0
Publicado el 25 Julio, 2018 por ACN en Nacionales
 
 

Santiago, el Moncada, Fidel y la victoria de las ideas

Por Leydis Tasé Magaña
Servicio Especial de la ACN

Hay muchos sitios de los que no se puede prescindir al visitar la ciudad de Santiago de Cuba, y el Museo Histórico 26 de Julio es uno de ellos.

Llegar allí representa mucho más que complementar los conocimientos sobre la hazaña protagonizada por un grupo de jóvenes encabezados por Fidel Castro, es impregnarse del halo de heroísmo de un líder, de un pueblo.

Estremece ver a la entrada de la fortaleza los impactos de balas, y en el interior los uniformes ensangrentados que portaban los revolucionarios asesinados por los esbirros de la dictadura batistiana; sobrecogen los rostros jóvenes en el cuadro que evoca a la Generación del Centenario, esa que encabezada por Fidel, asaltó “el Moncada” el 26 de julio de 1953.

Desde su conversión en museo en 1967, miles de hombres y mujeres de todo el mundo han llegado allí; muestras de la continuidad de las ideas justas son las visitas de las nuevas generaciones de cubanos, muchos de ellos formados en la Ciudad Escolar 26 de Julio, levantada en los predios de lo que antes de 1959 fue reducto de la injusticia.

Se camina en el cuartel Moncada y se observa uno de los espacios emblemáticos en Cuba para apreciar el alcance de la Revolución y su contraste con el pasado de ignominia; emociona ver a los infantes, adolescentes y jóvenes que desde cualquier parte de la Isla arriban a la urbe indómita con la aspiración de entrar al Museo 26 de Julio.

En el recorrido no faltan, sobre todo de los pequeños, las preguntas, muchas para corroborar lo aprendido en los libros de historia: “¿Es esta la Posta tres?”; en “el Moncada” todo impacta, hasta el niño inquieto en cuya mirada parecen encontrarse los ojos de ensueño de Abel Santamaría.

Incorporación de aprendizajes y fortalecimiento de las convicciones patrióticas motiva en los llamados pinos nuevos la visita al museo, Monumento Nacional, y el paseo por la Ciudad Escolar 26 de Julio, donde se recordará este jueves el histórico asalto, justo en la madrugada, cuando fue protagonizado.

Más de 10 mil santiagueros, en representación del pueblo de Cuba, celebrarán el Día de la Rebeldía Nacional con el honor de ser herederos de un proyecto político y social que ha superado con creces las demandas que el entonces joven abogado Fidel Castro planteó en memorable alegato de autodefensa, en el cual colocó a la historia como dadora de absolución.

Nuevamente ondearán, próximas, las banderas Cubana y del 26 de Julio, que desplegadas en el otrora cuartel acentuarán el halo de heroísmo que desprende cada pedacito de la ciudad santiaguera; condición afianzada cuando se alzan, a la vista, las montañas de la Sierra Maestra.

Es 2018, llegará el 26 de Julio y en Santiago de Cuba una multitud, junto a los principales líderes de la Revolución, recordará la acción épica y a su principal artífice, quien a escasos kilómetros, en una piedra que parece que late, continúa convocando a la lucha en un contexto pletórico de nuevos retos, pero no ausente de triunfos.

Otra mañana de la Santa Ana en Santiago; otra vez el Moncada, victoria de las ideas.


ACN

 
ACN