0
Publicado el 29 Mayo, 2019 por Toni Pradas en Nacionales
 
 

Reordenan espectro radioeléctrico cubano en busca de mayor informatización

Dos nuevas regulaciones del Ministerio de Comunicaciones permitirán que las personas naturales puedan conformar sus propias redes privadas locales sin fines lucrativos, así como importar los recursos necesarios para las conexiones, siempre que estos no tengan efectos nocivos de radiaciones no ionizantes
Reordenan espectro radioeléctrico cubano en busca de mayor informatización.

Foto: granma.cu

Por TONI PRADAS

Nuevas resoluciones referentes al espectro radioeléctrico han sido publicadas este miércoles 29 de mayo en la Gaceta Oficial Extraordinaria, las cuales entrarán en vigencia 60 días después.

Se trata de las resoluciones 98 y 99 del Ministerio de las Comunicaciones (Mincom), que tienen como principal novedad el acceso de las personas naturales a este espacio imprescindible para el desarrollo de los modernos sistemas de radiocomunicaciones, en el cual pueden constituir sus redes locales hogareñas, así como externas en pequeñas áreas geográficas.

En conferencia de prensa en la sede del Mincom en La Habana, ofrecida la víspera por la viceministra Ana Julia Marine López y Wilfredo López Rodríguez, director de Regulaciones del mismo organismo, las nuevas legislaciones permitirán incrementar las facilidades para acelerar el proceso de informatización de la sociedad que actualmente conduce y estimula el Gobierno cubano, a tenor con la existencia cada vez más acentuada en el país de equipos electrónicos y de comunicación que utilizan las frecuencias radioeléctricas para su funcionamiento e intercambio de datos.

El reordenamiento permitirá, a la vez, el uso óptimo de las bandas para que los espacios espectrales liberados sean utilizados a favor de diversos servicios, bien sean en el incremento de las redes de telefonía celulares como otros relacionados, por ejemplo, la llamada Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

El espectro radioeléctrico es el conjunto de ondas radioeléctricas, las cuales son ondas electromagnéticas cuyo límite superior de frecuencia se fija convencionalmente por debajo de 3.000 gigahercios y que se propagan por el espacio sin guía artificial.

Este espacio es considerado universalmente un recurso de cada Estado, suerte de frontera soberana como las tierras y aguas, aunque su explotación conlleva una coordinación por parte de organismos internacionales para evitar interferencias y coadyuvar a la calidad de la transmisión de los servicios.

Tal como recordó la viceministra Marine López, el espectro constituye un recurso limitado, inalienable, cuya organización para su disfrute corresponde únicamente al Estado, en cumplimiento de las normativas internacionales.

De tal suerte, indicó la funcionaria, las nuevas resoluciones contribuirán a la informatización de la sociedad, a la soberanía del país, a evitar interferencias en el espectro radioeléctrico y a la prevención de efectos nocivos de radiaciones no ionizantes; además de aumentar los canales de comunicación entre las personas y el acceso de los ciudadanos a las nuevas tecnologías.

Redes externas necesitarán una licencia de operación

Sendas legislaciones, para las redes privadas de datos y el empleo de sistemas inalámbricos de alta velocidad en las bandas de frecuencias de 2.4 GHz y 5 GHz, respectivamente, habilitarán la licencia de operación de redes privadas exteriores al domicilio para personas naturales, que podrán utilizar las frecuencias de las bandas de 2400 MHz a 2483.5 MHz, y de 5725 MHz a 5850 MHz.

Al respecto, López Rodríguez explicó que las personas naturales no necesitarán una licencia de operación para crear redes locales con carácter personal en el interior de sus domicilios (redes PAN), sin fines de lucro, siempre que cumplan con no exceder los 100 miliwatts (mW) de potencia radiada efectiva.

(Un mW es equivalente a una milésima de watt o vatio, rango en el que ocurre el consumo o generación de, digamos, el haz de luz de puntero láser, unos 5 mW de potencia de salida; o las transmisiones por fibra óptica. La potencia de un teléfono móvil alcanza el vatio, consumo necesario para la emisión-recepción y aunque no está probada su nocividad, se recomienda no exponerse a tal radiación durante mucho tiempo).

El especialista añadió que las redes que en lo adelante se constituyan, podrán conectarse a la infraestructura de telecomunicaciones del operador público (las áreas o parques wifi de Etecsa). Para ello, las personas naturales podrán enlazar sus redes privadas a las públicas mediante antenas exteriores, que sí requerirán la solicitud de una licencia de operación. El valor de la licencia de la antena exterior será de diez pesos (CUP) con vigencia de cinco años.

También se autorizará la licencia de operación de redes privadas de datos, por cables y/o inalámbricas, para personas naturales con residencia permanente en el país, en exteriores al domicilio, que pueden conectarse entre sí (redes LAN) a través de la red pública Etecsa. Esta licencia será válida durante dos años y también costará diez CUP.

Estas redes privadas externas no podrán utilizar cables o “tendederas” que crucen la calle para conectarse entre manzanas, sino tecnologías inalámbricas con antena exterior que no excedan su potencia radiada efectiva de los 100 mW.

Solo podrán tramitar la licencia de redes privadas inalámbricas con antena exterior, las personas naturales que sean propietarias del inmueble. Para los locales donde se ejercen actividades por cuenta propia aprobadas, se precisa la autorización previa del arrendador, propietario o usufructuario del inmueble.

Importación de equipos precisarán autorización técnica

López Rodríguez destacó que la importación al país de equipos de transmisión-recepción (los llamados “nanos”) no puede tener carácter comercial y será posible con previa autorización técnica del Ministerio, la cual se tramitará por el portador (cubano o visitante) mediante el portal web del Mincom, por correo electrónico o personalmente en las direcciones territoriales de la unidad presupuestada técnica de control del espectro radioeléctrico.

La aceptación, que depende de la correspondencia tecnológica del equipo con lo expresado en la regulación (se hará un listado de marcas y modelos industriales que cumplan con tales exigencias), se entregará al interesado en un período de 30 días hábiles.

De no portar el viajero tal autorización, la solicitud puede realizarse después de su entrada al país, si el equipo fuera retenido por la autoridad aduanera.

A diferencia de los operadores de redes públicas de telecomunicaciones cableadas o inalámbricas (Etecsa, Movitel) y las personas jurídicas (ministerios, universidades, empresas), las personas naturales no estarán autorizadas a crear redes de área local por radio, redes inalámbricas malladas o redes de área amplia (WAN).

Las nuevas regulaciones no contemplan la existencia de interconexiones privadas como la llamada SNET (Street Network) o Red de La Habana, una red que cubre una amplia geografía de la capital cubana, conformada por varios nodos o “pilares” barriales y, así estos, por numerosas redes privadas locales aunadas.

La SNET, que ha sido considerada por muchos como “alegal” debido a no existir hasta ahora un cuerpo jurídico actualizado que la amparara o la revocara (excepto por el uso no autorizado del espectro radioeléctrico), es utilizada fundamentalmente por jóvenes que tienen como prioridad topar juegos en línea, intercambiar datos y sostener conversaciones entre dos o más personas.

Aprueban nuevos reglamentos para redes privadas de datos


Toni Pradas

 
Toni Pradas