0
Publicado el 5 Diciembre, 2018 por ACN en Nacionales
 
 

Vivimos y trabajamos en el Brasil que no sale en las telenovelas

Así declara el doctor Ronald Rodríguez Rosales, quien –igual que decenas de colegas tuneros- ya está en casa dispuesto a comenzar una nueva misión, la de trabajar en la Patria que lo hizo profesional de referencia a nivel mundial
Vivimos y trabajamos en el Brasil que no sale en las telenovelas.

El pueblo de Brasil no habla de política, solo sabe de la primera vez que vieron a un médico que le atendió, le tocó, se implicó con sus problemas y realidades cotidianas, destaca Ronald. (Foto: tiempo21.cu).

Por DANIELLE LAURENCIO GÓMEZ

Ocho meses llevaba Ronald Rodríguez Rosales en Brasil cuando Cuba decidió no continuar participando del Programa Más Médicos, en respuesta a la actitud cuestionadora y arrogante del ultraderechista presidente electo Jair Bolsonaro de la formación profesional de los galenos del país.

Al igual que Rodríguez Rosales, más de un centenar de médicos tuneros ya están en casa dispuestos a comenzar una nueva misión, la de trabajar en la Patria que los hizo profesionales de referencia a nivel mundial.

Especialista en Medicina General Integral, este joven médico de Bartle, poblado ubicado a unos 20 kilómetros de la ciudad capital, declaró a la Agencia Cubana de Noticias que trabajar en las favelas de Río de Janeiro es una experiencia que no olvidará jamás, porque lo hizo crecer como médico y como persona.

Allí existe una pobreza extrema, difícil de creer en un país tan rico, con tantos recursos naturales, más cuando los cubanos estamos acostumbrados a ver lo que nos muestran las telenovelas brasileñas, y cuando llegas allí te das cuenta de que la realidad es otra, expresó.

El facultativo trabajaba en un área de salud donde nunca había llegado un médico, y comenta que desde que llegó tuvo que convivir con las drogas, la prostitución, las reyertas y tiroteos, realidades que de no salir de Cuba nunca hubiera visto.

Vivimos y trabajamos en el Brasil que no sale en las telenovelas.

Este joven galeno tiene en Cuba mayores riquezas que las ofertas que le puedan hacer, quienes piensan en el dinero como lo más importante. (Foto: tiempo21.cu).

Desde que se supo la noticia el 14 de noviembre, agregó, no faltaron las propuestas para que abandonáramos la misión cubana y nos quedáramos en Brasil, y aunque cada cual podía tomar la decisión que quisiese en ese momento, la Patria es la Patria, y al menos yo no podía esperar un día más para abrazar a mi familia, a mi bebita más pequeña que la dejé de cinco meses y ya tiene su primer añito cumplido.

Rodríguez Rosales atendía alrededor de nueve mil pacientes, entre ellos 75 embarazadas que en su gran mayoría tenían SIDA, sífilis, enfermedades crónicas, tuberculosis, y otras que solo había conocido por los libros de medicina, anécdotas y vivencias negativas.

El pueblo de Brasil no habla de política, solo sabe de la primera vez que vieron un médico que le atendió, le tocó, se implicó con sus problemas y realidades cotidianas, porque en verdad ese es el método de trabajo de los profesionales de la medicina cubana, concluyó. (ACN).


ACN

 
ACN