0
Publicado el 23 Octubre, 2018 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

HURACÁN

Vencer a Michael

Una labor intensa, de registro de daños y recuperación, sobrevino tras el meteoro que azotó el occidente cubano, el pasado 8 de octubre, principalmente en Pinar del Río y el municipio especial de Isla de la Juventud
Vencer a Michael.

Foto: INSMET

Por LUIS ALBERTO BLANCO PILA

BOHEMIA siguió el paso del huracán Michael y conoció su impacto en el extremo oeste de Cuba, donde intensas rachas de viento, y abundantes y fuertes lluvias tomaron por asalto el municipio especial de Isla de la Juventud y la parte más occidental de la provincia de Pinar del Río.

Según datos del Instituto Nacional de Meteorología, esta última fue la región más cercana al centro de Michael, que a las 11:32 am del 8 de octubre se ubicó al sur de Guanahacabibes, próximo al cabo de San Antonio, con vientos máximos de 130 kilómetros por hora y poco después alcanzó los 171 km/h. También, esa tarde su presión atmosférica mínima marcó los 975.4 hectopascales.

Igualmente, los acumulados de lluvias fueron alarmantes, con registros de 100 y 200 milímetros en varios municipios pinareños, como La Palma, con 221 mm; San Juan y Martínez, 205.8 mm y Pinar, 198.9 mm.

Como adelanto de la ayuda, que vendría de otras provincias para las zonas afectadas, se debe significar que las más altas instancias de la dirigencia del Partido y del Estado se trasladaron hacia Pinar del Río, con el fin de evaluar los daños ocasionados por el evento climático.

El presidente de los consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, recorrió el miércoles 10 de octubre la región vueltabajera, y en su recién estrenada cuenta en la red social Twitter manifestó: “Estamos en Pinar del Río donde prima la solidaridad humana y el empeño en la recuperación de las afectaciones del #HuracánMichael. #SomosCuba”.

Vencer a Michael.

Durante su recorrido por Pinar del Río, Díaz-Canel se interesó por los daños que provocó el huracán a la agricultura. (Foto: Estudios Revolución).

En esa misma jornada, el primer vicepresidente y miembro del Buró Político del Partido, Salvador Valdés Mesa, acompañado de ministros de los sectores donde más impacto tuvo Michael, realizó una visita gubernamental y asistió a la reunión del Consejo de Defensa Provincial, justo cuando más crítica era la situación de los damnificados, con un bajo porcentaje de acceso a la energía eléctrica.

La huella de Michael en Pinar

En la provincia más occidental las principales afectaciones se concentraron en la agricultura, el servicio eléctrico, la vivienda, el abasto de agua a la población, así como en el sistema de educación, al tener que interrumpirse el curso escolar debido a las afectaciones en 64 centros.

También, hubo dificultad en la transportación pública, concentrada en las rutas de Pinar-Güira y Pinar-Guane vía Luis Lazo. Además fue obstaculizado el tránsito en viales como la carretera de la Bajada a María la Gorda, según informó el teniente coronel Noel Lozano Martínez, jefe de Órgano de la Defensa Civil de la Región Militar en Pinar del Río.

En lo concerniente al sector alimentario, Rubén Ramos Moreno, vicepresidente del Poder Popular en la provincia, señaló que ‟las principales secuelas del huracán se concentran en la agricultura, aunque todavía se continúa con los levantamientos de los daños”.

El parte preliminar de la Dirección Provincial de Vivienda, del 13 de octubre, apuntó que los municipios con mayores incidencias eran Sandino, Mantua, Minas de Matahambre y Guane. El documento consignaba 137 derrumbes totales y 224 parciales, en la provincia. La cifra más elevada era la de derrumbes parciales de techo, con 2 382, de estos 824 en Sandino y 425 en Mantua, que sumados a los 1 417 hogares con afectaciones similares causadas por eventos anteriores muestran la delicada situación de Pinar del Río en este punto.

Vencer a Michael.

Derrumbe ocurrido en una de las calles céntricas de la ciudad de Pinar del Río. (Foto: BELKIS PÉREZ CRUZ)

El servicio eléctrico fue otro de los dañados por Michael. Lucía García Pérez, directora del Despacho Provincial de la Empresa Eléctrica de Pinar del Río, mencionó en el Consejo de Defensa Provincial, tres días después del paso del fenómeno atmosférico, que las averías esenciales ocurrieron en 127 postes, 11 transformadores, 64 crucetas y tres kilómetros de conductores.

Como consecuencia quedaron sin electricidad el 91.6% de los clientes pinareños, por el cese del funcionamiento de 112 de los 117 circuitos de la provincia.

Acerca del abasto de agua, Eric Benítez González, delegado de Recursos Hidráulicos, informó que fue muy complicado al quedar sin electricidad la mayor parte de las estaciones de bombeo (142 de las 177), lo que provocó que resultaran afectadas 170 mil personas.

‟Cuando se activaron los grupos electrógenos, de 67 existentes, 12 tuvieron fallas, que después se resolvieron”, aseveró Benítez González, quien al cierre de esta información agregó que persistía una quiebra en conductoras, en la estación de Dimas, en Mantua, por la crecida del río.

Mención aparte merece la situación de la agricultura, después de Michael, por la importancia de esta actividad para el desarrollo local y del país, en tanto producciones como la de tabaco generan importantes ingresos en divisas, imprescindibles para la economía.

Los principales polos productivos agrícolas de Pinar del Río se encuentran en la parte sur y occidental de la provincia, donde fue más palpable la huella del huracán. BOHEMIA dialogó con Víctor Fidel Hernández Pérez, delegado territorial de la Agricultura, quien expresó que ‟a raíz del paso del huracán continuaron las lluvias intensas en el sur, lo que ha provocado el derrumbe de 84 casas de cura de tabaco, la destrucción de 12 túneles de postura y 96 con problemas de techo, la pérdida de 61 mil canteros de tabaco y afectados 64 mil”.

En cuanto al tabaco sembrado, hay 34 hectáreas perdidas y 17 afectadas parcialmente. Asimismo, 23 escogidas con daños en el techo, y en la cura controlada, en San Luis, hay 50 casas con problemas. Sin embargo, solo 19 almacenes tienen dificultades y se mojaron apenas cinco de las 23 000 toneladas de tabaco acopiado”.

Al referirse a otros cultivos, el funcionario expuso que fueron perjudicadas 3 185 hectáreas de frijol, viandas, granos y hortalizas. En algunos semilleros de estas variedades las pérdidas fueron completas.

Vencer a Michael.

El pueblo de Sandino se incorporó a las labores de recuperación ante los daños causados por el huracán Michael en ese territorio. (Foto: JANUAR VALDÉS BARRIOS).

Mejor parada quedó la ganadería vacuna, en la cual las dificultades fundamentales se concentran en el acarreo y acopio de la leche, de la que se estima 60 000 litros menos, por las malas condiciones de los caminos, que ya se han ido restableciendo.

En la producción avícola, porcina y apícola, el evento dañó los techos de las naves, lo que trajo consigo disminución de sus derivados.

En hombros del campesinado

Para contrarrestar la adversidad en la agricultura se demanda multiplicar los esfuerzos de los campesinos pinareños, a quienes el ministerio del ramo, y la provincia, apoyan. Los recursos han llegado con la mayor rapidez posible, según las autoridades locales.

A pocas horas de marcharse Michael, ya el campesinado vueltabajero se encontraba en el terreno, evaluando y trabajando, muestra de la dedicación de un pueblo en el que más de 100 000 personas se dedican a esta actividad, de forma directa o indirecta.

‟Dondequiera que se afectó un cultivo, debemos sembrar dos, y no tengo dudas de que el material humano de este sector estará a la altura del momento”, añadió el máximo directivo de la agricultura en la provincia.

Pinar no está sola

Vencer a Michael.

Salvador Valdés Mesa intercambió con los piñareños, a su paso por zonas afectadas. (Foto: ACN).

Durante el proceso de recuperación, que sobrevino inmediatamente después de Michael, los pobladores de esta parte del país sintieron de cerca la solidaridad de sus compatriotas, como en ocasiones anteriores hicieron ellos con los de otras provincias.

Más de 500 trabajadores eléctricos de Cienfuegos, Ciego de Ávila, La Habana, Sancti Spíritus y Villa Clara acudieron a brindar apoyo y laboraron en las zonas abatidas por el huracán.

Gracias a esta cooperación, en menos de una semana se restableció el servicio en la provincia, pues ya el 13 de octubre un 99 por ciento de los clientes contaban nuevamente con electricidad.

Félix González Mestre, integrante de la brigada de Villa Clara, comentó a este reportero: ‟Hubo que dar lo máximo; llegábamos a media noche casi todos los días. Además, nos tocó trabajar en varios poblados lejanos entre sí, pertenecientes a Minas de Matahambre. Había que moverse bastante y lo fundamental fue la reparación de postes primarios”.

La brigada habanera se encargó de la cabecera provincial y una vez culminada su labor allí fue a otros parajes que demandaban su contribución. Luis Ramos, jefe de operaciones de ese colectivo, resumió que la principal tarea fue la reparación de postes y conductores, y fue bien dura, pues en un solo día le dimos servicio a la mitad de la población”.

En cuanto a los alimentos se recibieron algunos que no se producen en Pinar, como confituras y refrescos; también, 800 toneladas de papas para su posterior distribución y millón y medio de huevos para mantener este producto asequible a la población.

El Ministerio de la Construcción aprobó la entrega de 15 000 tejas de asbesto cemento para resolver derrumbes parciales de techos; mientras, 120 módulos metálicos de fabricación nacional serán otorgados a las familias con pérdidas totales de techo. Se conferirán implementos para erigir instalaciones temporales y células básicas habitacionales, así como para reparar las viviendas que muestran deterioro en la carpintería.

En el suministro de agua se dispuso del auxilio de varias provincias, con el envío de alrededor de 10 pipas, primero para Viñales y luego para otros municipios pinareños.

Así, Pinar del Río avanza hacia la recuperación, que debe traducirse en el retorno a la normalidad de la vida en el territorio, cuyos habitantes sienten, saben, que son quizás la parte de la isla más maltratada por fenómenos atmosféricos, pero en todos los casos han visto, como ahora, que no se quedan solos y otro huracán, el de la solidaridad, está junto a ellos.

Efectos en otros territorios

Vencer a Michael.

Las inundaciones dificultaron el tránsito en tramos de la carretera a La Coloma, Pinar del Río. (Foto: DAIMY DÍAZ BREIJO).

La dirección del país, encabezada por el presidente Díaz-Canel, no perdió pie ni pisada a Michael desde que empezó a afectar a Cuba. En la noche del lunes 8 de octubre, el mandatario, junto a vicepresidentes, ministros y otros dirigentes, se comunicó mediante videoconferencia con las autoridades de los territorios más amenazados (Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, La Habana, Matanzas y el municipio especial de Isla de la Juventud), para evaluar riesgos, vulnerabilidades y respuestas a posibles daños.

Finalmente, además de en Pinar del Río, el huracán se hizo sentir de manera más notable en la Isla de la Juventud y Mayabeque. En la primera, según medios locales, las afectaciones se concentra-ron en interrupción parcial de los servicios eléctrico (15 por ciento de los clientes) y de comunicaciones, debido a los vientos, así como en daños parciales a unas 16 viviendas, de acuerdo con el balance inicial. También hubo perjuicios en el cultivo de plátanos y árboles derribados. Los embalses quedaron llenos al 77 por ciento y los pineros acometieron la recuperación prontamente.

En Mayabeque, el impacto se centró en Batabanó, donde hubo inundaciones por la lluvia, la penetración costera y el insuficiente sistema de drenaje; 113 personas fueron evacuadas, tres viviendas se derrumbaron, según el balance preliminar, y se suspendió la pesca por el mal tiempo.

Igual que a Pinar del Río, el Presidente cubano, junto a otros al-tos dirigentes, acudió a esos territorios para informarse de primera mano con las autoridades y la población sobre los daños y el trabajo de recuperación. También se intercambió sobre otros temas, como la necesidad de reasentar comunidades costeras para evitar pérdidas humanas y materiales, en caso de eventos meteorológicos como este huracán, y se atendieron planteamientos de personas en plena calle sobre problemas que los afectan, como el del transporte o las dificultades para adquirir materiales de construcción subsidiados, destinados a construir viviendas.

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital