1
Publicado el 24 Enero, 2019 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

EDITORIAL

Economía: el mayor reto de hoy

La Empresa Estatal Socialista: eslabón fundamental de la economía cubana / CubaTV

(Foto: CubaTV)

El mayor problema de Cuba hoy, su principal desafío, es la economía. Falta lograr la invulnerabilidad económica, blindarnos económicamente para asegurar el presente y el futuro de la nación; para mantener la Revolución, y desarrollar y perfeccionar el socialismo, garante de la independencia y la soberanía nacional.

Desde 2005, Fidel habló de la necesidad de lograr en este campo la invulnerabilidad con que ya contábamos en los planos político y militar. Pero en los últimos años se ha hecho más patente esa necesidad, finalmente devenida estratégica.

El cumplimiento del plan de la economía en los dos últimos años, con crecimientos ligeramente por encima del uno por ciento, y distantes del seis o siete por ciento necesario, confirma el apremio. Es decir, no decrecemos, no retrocedemos en el desempeño económico en general, incluso crecemos en algunas actividades, con lo cual se asegura lo básico para la propia economía y para mantener, en medio de grandes tensiones, la política social que todos en Cuba conocemos bien.

Pero eso no es suficiente y dista de lo que debe y puede ser para cumplir, en los plazos previstos, los objetivos y metas propuestos en los Lineamientos de la Política Económica y Social, y en el Plan Nacional de Desarrollo hasta 2030, y para acercar progresivamente a la realidad el horizonte concebido en la Conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista.

Internamente hay debilidades que superar y potenciales inexplotados o mal utilizados, que deben ponerse en juego o aprovecharse más y mejor. De cara al mundo, existen oportunidades que identificar e igualmente aprovechar. Como también hay amenazas y dificultades, ciertas y reales, la primera de estas el bloqueo económico, comercial y financiero con el cual el Gobierno de Estados Unidos persiste en rendirnos y aniquilarnos, y que solo en 2018 nos causó daños por valor de casi 12 millones de dólares diarios.

Al clausurar el segundo período ordinario de sesiones de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en diciembre último, el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez dijo que la batalla económica sigue siendo la tarea fundamental y más compleja y “la que más exige hoy de todos nosotros, porque es de la que más espera nuestro pueblo”

.

Para librarla, según él mismo, se requiere una planificación movilizadora, que impida a la burocracia inmovilizar el desempeño de los principales actores  económicos; reforzar estructuras y equipos de dirección y gestión económica con los aportes de especialistas y expertos de las ciencias económicas en particular y de otras en general; actitud más proactiva, inteligente y concreta de los dirigentes impulsando -no trabando ni demorando- soluciones seguras y particulares a los problemas, con la búsqueda continua e intensa de respuestas ágiles y eficientes; facilitar el real fortalecimiento de la empresa estatal y su encadenamiento productivo con la inversión extranjera, las empresas mixtas y el sector no estatal de la economía.

Igualmente, ordenar la actividad del sector privado de la economía, sin trabar o frenar su desempeño; impulsar la inversión extranjera; exportar más y cerrar el ciclo de las exportaciones con el cobro oportuno; no gastar más de lo que ingresemos y no asumir compromisos que no podemos honrar; detener y solucionar la cadena de impagos; invertir con eficiencia y hacer cumplir lo previsto en los estudios de factibilidad tras la puesta en marcha de las inversiones.

“Defender la producción nacional, movilizar todas nuestras potencialidades para producir más y con eficiencia, es lo único que nos permitirá crecer”, enfatizó el Presidente, entre otras ideas que hay que repasar y sobre todo aplicar para responder al reto planteado actualmente por el estado de la economía.

Como dijo Raúl este 1º de enero en Santiago de Cuba, en la conmemoración de los 60 años del triunfo de la Revolución: “Es nuestro deber prepararnos meticulosamente con anticipación para todos los escenarios, incluyendo los peores, no solo en el plano militar, de modo que no dejemos espacio al desconcierto y la improvisación que florece en los de escasa voluntad a la hora de actuar, sino que con el optimismo y la confianza en la victoria que nos legó Fidel y en estrecho vínculo con el pueblo sepamos encontrar la mejor solución a cualquier desafío que se presente”

.


Redacción Digital

 
Redacción Digital