9
Publicado el 22 Julio, 2018 por ACN en Nacionales
 
 

Mariela Castro pondera visión más inclusiva del matrimonio en Cuba

Respaldan postulados del proyecto constitucional los diputados cubanos.

Jeniffer Rodríguez Martinto

Que la reforma constitucional contemple una visión más inclusiva y basada en los derechos humanos del matrimonio es un logro maravilloso, resultado de los aprendizajes del proceso revolucionario cubano, afirmó Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX).

Luego de un profundo debate del punto durante la segunda jornada de trabajo de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), Castro Espín destacó a la prensa el hecho de que los diputados debatan sobre el tema y acepten el artículo 68 del anteproyecto de la Carta Magna, el cual reconoce al matrimonio como “la unión voluntaria consensuada entre dos personas con aptitud legal para ello”, es muestra del trabajo sostenido de la política de la Revolución.

Estamos en un momento en el que la sociedad puede dialogar más abiertamente y con conocimientos sobre la necesidad de proteger a las personas que desean unirse legalmente, expresó, a la vez que resaltó la aspiración de que, una vez sometido a consulta popular el texto, la mayoría sea capaz de entender el paso tan importante que está dando el país en el campo de los derechos humanos.

Recordó la tradición de lucha de Cuba para obtener lo mejor para el pueblo, y precisó que en concordancia con ello se debe velar por que nadie sea excluido ni discriminado por ninguna razón.

La directora del CENESEX propuso en la sesión plenaria de la ANPP separar del artículo 68 los derechos de la institución del matrimonio de las responsabilidades de madres y padres, pues se representa una visión reproductivista de esta unión, aun cuando existen parejas que se casan con otros fines.

Si se pondera esta posición de lo reproductivo y la responsabilidad materno-paterna dentro del matrimonio, entonces cuando se operacionalice en leyes habrá que garantizar para todos las mismas opciones y posibilidades, dijo.

Señaló que en la sociedad persisten prejuicios relacionados con la crianza de niños por parejas homosexuales, aun cuando se ha demostrado que la maternidad y la paternidad es un aprendizaje de buenas y malas prácticas.

Estamos en una nueva era, en la cual esos pensamientos conservadores se superan gracias al conocimiento científico, inspirado en un espíritu humanista y basado en el interés de avanzar en la agenda de derechos humanos que se ha propuesto el Estado cubano.

Comentó que Vilma Espín, su madre, cuando se trabajaba en el Código de Familia en 1974, hizo la misma propuesta que hoy se discute, y de haberse comprendido en aquel momento Cuba hubiera sido el primer país del mundo en dar ese paso revolucionario. (ACN)


ACN

 
ACN