1
Publicado el 9 Mayo, 2019 por ACN en Nacionales
 
 

Díaz-Canel: “Vamos a salir adelante”

De las capacidades y reservas de las cuales disponen los trabajadores de la provincia de Granma, el mandatario DE LA Isla caribeña volvió a tener constancia en la mañana de este miércoles en el municipio granmense de Jiguaní, cuando visitó la Empresa de Genética y Cría «Manuel Fajardo», conocida como la cuna del charoláis cubano
Díaz-Canel: “Vamos a salir adelante”.

Como en todos los recorridos, siempre hay momentos para intercambiar con el pueblo. (Foto: ESTUDIOS REVOLUCIÓN).

Diez meses después, el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez regresó a la oriental provincia de Granma, acompañado nuevamente por el Consejo de Ministros, para desde los territorios seguir impulsando soluciones, destrabando problemas y dialogando con quienes todos los días se levantan a construir la nación.

«Vamos a salir adelante», se le escuchó decir en múltiples ocasiones, con un optimismo enraizado en las potencialidades del país y en la estirpe victoriosa de los cubanos, de acuerdo con una información de los periodistas Leticia Martínez Hernández y Dilbert Reyez Rodríguez, que publica Granma.

De esas capacidades volvió a tener constancia en la mañana de este miércoles en el municipio granmense de Jiguaní, cuando visitó la Empresa de Genética y Cría «Manuel Fajardo», conocida como la cuna del charoláis cubano. Edgardo Benítez Figueredo, director de la entidad, explicó al Jefe de Estado que allí producen y comercializan animales de alto valor genético, además de leche, carne y sus derivados, con destino a la industria nacional y el turismo.

La Empresa cuenta con más de 19 000 hectáreas de tierra, de ellas unas 14 000 destinadas a la ganadería.

En sus rebaños, que sobrepasan las 10 500 cabezas, se incluyen los mejores ejemplares de charoláis, cebú y criollo que tiene el país. Según precisó el directivo, la fuerza laboral asciende a 967 trabajadores, 238 son mujeres; y el salario promedio ronda los 998 pesos, lo cual se evalúa de manera trimestral a partir de los resultados y los indicadores de eficiencia.

Ante una pregunta del Presidente sobre la alimentación de los animales a partir de plantas proteicas, Benítez Figueredo reseñó que se preparan 389 hectáreas de tierra para la siembra de pastos y forrajes, entre ellas un centenar dedicado, por ejemplo, a la moringa, la morera y la tithonia, con el objetivo de mejorar el balance alimentario y reducir los gastos que el país realiza hoy para importar piensos.

Igualmente, el director explicó acerca del uso en la Empresa de la técnica de transferencia de embriones, la cual permite aprovechar mucho más el potencial genético y desde hacía tres décadas había dejado de realizarse en la entidad, no por falta de recursos, sino por «dejadez».

Sobre el tema, Díaz-Canel comentó que durante los años más difíciles del periodo especial se deterioró considerablemente la ganadería en el país, al abandonarse muchas de las prácticas que el Comandante en Jefe había concebido como parte del desarrollo de esta importante actividad. Ante esa realidad, dijo, se indicó al Ministerio de la Agricultura realizar de inmediato un programa para volver a potenciarla. Abogó por desarrollar la actividad en el sector privado, pero fundamentalmente en las empresas estatales, donde es posible concentrar la mayor cantidad de tecnologías.

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros visitó también el Combinado del Mármol «Manuel Hernández Osorio», perteneciente a la unidad empresarial de base Mármoles Oriente y ubicado en las cercanías del poblado de Santa Rita, en Jiguaní.

Considerado el mayor de su tipo en el país, trabaja fundamentalmente con el mármol Crema Valle, de alta demanda; y sus producciones se destinan a Salud Pública, el Turismo y otras obras sociales. Anualmente el Combinado produce unos 140 000 metros cuadrados de mármol y mantiene todos sus indicadores económicos con muy buenos resultados.

La agenda de trabajo continuó luego en el Polo Productivo Cautillo, calificado por el mandatario como estratégico por su cercanía a la ciudad de Bayamo, la vialidad que lo rodea y la presa de 85 millones de metros cúbicos de agua que anega sus tierras.

El sitio cuenta con 2 403 hectáreas, de ellas tienen plantadas 1 800 y esperan llegar a 2 324 al concluir la campaña de siembra de primavera, con cinco cultivos: plátano, yuca, maíz, boniato y calabaza.

Al intercambiar con directivos y trabajadores, el Presidente comentó que se está haciendo un levantamiento de toda la tierra que se entregó en usufructo –cerca de un millón de hectáreas– para conocer en qué se utiliza, cómo se contratan sus producciones y qué necesitan los usufructuarios, consideró.

El mandatario visitó luego el local donde se levanta el Centro de Reproducción de Entomófagos y Entomopatógenos «Las Tamaras», que comenzó a construirse a finales de 2018 y tiene fecha de terminación para junio de este año. En la provincia existen 21 centros de este tipo y en el país, 264.

Según precisó el ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, la intención es recuperarlos todos, pues durante mucho tiempo se optó por la importación de fertilizantes, dejando a un lado esta técnica agroecológica que ha demostrado ser efectiva en todo tipo de cultivos y mucho más amigable con el medio ambiente.

Como último punto de su recorrido durante la mañana de este miércoles, Díaz-Canel llegó hasta el centro de producción local de materiales de la construcción «Siboney», donde se elabora una gran variedad de surtidos para la edificación de viviendas. Allí se interesó por el orden en la venta de materiales a la población, por las condiciones en la que trabajan sus operarios, así como por el cumplimiento de la indicación contenida en la Política de la Vivienda de que cada municipio logre producir diariamente todos los elementos que contiene una vivienda.

Al respecto, el presidente del Gobierno en la provincia, Manuel Sobrino Martínez, comentó que el territorio tiene las capacidades instaladas para cumplir con esa indicación, pero no se logra debido, fundamentalmente, a la inestabilidad con el acero, el cemento y los áridos.

«Eso es “pescar” mangos bajitos». Así les dijo en jarana el Presidente cubano a los dos criadores que con el agua a la cintura arrinconaban con una red a 3 000 tilapias rojas en una piscina de ceba artificial.

Los peces no tenían a donde escapar, y al capturar una muestra, y comprobar la talla que solo tres criadores logran en seis meses (de 30 gramos a medio kilo), comenzó a considerar, fuera de toda broma, que «pescar mangos bajitos» de esta forma, y con tales resultados, es necesario y urgente.

En la granja de cría intensiva de tilapias cercana a la comunidad de Barrancas, asentamiento rural de Bayamo, inició el periplo vespertino que dio continuidad a la visita gubernamental. Allí reconoció la alta eficiencia con que apenas siete obreros consiguen, en 40 piscinas artificiales a distintos niveles, conectadas por el agua corriente que toman de un canal paralelo y luego la devuelven totalmente, criar 80 000 animales que ya el año pasado aportaron 40 toneladas de pescado fresco y en el presente almanaque pretenden estirar a las 50.

La producción, destinada a un mercado interno en divisas concreta el tan insistido encadenamiento con el turismo, impacta en la sustitución de importaciones, y se obtiene con la nobleza que implica no tener gastos de agua ni de excesiva corriente, además de una fuerza de trabajo ajustada y racional que vinculada a lo producido, promedia ingresos mensuales personales de 1 200 pesos y 50 CUC.

Satisfecho por la tasa de conversión allí, según la cual obtienen una tonelada de pescado por 1,8 de alimento animal, conoció que en la provincia la cría intensiva representa actualmente un 40 % de las producciones de agua dulce –rectoradas por la empresa Pescagran–; una relación que debe invertirse respecto al cultivo extensivo, hasta lograr el 60 %.

Díaz-Canel: “Vamos a salir adelante”.

«Eso es “pescar” mangos bajitos». Así les dijo en jarana el Presidente cubano a los dos criadores que con el agua a la cintura arrinconaban con una red a 3 000 tilapias rojas en una piscina de ceba artificial. (Foto: ESTUDIOS REVOLUCIÓN).

Constató in situ la diversidad de surtidos industriales que a base de pescado se fabrican en la provincia, indagó por las posibilidades reales para exportar, y convencido de los innumerables lugares cubanos con condiciones similares para replicar la experiencia granmense, indicó a la ministra de la Industria Alimentaria, Iris Quiñones, realizar en lo inmediato un levantamiento de los sitios con condiciones de infraestructura mínima, en los que pudiera desarrollarse este tipo de cría intensiva, así como priorizarla dentro del programa nacional de desarrollo de la acuicultura.

«Por su condición de Isla, en el desarrollo de la pesca en Cuba hay mucho por hacer», apuntó, mediante reflexiones que sumaron criterios sobre la necesidad de revitalizar la captura de plataforma y en aguas internacionales.

El mandatario cubano llegó a la finca Bella Aurora, de la bayamesa cooperativa de créditos y servicios Niceto Pérez, en que el productor Humberto Labrada afianzó el convencimiento del Presidente sobre las posibilidades infinitas del conocimiento llevado a la práctica en la explotación de las potencialidades locales.

Con notable entusiasmo, salió a tocar el emprendimiento de un campesino cuya actividad principal impresionante es la crianza de cerdos y de pollos dedicados a la reproducción, obtención de huevos y ceba.

De manos de un proyecto con financiamiento nacional y foráneo, y basado en sus dotes de avicultor de escuela, Labrada va creando condiciones para cerrar un ciclo que comienza en la reproducción de sus crías, continúa en la ceba con piensos propios, sigue en una moderna losa de sacrificio y concluye en la colocación del pollo limpio en mercado, refrigerado, listo para consumo.

La ciudad de Bayamo ha sido especialmente cálida con el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien encabeza durante dos jornadas una visita del Consejo de Ministros a la provincia de Granma, la segunda que realiza a este oriental territorio, desde que comenzaran a hacerse habituales estos recorridos por el país, informa el diario Granma.

Luego de una apretadísima agenda que incluyó recorridos por lugares tan disímiles como una empresa genética, un combinado del mármol, un polo productivo, un centro de producción de peces de agua dulce y la universidad, el Jefe de Estado aprovechó la noche para caminar por varios sitios de la urbe, conocida en toda la Isla por su hermosura, limpieza y la hospitalidad de quienes la habitan.

Por calles bien concurridas de personas pasadas las nueves de la noche anduvo el mandatario, quien llegó hasta la heladería Las Torres, donde conversó con el pueblo que a esa hora disfrutaba de exquisitos helados y un excelente servicio.

Luego visitó el Hotel Telégrafo, ubicado en el centro histórico de la ciudad y que reabrió sus puertas después de una reparación capital. Con una veintena de habitaciones, la instalación incorpora los estándares de la marca Encanto, un producto perteneciente al Grupo Cubanacán, caracterizado por un ambiente íntimo y una atención personalizada.

Asimismo, pasó por el restaurante La Filarmónica, situado en la calle General García, principal arteria comercial de la ciudad. Conoció que allí se ofrece comida internacional para unos 60 comensales y que el nombre del sitio evoca a la primera sociedad cultural fundada en Bayamo en 1851 y a la que estuvieron vinculados patriotas como Carlos Manuel de Céspedes y Perucho Figueredo. Las paredes del restaurante recuerdan importantes personalidades y hechos que marcaron la historia de Bayamo, ciudad Monumento Nacional.

Díaz-Canel participó más tarde en la inauguración de la Sala de Teatro José Joaquín Palma, la cual fue objeto de una reparación capital que permitió pudiera usarse también como sala de conciertos. Junto a Federico Hernández y Manuel Sobrino, máximas autoridades de Partido y el Gobierno de la provincia, Díaz-Canel disfrutó de un excelente momento cultural, protagonizado por jóvenes artistas del territorio.

El último punto del recorrido fue en la Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes, sitio de obligada visita en la ciudad, que luego de una restauración general reabrió sus puertas el pasado 18 de abril, día en que se cumplieron 200 años del natalicio del insigne bayamés. Guiado por Aldo Daniel Naranjo, director de la institución, Díaz-Canel conoció sobre el nuevo diseño museográfico.

A la salida de este histórico sitio, cuna del Padre de la Patria, el Jefe de Estado explicó a los bayameses que esperaban por él que el Consejo de Ministros estaba de visita en la provincia, donde se habían visto cosas muy interesantes y otras en las que hay que seguir trabajando, así como las vías para apoyar más al territorio en la solución de sus problemas.

«Sabemos que estamos viviendo tiempos difíciles», dijo Díaz-Canel. Hemos tenido problemas de abastecimiento, de financiamiento y otras limitaciones producidas por las nuevas medidas de Estados Unidos, la persecución financiera y el recrudecimiento del bloqueo.

«Nada de eso nos amilana y con firmeza vamos a seguir combatiendo y vamos a seguir venciendo. Ese es el mayor homenaje que podemos hacer a Fidel y la mejor manera de perpetuar la Revolución. Por eso Bayamo es importante, porque aquí está la savia de la Revolución”. (ACN).


ACN

 
ACN