1
Publicado el 22 Enero, 2019 por Liset García Rodríguez en Nacionales
 
 

Electores con derechos

Como parte de los preparativos para el Referendo constitucional del 24 de febrero, los ciudadanos verifican su inclusión en los registros electorales
Electores con derechos.

Revisar su inclusión en el registro es un derecho de cubanas y cubanos. (Foto: GILBERTO RABASSA).

Por LISET GARCÍA

Cada vez que Cuba se prepara para el sufragio, uno de los primero pasos es poner a la vista de los vecinos de cada barrio y comunidad las listas de votantes. Desde la pasada semana ello tuvo lugar en todo el país, lo cual es indispensable para la garantía de la calidad y transparencia del ejercicio del voto, y es un hecho de profunda significación política que muestra la vocación democrática cubana.

Cuando lo que prima en el mundo es la lucha de incontables ciudadanos para que sean reconocidos sus derechos como electores, en primer lugar el de votar, en nuestro país se hacen públicos los registros para que los ciudadanos puedan revisar su inclusión y verificar si hay errores en sus datos. Esta vez, las listas estarán expuestas hasta el 30 de enero, lapso que cuentan para dirigirse a las autoridades electorales de su circunscripción a fin de solicitar cualquier subsanación, incluir o excluir a quienes se hayan omitido o registrado incorrectamente en esos listados, incluso advertir si faltara algún joven que arribe a la edad de 16 años antes de la fecha de la votación.

De acuerdo con lo establecido en la Ley Electoral vigente, tienen derecho al sufragio todos los ciudadanos cubanos mayores de 16 años con residencia permanente en el país durante los dos años anteriores a la fecha de votación. Solo están exceptuados los incapacitados mentales y quienes hayan sido privados de sus derechos políticos por causa de estar cumpliendo sanciones de los tribunales populares de justicia.

A diferencia de muchas naciones, en Cuba el registro de electores es de oficio, universal y público, y está automatizado. Se confecciona a partir de las informaciones del Registro Civil que notifica los fallecidos, del sistema de identificación que recoge dónde están domiciliadas las personas, y del registro penitenciario. No es un registro de votantes sino de electores, que recoge a todos los que tienen derecho al voto, lo ejerzan o no.

Otro hecho relevante es la activa participación de la mayor organización de masas del país, los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), en apoyo a la institución estatal responsabilizada con confeccionar los listados. Son miles de personas del pueblo que ayudan a las comisiones electorales de circunscripción a actualizar los datos, pues cada lista corresponde a una cuadra o demarcación donde radica un comité, el que funciona como puente de enlace con esas autoridades.

Contrasta esa realidad con la de millones de personas en el mundo en países donde hasta los muertos votan y donde es muy posible realizar fraudes de diverso tipo.

En declaraciones recientes del jefe de la Dirección de Identidad, Inmigración y Extranjería, coronel Mario Méndez Mayedo, destacó que luego del 30 de enero y hasta el 12 de febrero, se procesarán los cambios que la población haya advertido, de modo que lo contenido en cada registro electoral esté lo más actualizado posible, con vistas al Referendo del 24 de febrero próximo, que someterá a aprobación la Constitución de la República, enriquecida por el debate popular.

Será otra oportunidad de participación real de cubanos y cubanas en la toma de decisiones del país, que se suma al derecho que disfrutan de elegir y ser elegidos, entre otros muchos, que el nuevo texto de la propia Carta Magna respalda, amplía y refuerza.

Con total libertad, en la soledad de la urna, cada votante podrá decir si aprueba o no el texto constitucional que guiará los destinos del país, voluntad soberana de decidir otorgada al pueblo por su Revolución, sabiendo que es un derecho privado a muchos en este mundo.

Precisamente a casi 150 años de tener la primera Constitución, firmada en Guáimaro en plena guerra de independencia, y cuando el panorama internacional es cada vez más complejo y el vecino imperial no cesa su asedio contra Cuba, habrá otro 24 de febrero de compromiso y respuesta popular de cara al futuro.

 

De la LEY 72/92. LEY ELECTORAL, acerca del derecho al sufragio.

Artículo 3.-El voto es libre, igual y secreto y cada elector tiene derecho a un solo voto.

Artículo 4.-Cada ciudadano, con capacidad legal para ello tiene derecho a:

a) elegir y resultar elegido en la forma y según los procedimientos fijados en esta Ley;

b) votar en los referendos que sean convocados;

c) estar inscripto en el Registro de Electores del Municipio donde radique su domicilio;

ch) verificar que su nombre aparezca en la relación de electores correspondientes a su domicilio;

d)presenciar los escrutinios en los Colegios Electorales;

f)establecer las reclamaciones que procedan legalmente, ante los órganos jurisdiccionales competentes, para hacer valer sus derechos electorales.


Liset García Rodríguez

 
Liset García Rodríguez