0
Publicado el 1 Noviembre, 2018 por Delia Reyes Garcia en Nacionales
 
 

+BLOQUEO

Afectaciones al transporte: Otro giro de rosca de Trump

La irracional política del presidente de los Estados Unidos de Norteamérica también tensa las transportaciones en la mayor de las Antillas

Por DELIA REYES GARCÍA

A la salida de las cabeceras municipales siguen los “amarillos” parando a cuanto automóvil pase por las avenidas. Hay más coches de caballos que ómnibus en Bayamo. Las bicicletas pululan en los campos a cualquier hora del día. La población se mueve en carretones, bicitaxis, motos o almendrones. Con el desenfado habitual y la manera de reírse hasta del infortunio propio, la vida sigue en la isla caribeña…

Los cubanos han buscado una manera de transportarse, y usualmente ya casi nadie piensa en las causas. Pero, si se indaga, hay verdades que no se pueden ocultar, aunque no se publiquen en los grandes medios de “desinformación”, ni les interesen un bledo a Donald Trump, actual presidente de los Estados Unidos.

Desde que Trump asumió la presidencia de ese país en enero de 2017, dio un giro de rosca a los intentos de su predecesor en la Casa Blanca por restablecer las relaciones diplomáticas con Cuba. Las regulaciones de los departamentos del Tesoro y Comercio, así como las disposiciones del Departamento de Estado contenidas en el Memorando Presidencial sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba firmado el 16 de Junio de 2017 son harto elocuentes.

El informe presentado por el Ministerio del Transporte (Mitrans) al Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, donde se exponen las afectaciones del bloqueo contra Cuba entre abril de 2017 y marzo de 2018, precisa que se restringieron el comercio y los viajes a la Isla, afectándose todas las esferas de la sociedad cubana, en particular el sistema empresarial del transporte. Este documento aporta elementos al informe que presenta nuestro país en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas: Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero, impuesto por el gobierno de los Estados Unidos a Cuba.

Según el informe del Mitrans, la afectación global en el período que se analiza fue de 101,55 MMUSD, entre las causas se destacan el incremento de las restricciones de viajes en el turismo; cancelación de cuatro vuelos regulares a Cuba por la disminución del número de pasajeros como consecuencia de las medidas adoptadas por EU; prevalencia de leyes que prohíben la adquisición de tecnologías, equipamientos, partes, piezas y otros insumos para los equipos de transporte, su mantenimiento y reparación, que obligan a buscar mercado en países más distantes encareciéndose la adquisición de los mismos por precios, fletes y seguros; prohibición de efectuar transacciones financieras a través de bancos de terceros países; permanencia de restricciones para enrolar tripulantes cubanos en armadores internacionales y en buques norteamericanos, que establecen sanciones para quienes lo hagan y toquen puerto de EEUU.

La mayor afectación dentro del Mitrans la recibió la Organización Superior de Dirección Empresarial (OSDE) Cacsa, con ingresos dejados de recibir por exportación de bienes y servicios, debido a la cancelación de cuatro aerolíneas norteamericanas por la falta de pasajeros para completar sus vuelos, en este caso estuvieron Silver, Frontier, Spirit y Alaska.

El Grupo Empresarial Automotor (GEA) concentró las mayores afectaciones en la producción y los servicios a partir del número de turistas americanos que no visitaron la Isla, y hubiesen utilizado el servicio de taxis y ómnibus.

El incremento de los costos, y las variaciones cambiarias respecto al USD para hacer las transacciones correspondientes a las importaciones produjo afectaciones monetario-financieras, e impactó negativamente al Grupo Empresarial Marítimo (Gemar), en particular a la entidad Sumarpo.

Dentro de los daños por la reubicación geográfica del comercio, la mayor afectación la sufrió Gemar, con mayor incidencia en la Empresa Prácticos de Puertos de la República de Cuba, a consecuencia de la elevación de los fletes, precios y seguros en el mercado donde operaron.

Dentro de las OSDE transportistas, las mayores pérdidas correspondieron a Cacsa, en particular, la empresa Ecasa, por la cancelación de las cuatro aerolíneas. Dentro de este grupo empresarial reportaron daños por primera vez, las entidades ECNA, Espac, y Comercial TAKE OFF, al dejar de recibir ingresos por los servicios que brindan en tierra.

El otro OSDE con mayores afectaciones fue Gemar, causado por la permanente prohibición de enrolar tripulantes cubanos en los buques norteamericanos, lo cual afectó los ingresos de la Empresa Selecmar que se le subordina.

Igualmente el bloqueo norteamericano provocó daños a la Empresa Caribbean Drydock Company S.A, al restringirse las solicitudes de servicios a buques extranjeros; y a la Empresa Importadora Tradex, por la disminución de las mercancías transportadas en contenedores y los costos de los fletes.

Las limitaciones que tienen las entidades transportistas son visibles además, en cualquier terminal de ómnibus del país, donde están paralizados equipos por falta de piezas. Pero ninguna de estas cuestiones, ni muchísimas otras que afectan la salud y la calidad de vida de los cubanos, no le roban un solo minuto de reflexión al actual presidente de los Estados Unidos.  Los daños a esta pequeña Isla del Caribe, a lo largo de 60 años ya suman 933 678 millones de dólares.


Delia Reyes Garcia

 
Delia Reyes Garcia