1
Publicado el 5 Noviembre, 2018 por ACN en Nacionales
 
 

Esteban Grau, un “hombre de las cavernas”

Defensor del patrimonio geológico, es un protagonista en la protección de parajes tan recónditos como exclusivos del subsuelo cubano, en especial cuevas como Bellamar y Santa Catalina, ambas en la provincia de Matanzas y consideradas únicas en el mundo por sus formaciones minerales
Esteban Grau, un "hombre de las cavernas"

Foto: tvyumuri.icrt.cu

Por ROBERTO JESÚS HERNÁNDEZ

A Esteban Grau se le nota de inmediato que ama lo que hace, y en él armonizan las facetas de hombre de ciencia y de aventuras.
Toda una vida de explorar y sonsacarle a la naturaleza sus más íntimos secretos hacen del integrante de la Sociedad Espeleológica de Cuba un interlocutor de lujo, infaltable en una charla seria sobre las maravillas del mundo subterráneo.

Defensor del patrimonio geológico, Esteban es un “hombre de las cavernas”, un protagonista en la protección de parajes tan recónditos como exclusivos del subsuelo cubano, en especial cuevas como Bellamar y Santa Catalina, ambas en la provincia de Matanzas y consideradas únicas en el mundo por sus formaciones minerales.

Precisamente en la Gran Caverna Santa Catalina tuvo lugar el hallazgo de estromatolitos, estructuras rocosas moldeadas por antiguos microorganismos, por vez primera en una cueva de Cuba, según un estudio del cual fue coautor Esteban.

Como representante en Matanzas de la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre, encabeza un proyecto comunitario que ofrece a varias familias un modo de vida amigable con el entorno de la meseta bajo la cual se halla la Gran Paleocaverna Bellamar, centro turístico en activo más longevo de la Isla.

Por estos días al espeleólogo se le ve a cualquier hora- junto a sus compañeros- atareado en dar los toques finales a un “espacio reconquistado” de la ciudad de Matanzas, la calle Narváez, donde tendrá su sede el proyecto Cuba, la otra dimensión, una propuesta audiovisual dedicada a divulgar el patrimonio natural en imágenes 3D.

La nueva sala para proyectar audiovisuales en tercera dimensión será un sueño materializado, asegura Esteban, una especie de gruta artificial para mostrar el trabajo desarrollado durante una década por el equipo multinacional La Salle, de espeleólogos y artistas del lente.

Grau asegura que fotos y videos proyectados en 3D en alta definición hacen más realista la experiencia del público, y lo transportan a intrincados parajes sin moverse del asiento, lo cual también protege los sitios naturales del impacto del hombre.

Un afán de conocimientos que parece inagotable anima a hombres como el matancero Esteban Grau, quien en lugar de guardarlo todo para sí sabe multiplicar ese saber para inculcar una relación de respeto de los seres humanos con la naturaleza.  (ACN).


ACN

 
ACN