0
Publicado el 5 Octubre, 2018 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

Trabajadores continúan aportando debate constitucional

Trabajadores de la Universidad de la Habana profundizaron hoy en los derechos de los ciudadanos y la estructura del Estado cubano, elementos contenidos en el proyecto de Constitución que se somete a consulta popular desde agosto último
Trabajadores continúan debate del proyecto constitucional/ ACN

(Foto: ACN)

La necesidad de que, una vez aprobada, se divulgue y utilice adecuadamente la nueva Constitución de la República, primó hoy entre los criterios de trabajadores de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Talleres Ferroviarios Ciénaga, de esta capital.

En concordancia con la máxima martiana de que el mejor modo de defender los derechos es conocerlos bien, Bernardo Licea Ibáñez, quien labora en ese centro perteneciente a la Unión de Ferrocarriles de Cuba, expresó la importancia de que los ciudadanos cuenten con un ejemplar de la Ley de leyes, cuyo actual proyecto a debate amplía en número los derechos, deberes y garantías.

Sobre el artículo 121 del documento, que desde el 13 de agosto se somete a consulta popular, sugirió que el Presidente de la República pueda ejercer su cargo por más de dos períodos consecutivos, siempre que se encuentre en pleno goce de sus facultades, cuente con el respeto del pueblo y acate los principios de la Revolución.

El obrero Juan Luis Díaz Arroyo propuso incorporar al artículo 172, que el Gobernador- nueva figura que estaría al frente del Gobierno Provincial- no solo deba rendir cuenta ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, el Consejo de Estado y el Consejo de Ministros, sino también al pueblo.

Además, destacó que debe explicarse el por qué emplear términos como gobernador e intendente, los cuales se utilizan en muchas partes del mundo, pero que en Cuba asumirán funciones en concordancia con el sistema político de la nación.

Respecto al artículo 68, que reconoce el matrimonio como la unión voluntaria de dos personas, Roberto Portuondo pidió precisar que este acto fuera entre un hombre y una mujer, como aparece en la Carta Magna vigente (1976).

Varios trabajadores de la UEB coincidieron en que la sociedad cubana no está preparada para permitir la unión legal entre individuos del mismo sexo, aun cuando el propio proyecto de Constitución reconoce que todas las personas son iguales ante la ley, están sujetas a iguales deberes, reciben la misma protección y trato de las autoridades y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación.

Una propuesta con gran aceptación fue la de precisar en el texto que los dirigentes, a cualquier nivel, de ser separados de su cargo por violaciones de sus funciones no puedan ocupar otro puesto de dirección en ese u otro sector, fenómeno que actualmente ocurre en el país, señalaron algunos de los participantes.

Continúan los trabajadores debatiendo el proyecto de Constitución/ ACN

(Foto: ACN)

En la Universida de La Habana
Trabajadores de la Universidad de la Habana profundizaron hoy en los derechos de los ciudadanos y la estructura del Estado cubano, elementos contenidos en el proyecto de Constitución que se somete a consulta popular desde agosto último.
Entre los temas abordados prevalecieron criterios a favor de dejar explícito en el documento el derecho a una asistencia jurídica en todo momento y, en el caso de un proceso penal, desde el comienzo.

También se propuso mantener la institución del matrimonio entre un hombre y una mujer, como plantea la carta magna vigente desde 1976; y reconocer en la legislación la unión de hecho entre personas del mismo sexo.

Se planteó asimismo la adición de un artículo que garantice el derecho al disfrute por igual a ciudadanos cubanos y extranjeros, con énfasis en la igualdad de oportunidades para la creación de empresas.

Además, se propuso incluir el derecho de los ciudadanos a solicitar la modificación o derogación de leyes, y definir el mecanismo para ello.

Sobre la estructura del Estado emergieron criterios a favor de la separación de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, de modo que un individuo solo pueda integrar uno de éstos.

Acerca de la elección de los máximos cargos del país y sus territorios, se planteó que deben ser propuestos, y no elegidos o designados.

De igual modo se sugirió la creación de un tribunal constitucional, completamente independiente, que vele por el cumplimiento estricto de la Ley de leyes en todas las instancias.

La fase de consulta popular del proyecto de Constitución tendrá lugar en toda la isla hasta el 15 de noviembre próximo.

Las opiniones resultantes serán evaluadas por la Asamblea Nacional del Poder Popular, en una fase de análisis de la que saldrá el documento definitivo que será sometido a referendo popular, previsiblemente a finales de febrero.

El texto constitucional ratifica el carácter socialista de la nación, el papel rector del Partido Comunista en su sociedad y otorga rango constitucional a varios principios en materia de política exterior defendidos durante décadas por la Revolución cubana.

Aboga por la paz mundial, la integración latinoamericana y caribeña y por la protección del medio ambiente; y amplía los derechos de las personas, reconoce el papel del mercado y de nuevas formas de propiedad en Cuba, entre ellas la privada.

(Con información de ACN y PL)

Redacción Digital

 
Redacción Digital