance al recordar los mensajes de apoyo hacia los familiares que múltiples grupos ecologistas envían a su sitio.

Osmel concluyó: “Creo que en estos momentos les ayudaría saber que mucha gente sufre sus pérdidas, que no están solos, un país entero y personas de todo el mundo los acompañan en el sufrimiento”.


Lilian Knight Álvarez

 
Lilian Knight Álvarez