1
Publicado el 4 Julio, 2018 por ACN en Nacionales
 
 

La calidad comienza por el respeto

La calidad comienza por el respeto.

De nada vale que la resolución esté escrita en letras muy claras, si a la hora de pesar y de cobrar se olvida. (Foto: radiorebelde.cu).

Por MARTA HERNÁNDEZ

Para Elbys Laura Figueroa Coma, subdirectora de fiscalización y control de la Empresa de Comercio Interior (MINCIN) de Villa Clara, la protección al consumidor transita por diversas aristas, algunas subjetivas y otras materiales.

Afirma que en las reuniones con los trabajadores de las entidades de la provincia, para conocer y discutir la Resolución 54/2018 del MINCIN, ellos reconocieron que es inadmisible la actitud de quienes faltan a los mínimos deberes de buena educación, realidad que no tiene justificación.

Casi de manera unánime expusieron que el mal estado de las balanzas, la poca disponibilidad de dinero fraccionado, y las deficiencias en los embalajes de algunos comestibles y comidas rápidas, también afectan la labor.

Figueroa Coma explicó a la ACN que la situación de los medios de pesaje, hasta el momento, no tiene solución en el territorio porque son muy viejos, están desnivelados y aunque cuenten con los sellos que los certifican como aptos no tienen la exactitud necesaria.

Al referirse a la existencia de monedas en todas las unidades para que los clientes puedan recibir el cambio, recordó que es muy común que en los bancos no dispongan de las cantidades necesarias, por lo cual resulta imposible abastecer con ellas a los diferentes establecimientos.

La subdirectora de fiscalización y control de la Empresa local de Comercio Interior dijo que hasta el momento en la provincia no se han reportado casos de clientes que deben ser compensados, pero comentó que ante estas reclamaciones se deben establecer nuevos mecanismos económicos.

A modo de ejemplo relató que si un cliente adquiere un par de zapatos con tres días de garantías, y en su casa nota que tiene algún desperfecto, cuando lo devuelve al lugar donde lo compró los vendedores no pueden retribuirle el dinero que invirtió.

La razón que impide el canje es muy simple, comentó, porque el depósito al banco se efectúa diariamente, por lo tanto tres días después de realizada la transacción es imposible destinar parte de las ganancias para solventar un problema de días anteriores.

José Ramón Gaspar, cocinero de un centro gastronómico del municipio de Encrucijada, dijo que las administraciones deben ser más exigentes en cuanto a la limpieza de los locales, la higiene personal y el cumplimiento de las normas técnicas establecidas para la cocción de los alimentos.

Estas cuestiones son tan importantes como la existencia de los medios y recursos necesarios para el trabajo, y solo llevan una mayor responsabilidad de todos, afirmó.

Esta resolución abarca todo el universo comercial minorista de la Isla incluidos los Servicios de Atención a la Familia (SAF), donde se atienden a personas ancianas o con necesidades económicas.

Pedro Espinosa, administrador de un comedor del SAF en Encrucijada, aseguró que aunque la imagen de los trabajadores de comercio está deteriorada y mal vista por la mayoría de las personas, hay muchos colectivos que mantienen un trabajo encomiable.

Citó cómo en el comedor donde él labora se atiende a los ancianos con dedicación y afecto, aunque aún se debe exigir más sobre todo en la personalización del trato, porque cada cliente necesita diferente atención, acorde con sus discapacidades.

Datos de la dirección del MINCIN en esta provincia reportan que desde la implementación de la resolución y la imposición de la norma que rige el buen hacer del sector, las quejas más frecuentes están referidas a la llegada tarde de la leche y el yogurt a las bodegas y la mala calidad de los frijoles que se distribuyen por la canasta normada.

Los vendedores de los mercados agropecuarios también conocen las nuevas regulaciones y saben que en cada lugar existe una balanza bien calibrada, para que los consumidores chequeen el peso de las compras. (ACN).


ACN

 
ACN