0
Publicado el 4 Julio, 2018 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

Editorial

 ¡A disfrutar Cuba!

Niños se divierten/ Infomed

(Foto ilustrativa: Portal Infomed)

Llegan los esperados meses de julio y agosto, y los cubanos comparten la alegría. Conocidos escenarios citadinos, y sobre todo espacios públicos en las comunidades del país –incluyendo las ubicadas en sitios de difícil acceso–, diversifican sus opciones culturales y recreativas con el propósito de que personas de todas las edades disfruten la etapa veraniega de forma sana y provechosa.

Organizaciones políticas y de masas, organismos e instituciones nacionales y en los diferentes territorios se empeñan en lograr que cada propuesta sea más que mero entretenimiento entre familiares y amigos. “A disfrutar Cuba” es el lema de este verano, el cual propone ahondar en la riqueza histórica, cultural y natural de nuestro país para conocerlo y conocernos mejor.

Esa idea alienta el espíritu de los conciertos organizados en teatros y plazas, las exposiciones, las presentaciones de libros, los cursos de verano y los festivales deportivos, estos últimos motivados además por la celebración de los XIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Barranquilla, Colombia.

También anima otras alternativas para el aprendizaje, el intercambio y la recreación saludable y útil, como son los campamentos de verano, en los que participan miles de jóvenes de toda la Isla, las visitas a sitios históricos de relevancia en cada localidad, el senderismo y las acampadas.

“A disfrutar Cuba” es una invitación que abraza sentimientos de gratitud hacia esta tierra por sus innumerables bondades, y de compromiso, dada la responsabilidad que tenemos todos en el cuidado y preservación de las instalaciones y los recursos puestos a disposición del público, así como del medioambiente.

El disfrute pleno de la temporada veraniega solo es posible en un entorno donde prevalezcan el orden y la observancia de las normas elementales de convivencia. Por eso es preciso garantizar que en el diseño de cada propuesta primen la calidad y el buen gusto, y no se cometan infracciones que afecten el bienestar de otros individuos, compartan o no el mismo espacio público.

El incremento del número de personas que transitan por calles de ciudades y poblados, entre ellas gran cantidad de menores de edad, demanda de choferes y peatones mayor precaución en la vía para evitar accidentes que conviertan en tragedia la diversión de las vacaciones. También deben ser muy cuidadosos quienes acuden a playas, ríos y piscinas llevando de la mano a los más pequeños de la familia, a fin de velar por la seguridad de estos.

Toda cautela es poca. Hay que tener en cuenta, además, que el intenso calor favorece la proliferación de microorganismos en los alimentos, por lo que es preciso conservarlos adecuadamente.

Quienes venden comidas tienen que ser aún más celosos en el cumplimiento de las normas de inocuidad establecidas para el consumo. Violarlas atenta contra los derechos del consumidor y pone en riesgo su salud, por lo que es necesario aumentar la exigencia y el control sobre los expendedores de alimentos, y la elaboración, almacenamiento y conservación de estos.

Las altas temperaturas y las precipitaciones propias de estos meses favorecen igualmente los criaderos de mosquitos, incluidos los del género Aedes, transmisores de dengue, chikungunya y zika. Ante tal realidad que nos afecta mucho más en estos meses, hay que mantener tapados y limpios los depósitos de agua, así como preservar la higiene del entorno, ya sea en el barrio, en el centro de trabajo, o en la instalación recreativa a la que se acude durante la etapa estival.

En cada una de las actividades veraniegas, que proponen emplear el tiempo libre con júbilo, a la vez que con mesura y consideración hacia los demás, también se convoca a cultivar el sentido de pertenencia basado en el amor, el respeto y el conocimiento, e inculcarlo en las personas allegadas a partir del ejemplo personal.

Empeñarse en vivir experiencias gratificantes que propicien el crecimiento como seres humanos y nos enorgullezcan aún más por haber nacido en esta tierra, es el mejor plan que alguien puede proponerse si de verdad quiere disfrutar Cuba.Logo verano: A disfrutar Cuba


Redacción Digital

 
Redacción Digital