1
Publicado el 25 Abril, 2019 por Jessica Castro Burunate en Nacionales
 
 

ORIENTE DE CUBA

Inician proyecto para aumentar disponibilidad de alimentos

Con ayuda de la ciencia, la innovación agropecuaria y la experiencia campesina, la iniciativa busca incrementar el autoabastecimiento en tres municipios de Santiago de Cuba y Guantánamo
Inician proyecto para aumentar disponibilidad de alimentos.

Desde sus prácticas y saberes, cada una de las instituciones y actores del proyecto definió los términos de resiliencia, equidad de género y gobernanza local, que guiarán los próximos tres años de trabajo (foto: OXFAM).

Por JESSICA CASTRO         

Hay zonas en el oriente cubano con sequías tan intensas que agotan las esperanzas de quienes trabajan la tierra y los impulsan a migrar hacia lugares menos vulnerables.

“Antes pensábamos que nos teníamos que ir de allí. Es un lugar demasiado seco, sembrábamos y nada se daba”, cuenta Georgelina Ruano Blanco, quien preside la cooperativa de créditos y servicios (CCS) Lázaro Peña, del municipio de Niceto Pérez, en la provincia de Guantánamo.

Esta es una de las localidades donde el proyecto titulado “Mejora de la disponibilidad alimentaria en tres municipios de las provincias de Santiago de Cuba y Guantánamo” se propone aumentar la capacidad y diversificación productiva de 17 CCS, con enfoque de resiliencia y de equidad de género.

Al igual que Niceto Pérez, los otros dos municipios incluidos en el programa de trabajo- El Salvador, en Guantánamo, y Palma Soriano, en Santiago de Cuba-, se encuentran particularmente expuestos a los efectos del cambio climático, sobre todo a sequías intensas y extendidas.

Ante esa vulnerabilidad es preciso trazar estrategias urgentes que aseguren medios de vida y alimentos. De ahí que el proyecto comparta y se enlace con los propósitos de la Tarea Vida (plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático).

Entre los grandes desafíos está asumir y comprender el impacto diferenciado del cambio climático en hombres y mujeres, estas últimas doblemente afectadas por sus múltiples roles en la producción y el trabajo del hogar.

Aunque son muchos los retos, los territorios cuentan con capacidades aprovechables para un desarrollo agrícola sostenible que ayude a frenar la migración del campo hacia las ciudades.

El proyecto presta especial atención al potencial de la agricultura familiar, las técnicas agroecológicas, así como al saber campesino y su diálogo con los conocimientos de la ciencia.

“Ellos y ellas tienen su propia cultura, una experiencia acumulada, a veces por generaciones. En Niceto Pérez, una familia ha conservado por más de 100 años una variedad de lechuga e, incluso, la ha mejorado genéticamente y la ciencia lo ha reconocido: es una variedad registrada”, comenta Amaury Díaz Rodríguez, investigador del Centro de Desarrollo de la Montaña en Guantánamo.

La Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF), junto a la organización no gubernamental Oxfam, impulsan el proyecto previsto para tres años, con financiamiento del gobierno de Bélgica.

También se incorporan a la red de actores las delegaciones de la Agricultura a nivel municipal y provincial, la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), varias instituciones del CITMA, la Universidad de Guantánamo y sus sedes municipales.


Jessica Castro Burunate

 
Jessica Castro Burunate