0
Publicado el 10 Octubre, 2018 por ACN en Nacionales
 
 

Cubanos de hoy: Nuestro lema es y será siempre ¡Independencia o Muerte!

Ese fue el lema enarbolado por los invitados a la celebración del acto presidido por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, y al que asistieron unos cinco mil granmenses en nombre de todo el pueblo de esta Isla caribeña
Cubanos de hoy: Nuestro lema es y será siempre ¡Independencia o Muerte!

Foto: ARIEL LEY ROYERO/ACN

Encabezados por Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, y Miguel Díaz-Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, más de cinco mil granmenses, en representación del pueblo de toda la Isla, conmemoraron hoy, en este Altar Sagrado de la Patria, el aniversario 150 del inicio de las gestas independentistas en la nación.

Nuestro lema es y será siempre ¡Independencia o Muerte!, ratificaron enérgicamente niños, jóvenes y adultos, en hermosa conjunción de generaciones, como mejor respuesta al tañer de la campana original empleada aquella mañana gloriosa del 10 de octubre de 1868, y a las palabras del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, quien en 1968, el centenario del hecho, afirmó que la Revolución Cubana es una sola.

Hemos luchado 150 años y seguiremos luchando hasta la victoria siempre, ¡Viva Cuba Libre!, afirmó el presidente del país, Miguel Díaz-Canel, al pronunciar las palabras centrales del acto, que concluyó con enardecidas exclamaciones de apoyo a la Patria y al socialismo.

Cubanos de hoy: Nuestro lema es y será siempre ¡Independencia o Muerte!

Foto: GILBERTO RABASSA.

Hoy rendimos culto a aquellos que nos dieron nación, y a quienes la rescataron después, tomando para sí solamente los sacrificios, y demostrando que sí es posible vencer partiendo de cero, resaltó.

Ante los enormes desafíos de la Cuba actual, condenada por el bloqueo norteamericano a una escasez de recursos materiales que hace parecer imposible la prosperidad, resulta un imperativo retomar el ejemplo de nuestros próceres, y desentrañar los mensajes legados por Fidel, el 10 de octubre de 1968, en su análisis político de la clarinada libertaria, subrayó Díaz-Canel.

La Revolución es la misma, y también son idénticos los desafíos: un asedio imperial desde afuera, una vocación anexionista de unos pocos desde adentro, y como única salvación la unidad, aseguró el mandatario en su discurso.

Hoy aquí los hijos más jóvenes de la Patria han ratificado el mensaje a las nuevas generaciones que expresa nuestra firme determinación de no claudicar, no traicionar, y no rendirnos jamás, aseveró al referirse al texto develado hoy por Susely Morfa, Primera Secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Resaltó el simbolismo del Monumento Nacional Parque Museo La Demajagua, donde Carlos Manuel de Céspedes levantó el alma de un pueblo recién nacido contra la metrópolis que lo tiranizó por más de tres siglos, y declaró libres y ciudadanos a todos, sin distinción de razas o sexo.

Díaz-Canel Bermúdez recordó el momento en que el líder revolucionario Fidel Castro tomó en sus manos la campana del ingenio para sacudir la conciencia nacional del pueblo cubano, y su regreso al antiguo ingenio en 1968 para dar una magistral clase de historia y convertir para siempre a Céspedes en el Padre de la Patria.

Destacó la vigencia del discurso pronunciado por el Comandante en Jefe en esa ocasión, cuando expresó que “en Cuba ha habido una sola Revolución, la iniciada por Carlos Manuel de Céspedes el 10 de octubre de 1868 y nuestro pueblo lleva adelante en estos instantes”.

En su discurso, el presidente cubano rememoró el primer análisis político público de esa etapa histórica, realizado por Fidel en el centenario del alzamiento en Demajagua, en el que también condenó el bloqueo norteamericano contra Cuba y la escasez de materiales que hacen parecer imposibles la prosperidad.

Solo quienes creen en la Patria entenderán lo verdadero, ellos nos lo dieron todo, hasta la libertad que no tenían, expresó Díaz-Canel, al recordar las difíciles circunstancias enfrentadas por los patriotas de la primera guerra anticolonialista, antiesclavista y por la libertad en la Isla.

Añadió que también nos enseñaron la posibilidad de vencer partiendo de cero, a veces solo con las armas de la moral y el patriotismo, y que de las luchas en las peores circunstancias proviene el enorme caudal de coraje y resistencia del pueblo cubano.

Decenas de banderas e imágenes de Carlos Manuel de Céspedes y otros patriotas, engalanaron el parque nacional La Demajagua, que al decir de los presentes lució hermoso, luego de una restauración capital, y estuvo lleno de luz.

Vestido predominantemente con prendas de color blanco, como símbolo de libertad y respeto, el público disfrutó y respaldó frases del Manifiesto del 10 de Octubre y otras citas del pensamiento cespediano, traídas al presente, en su monumental vigencia, por emocionados actores.

Una ofrenda floral, 21 salvas de artillería, danzas y canciones homenajearon también a los iniciadores de la primera guerra anticolonialista, antiesclavista y por la libertad en la Isla.

Un momento especial fue la lectura del mensaje a las nuevas generaciones, depositado hace más de dos décadas junto a la tumba del  último mambí, Juan Fajardo Vega, cuyos hijos también estuvieron presentes en el acto.

Cubanos de hoy: Nuestro lema es y será siempre ¡Independencia o Muerte!

Foto: GILBERTO RABASSA

Susely Morfa González, Primera Secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, al cumplir la encomienda de hacer público el texto, ratificó que las banderas de la Patria están seguras, porque los cubanos de hoy no fallaremos al espíritu de Baraguá.

En la ceremonia participaron, además, José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Esteban Lazo Hernández, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, dirigentes de organizaciones de masas, y otros cuadros del Estado y el Gobierno.  (ACN).


ACN

 
ACN