1
Publicado el 12 Septiembre, 2018 por Prensa Latina en Nacionales
 
 

El encanto turístico de antiguos palacios cubanos

Palacio de Domingo Aldama, Centro Habana, Cuba/ Arquitectura de La Habana

Por Roberto F. Campos *

Cultura, desarrollo, turismo y arquitectura tienen una conexión sumamente estrecha en Cuba, porque sus edificaciones antiguas forman parte de un cuidadoso programa de protección y recuperación.

Son lugares sumamente fotografiados, que sus inquilinos transformaron con el tiempo; algunos de estos sitios fueron convertidos en museos o centros de atractivo cultural inigualable.

En la lista sobresalen, entre otros, los palacios de Aldama, del Segundo Cabo, de Lombillo y la casa del conde Bayona (La Habana), los palacios de Cantero y del conde de Brunet (Trinidad), y la casa de Diego Velázquez (Santiago de Cuba).

En la lista sobresalen, entre otros, los palacios de Aldama, del Segundo Cabo, de Lombillo y la casa del conde Bayona (La Habana), los palacios de Cantero y del conde de Brunet (Trinidad), y la casa de Diego Velázquez (Santiago de Cuba)

Todas son edificaciones con una belleza indiscutible y sobre todo muy bien conservadas, que permiten asombrar a los visitantes, tantos cubanos como extranjeros, interesados en los valores culturales urbanos.

El Palacio de Aldama, de estilo neoclásico, se encuentra situado frente al antiguo Campo de Marte, hoy Parque de la Fraternidad Americana, en La Habana. Construido en 1840 por el arquitecto e ingeniero dominicano Manuel José Carrera, su fachada principal abarca una cuadra completa de la calle Amistad, entre Reina y Estrella.

Con una de las fachadas más fastuosas de la capital de Cuba, en el palacio en realidad coexistían dos mansiones; una era la del dueño, el vasco Domingo de Aldama y Arrechaga, y la otra la de su hija Rosa de Aldama y Alfonso, esposa de Domingo del Monte.

En 1869 el Cuerpo de Voluntarios españoles asaltó el palacio bajo el pretexto de que Domingo del Monte escondía armas en el interior del mismo, sin embargo, después de saquear y causar destrozos inmensos a la propiedad, sólo encontraron las de la colección personal del acusado.

Luego del triunfo de la Revolución, en 1965 el edificio fue asignado a la Academia de s; tres años después se instaló el Instituto de Etnología y Folklore que demolió la tercera planta y le devolvió el aspecto original.

En 1974 pasó a ser un centro para los estudios del Comunismo y el Socialismo, y finalmente en 1987 se convirtió en el Instituto de Historia de Cuba.

Otra suntuosa edificación es el Palacio del Segundo Cabo, ubicado en La Habana Vieja, a un costado del Palacio de los Capitanes Generales y con su frente a un flanco de la Plaza de Armas.

Conocido también como el Palacio de la Intendencia y como Real Casa de Correos, la edificación tiene más de 200 años. Su construcción comenzó en 1772 dirigida por el arquitecto Antonio Fernández de Trebejos y Zaldívar, coronel de ingenieros del Ejército español, quién igualmente trazó los planos para el Palacio de los Capitanes Generales.

A fines de 1853 se instaló allí el segundo cabo de la colonia; en 1902 se ubicó en el lugar la Cámara Alta hasta 1929, año en que fue terminado el Capitolio Nacional, donde quedó instalado el Congreso.

El palacio fue entregado entonces a las academias de Historia, y Nacional de Artes y Letras. Más tarde, en 1959, pasó a ser sede del Consejo Nacional de Cultura. Posteriormente se instalaron en el edificio varias editoriales cubanas, siendo durante años la sede del Instituto Cubano del Libro.

En la actualidad constituye un centro cultural dedicado a la presencia europea y encuentros de diferente índole vinculados al Viejo Continente.

Palacio del Conde Lombillo, La Habana/ Flickr

Palacio del Conde Lombillo, La Habana/ Flickr

El Palacio de Lombillo complementa con su presencia el extraordinario conjunto de edificaciones alrededor de la Plaza de la Catedral en La Habana Vieja.

Se alza como una casona típicamente colonial donde habitaron por más de dos siglos varias familias, descendientes en distintos enlaces de los primeros pobladores de La Habana.

Totalmente restaurado, volvió a ser la sede de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana. Aquí se encuentran además, las dependencias del Plan Maestro de Revitalización Integral de La Habana Vieja y la redacción de la revista Opus Habana.

En tanto, la Casa del conde Bayona, con su privilegiada ubicación frente a la Catedral de La Habana, exhibe una de las fachadas más elegantemente proporcionadas de la arquitectura colonial.

Es el inmueble más antiguo conservado en la Plaza de la Catedral, construido hacia 1720. Allí vivió Luis Chacón, gobernador militar de Cuba, quien en 1712 pasó a ser gobernador civil y militar, cargos que no se habían destinado antes a un criollo. En 1969, después de restaurada, se inauguró en ella el Museo de Arte Colonial hasta nuestros días.

EN TRINIDAD Y SANTIAGO DE CUBA

Palacio Cantero -1828, Trinidad Cuba

Palacio Cantero -1828, Trinidad Cuba

El otrora Palacio de Cantero es hoy el Museo Municipal de Trinidad, ciudad al centro-sur del país. Fue construido por el hacendado azucarero José Mariano Borrell y Padrón para casa de vivienda en la primera mitad del siglo XIX, entre los años 1827 y 1830.

En junio de 1947 pasó a nombre de la Asociación Pro-Trinidad, que la dedicó durante mucho tiempo a Escuela de Artes y Oficios. En 1967, luego de constituida la Brigada de Restauración y Mantenimiento de Monumentos de la localidad, comenzó a recibir las atenciones de la reconstrucción y el 8 de noviembre de 1980 se inauguró el Museo Municipal.

En Trinidad, el Palacio del conde de Brunet -una de las mansiones más bellas de la ciudad-, constituye hoy el Museo Romántico. Se encuentra en el corazón del centro histórico de la localidad, a un costado de su Plaza Mayor.

Mientras, la Casa de Diego Velázquez, en la oriental ciudad de Santiago de Cuba, es otro de los atractivos turísticos entre las vetustas edificaciones de la isla.

Esta casona fue construida de 1516 a 1530. Exhibe arte mudéjar, balcones, celosías, paredes de piedra, un horno de fundición de oro y plata y muchas puertas, ventanas y techos originales.

Diego Velázquez de Cuéllar fue un conquistador español, Adelantado, que se convirtió en el primer gobernador de Cuba, desde 1511 hasta su muerte en 1524. Nacido en una noble familia, se hizo militar y apenas un año después de que Colón llegara a América (1492) cruzó el Atlántico rumbo a estas tierras.

*Periodista de la Redacción de Economía de Prensa Latina


Prensa Latina

 
Prensa Latina