0
Publicado el 12 Agosto, 2018 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

Fidel es Patria

Más de un millón de personas han acudido al cementerio de Santa Ifigenia, en la ciudad de Santiago de Cuba, miles de ellas procedentes de diferentes países, van hasta la piedra que cobija los restos mortales del líder histórico de la Revolución Cubana para con un gesto, una flor u otras ofrendas, agradecerle su ejemplo, la obra que forjó junto a nuestro pueblo, su legado

Fidel es PatriaTexto y Fotos: JUVENAL BALÁN NEYRA

Primero fueron los estudiantes en la escalinata de la Universidad de La Habana y después en la Plaza de la Revolución, colmada de cubanos de diferentes generaciones conmovidos por la pérdida de su Comandante, en gigantesco coro humano al unísono aseguraba: ¡Yo soy Fidel!

Más de un millón de personas han acudido al cementerio de Santa Ifigenia, en la ciudad de Santiago de Cuba, miles de ellas procedentes de diferentes países, van hasta la piedra que cobija los restos mortales del líder histórico de la Revolución Cubana para con un gesto, una flor u otras ofrendas, agradecerle su ejemplo, la obra que forjó junto a nuestro pueblo, su legado.

Crecí en Revolución y desde muy niño aprendí a admirar al hombre del Moncada, el Granma, la Sierra Maestra. Estaba donde quiera, de día o de noche y hasta de madrugada junto al pueblo. Pocos sabían dónde vivía, pero aparecía como por arte de magia y lo mismo compartía con quienes comenzaron a cambiar el paisaje rural de las montañas de Picadura para convertirlo en un inmenso plan ganadero, que en un cañaveral por Bainoa, introduciendo el corte de caña australiano, así como intercambiando con los primeros norteamericanos venidos a Cuba en el Contingente de la Brigada Venceremos, compartiendo con ellos jornadas de corte de caña.

Inauguraba escuelas, círculos infantiles, fábricas, hospitales, viviendas. Estuvo en la primera línea de combate cuando el ataque mercenario por Playa Girón. Brilló como estadista cuando la Crisis de Octubre. Dirigió la guerra de Angola desde su puesto de mando en Cuba, y sin estar físicamente en el teatro de operaciones, la ganó. Siempre predicó con el ejemplo, por eso Cuba es Fidelista.

Nos acostumbramos a tenerlo siempre en la primera línea de combate, bajo cualquier circunstancia, vestido de verde olivo con sus grados de Comandante en Jefe, compartiendo y ayudando a los más necesitados, no dejando abandonado a nadie por difícil que fueran las circunstancias.

El Gigante no está presente físicamente, pero por derecho propio se ha ganado la condición de habitar las conquistas y los mejores sueños del pueblo cubano y de las personas progresistas de todo el mundo.

Su obra, su pensamiento, su accionar al lado de su pueblo y de los desposeídos de este mundo está más latente que nunca. La historia lo absolvió y será recordado por mucho tiempo como el eterno rebelde. Nos sentimos cada día más comprometidos con él, con su lucha, su causa y su ejemplo. Fidel es Patria.

¡Hasta siempre, COMANDANTE!


Redacción Digital

 
Redacción Digital