0
Publicado el 20 Agosto, 2018 por Irene Izquierdo en Nacionales
 
 

El ejercicio de la soberanía popular

Muchos cubanos pueden hablar de la primera Constitución posterior al triunfo revolucionario, la de 1976, vigente aún, con algunas modificaciones. Pero de esta, que será aprobada en 2019, podemos hablar todos, luego de un estudio, un análisis riguroso del contenido del Proyecto, porque en él está implícito todo el quehacer de la NACIÓN
El ejercicio de la soberanía popular.

El texto vigente es lindo, pero hay cosas que como pueblo no fuimos capaces de implementar, advirtió la Doctora Marta Prieto, en el panel La prensa cubana en la encrucijada de la reforma constitucional, realizado en la sede de la Upec Nacional. (Foto: lademajagua.cu).

Por IRENE IZQUIERDO

¿Cuándo una constitución es vieja? ¿Cambiarla o modificarla, qué significa? ¿Nos estamos preparando adecuadamente para asumir la responsabilidad que cada uno tiene como ciudadano en este trascendente suceso constitucional? Pudiera existir un gran número de interrogantes en torno al importantísimo proceso que atañe a todos los cubanos.

Tal vez alguien pueda dar fe de lo que aconteció en 1940 –de la de 1901 no hay testigos, lógicamente-;  muchos pueden hablar de la primera Constitución posterior al triunfo revolucionario,  la de 1976, vigente aún, con algunas modificaciones. Pero de esta, que será aprobada en 2019, podemos hablar todos, luego de un estudio, un análisis riguroso del contenido del  Proyecto, porque en él  está implícito todo el quehacer de la NACIÓN.

Decir que una constitución es vieja resulta un poco complicado, pues hasta el momento en que se decide hacerle cambios o modificaciones, es la Ley de leyes. Ah, eso sí, el mundo marcha vertiginosamente y, en ocasiones es preciso renovar, un aire nuevo, marchar a tono con el tiempo en que se está viviendo.

Los debates, desde el realizado en la Asamblea Nacional del Poder Popular –que avivó el “bichito” de la curiosidad en la población-,  han sido muy ricos, en consonancia con el “trascendental hecho político, normativo y cultural” que es,  como declarara a la ACN en Bayamo el Doctor en Ciencias Jurídicas Carlos Bruzón Viltres, Profesor Titular de la Universidad de Granma, quien agregó que “se trata de un suceso de importancia mayor, a partir del cual el país abre una puerta a todos los ciudadanos, con el objetivo de que ellos mismos demuestren su capacidad para enfrentar ese complejo reto”.

Recordó que los cubanos no somos improvisados en estas lides, pues en la mayor de las Antillas existe una larga tradición constitucionalista, desde la época colonial, con proyectos denominados criollos, anteriores incluso a la Constitución de Guáimaro, la primera adoptada por los mambises en plena guerra, el 10 de abril de 1869.

En general, criterios han sido tantos como personas participan en los debates. Ha movido el interés de muchos, en centros de trabajo y comunidades, el artículo 68, que expresa: “El matrimonio es la unión voluntariamente concertada entre dos personas con aptitud legal para ello, a fin de llevar una vida en común…”. Hay quienes ya hablan -con objeciones-, hasta de la adopción, si las personas son del mismo, aun cuando está un poco distante la aprobación de la Carta Magna, y las instrumentaciones correspondientes. Pero, como se ha dicho, todos los planteamientos son llevados en acta y tenidos en cuenta, porque la asamblea es el lugar para hacerlo, y cada cual opina según su punto de vista.

En correspondencia con los Lineamientos de la Política Económica y Social del  Partido y la Revolución y los acuerdos del VI y VII congresos del Partido, mentores de los cambios que hoy se producen en el país, se manifiestan los debates. Pensando en cuánto le queda por hacer a la empresa estatal socialista, para ser sustentable, en colectivos de gran aporte a la economía han ido una y otra vez sobre el artículo 26 del Proyecto, a partir de que todos conocen que la “empresa estatal socialista es el sujeto principal de la economía nacional”, y abogan por una mayor autonomía,  a la vez que más  vigilancia de los colectivos en la lucha contra las ilegalidades y la corrupción.

Se habla del papel de la familia, de las conquistas sociales, de los servicios, la inversión extranjera, el perfeccionamiento del capital humano, la cultura, la defensa del país y del derecho a preservar nuestros avances, entre otros aspectos de la vida económica, política y social.

Podemos citar, igualmente, el panel  La prensa cubana en la encrucijada de la reforma constitucional, convocado por la Upec  y llevado a cabo en su propia sede del Vedado, con una invitada muy especial, la Doctora Marta Prieto, vicepresidenta de la Sociedad Cubana de Derecho Constitucional y docente de amplia experiencia en la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana.

En el sitio Cubaperiodistas, el colega Yoandry Ávila precisa que la también Profesora Titular afirmó que el trabajo de la prensa no es importante solo ahora, sino igualmente en los pasos posteriores del proceso constituyente para conocer si hay puntos en contacto o disenso en los temas y para recoger información con carácter prospectivo. “Ello contribuirá al ejercicio de la soberanía popular”.


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo