2
Publicado el 2 Mayo, 2019 por ACN en Nacionales
 
 

AGROINDUSTRIAL CEBALLOS

Un polo que se diversifica

Empresa estatal socialista que combina la aplicación de la ciencia y la tecnología en el campo y la industria, acertadas estrategias de producción y efectiva comercialización nacional e internacional para asegurar el desarrollo económico del país
Un polo que se diversifica.

Esta empresa posee 8 333 hectáreas cubiertas por frutales como piña, mango, guayaba, y cítricos.

Por LUBIA ULLOA TRUJILLO

Fotos: OSVALDO GUTIÉRREZ GÓMEZ

La Empresa Agroindustrial Ceballos, de Ciego de Ávila, destaca en Cuba por su eficiencia, productividad y entrega de alimentos para el consumo local, nacional, el turismo y la exportación.

Como parte de la prioridad que el Estado concede al sector para lograr la sostenibilidad alimentaria y adquirir divisas a fin de seguir desarrollándose, la entidad se incluye en un proyecto piloto del país al que se le dio capacidad exportadora, con lo cual cierra su proceso productivo, amparado en el acuerdo 352 de 2017 del Ministerio de Comercio Exterior.

Ese polo exportador de la provincia avileña está liderado por Agroindustrial Ceballos, y lo integran, además, las empresas agrícolas La Cuba, Cubasoy y Arnaldo Ramírez, los departamentos Suelo y Sanidad Vegetal, el Centro de Bioplantas y la Universidad Máximo Gómez Báez. Por sus ventas hacia otras latitudes, terminó el 2018 con nueve millones 136 000 pesos en moneda libremente convertible.

Un polo que se diversifica.

La siembra de las frutas es prioridad para los más de 4 500 trabajadores de la Empresa Agroindustrial Ceballos.

“Productos agrícolas frescos y también procesados como piña, jugos concentrados de toronja y de mango, ají picante, puré de mango aséptico, papaya sulfitada, y carbón vegetal, son bien recibidos en países europeos”, asegura Wilver Bringas Fernández, director general de Agroindustrial Ceballos.

Para mantener la presencia en todos los mercados, la entidad cuenta con más de 4 500 trabajadores, distribuidos en 14 Unidades Empresariales de Base (UEB): una dedicada al procesamiento industrial, tres a los frutales, una a los vegetales, otra a la piña, y una de acopio y beneficio del carbón. También existe otra que se encarga del mercado, dos son granjas urbanas, una comercializadora, una de aseguramiento, una para los servicios técnicos y otra especializada en la gestión integral.

De igual manera atienden y suministran los insumos a Unidades Básicas de Producción Cooperativa, Cooperativas de Producción Agropecuaria, Cooperativas de Crédito y Servicios Fortalecidas y minindustrias.

“De las 11 000 hectáreas que posee, 8 333 están cubiertas por frutales como mango, guayaba, piña y cítricos; otras 17 con casas de cultivo protegido, 10 con el semiprotegido y las restantes tierras se emplean en la siembra de viandas, hortalizas y granos”, dice Bringas Fernández.

“Trabajamos para lograr un mayor vínculo de los productores con los fondos exportables, en correspondencia con el alto potencial en los campos y la industria.

“Un ejemplo de esto es el carbón vegetal, renglón que aportó unos 68 millones en moneda libremente convertible a la economía nacional desde el 2005 hasta el cierre de 2018, como resultado del esfuerzo de más de dos mil obreros que en diferentes provincias laboran monte adentro para que ese carburante llegue a Europa”, detalla el directivo.

Inversión: sinónimo de crecimiento

Un polo que se diversifica.

En la Unidad Empresarial de Base (UEB) todas las líneas de producción son automatizadas.

En la última década invirtieron en la ampliación y modernización de su tecnología, lo cual permite triplicar los niveles de procesamiento de frutas y vegetales, con la consiguiente diversificación de las producciones, mejorar la calidad e inocuidad de los alimentos y disminuir los portadores energéticos.

Todas estas nuevas capacidades dan la posibilidad de sustituir importaciones de los productos industriales y a la vez exportar en frontera, no solo la fruta o el vegetal transformado, sino también en su estado natural fresco.

El empleo de la ciencia y la tecnología permite tener bajo riego por goteo y con máquinas de pivote central unas cinco mil hectáreas de frutas y vegetales, lo cual propicia un ahorro considerable de agua y de energía en un año.

Las mejoras tecnológicas en la UEB Industrial Ceballos elevaron de ocho a 30 toneladas por hora la capacidad para procesar mango, de ocho a 24 la guayaba y de cuatro a 16 el tomate.

Rodolfo Morales Pérez, director de ese centro, precisa que gracias a las inversiones cuentan con 10 líneas de producción, entre las que se incluyen las asépticas de envasado, de jugos naturales en bolsas para néctar de mango y guayaba, de tanques de 220 litros de puré de guayaba, y la de enlatado de pasta de tomate.

“También existen las dedicadas a las frutas tropicales, papa prefrita, extracción de jugos, barra de guayaba, minidosis de frutas y doypack de 500 gramos con pasta de tomate.

“Este año debe entrar en funcionamiento la línea para jugos, segmentos y rodajas de piña y dulces en almíbar, como las tajadas de mango, que se envasarán en latas y en frascos de cristal de diferentes tamaños”, refiere Rodolfo.

Aníbal Antonio Hernández Arteaga, jefe de producción de esa UEB, señala que el objetivo en 2019 es recibir más de 46 000 toneladas de frutas y vegetales para elaborar unas 20 763 toneladas de alimentos, entre estos jugos, néctares, mermeladas, puré de frutas y de tomate, y papa prefrita, entre otros, que sustituyen importaciones.

Calidad probada

Un polo que se diversifica.

La papa prefrita sustituye importaciones en los polos turísticos cubanos.

Para la Empresa Agroindustrial Ceballos el año 2018 también fue una etapa de reconocimientos, pues por quinta vez consecutiva ganó Medalla de Oro a la Calidad en la Feria Internacional de La Habana, en esta ocasión, con el ají picante de la variedad Chile Habanero, producto de alta demanda en los mercados europeos y canadiense.

Con prestigio bien ganado, la entidad fue merecedora de ese lauro en las cuatro ediciones anteriores del certamen, con piña MD-2, pasta de tomate y puré de mango y de guayaba. Ostenta, además, el premio provincial a la innovación tecnológica 2017, que otorga el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma).

Las producciones de Agroindustrial Ceballos se encuentran avaladas por certificaciones nacionales e internacionales. De igual manera tienen certificados con las Normas Cubanas los Sistemas de Seguridad y Salud en el Trabajo, y el de Gestión Integrado.

Alimentos elaborados o frescos obtenidos en D’Ceballos, nombre comercial de esta empresa estatal socialista, están presentes en cualquier mercado de Ciego de Ávila y ganan espacios en otras provincias, no solo por la forma de presentación sino también por su calidad.

Elide Consuegra Rabí, trabajadora de la Empresa Nacional de Proyectos Agropecuarios, precisa que gusta adquirir los enlatados que produce Agroindustrial Ceballos, pues tanto los dulces y mermeladas como las salsas y encurtidos tienen lo necesario para deleitar el paladar.

Las jubiladas Míriam Marzábal Gómez y Felicia Darias Rodríguez, refieren que las frutas frescas para elaborar jugos naturales las compran en los mercados que suministra D’Ceballos, porque además de poseer buen tamaño, como las guayabas y fruta bomba, son bien seleccionadas y su precio es asequible.

Sin embargo, añaden ambas abuelitas, no siempre pueden consumir los productos envasados en diferentes formatos, como las mermeladas y el puré de tomate, debido a que los precios no están acordes al bolsillo de quienes dependen de una chequera de jubilación.

Sembrar para recoger

Un polo que se diversifica.

Ganan espacios y preferencia los alimentos elaborados o frescos obtenidos en D’Ceballos.

Nuevos derroteros se abren para Agroindustrial Ceballos, pues según su subdirectora, Alba Elizabeth González Rodríguez, unas 2 500 hectáreas en el sur del municipio de Majagua pasarán a ser explotadas en un futuro no lejano con la siembra de mango.

“Pero, mientras llega esa oportunidad, no se pierde tiempo y en áreas del municipio cabecera se siembra piña de las variedades MD-2 y Española Roja, que cuentan con amplia demanda en el mercado en frontera y en países del Viejo Continente”, asegura Alba Elizabeth González.

Refiere que recuperan el vivero de cítricos en Morón, seriamente afectado por el huracán Irma y la tormenta subtropical Alberto, para garantizar en 2020 las posturas de esos frutos en 300 hectáreas.

“No renunciamos al sueño de volver a contar con plantaciones de cítricos como las que tuvimos hasta hace unos años cuando apareció la enfermedad Huanglongbing (HLB), la cual condujo en 2008 a la eliminación del cultivo, afirma la directiva.

“Protegemos las 700 hectáreas plantadas hasta la fecha en la Unidad Empresarial de Base Frutales Ceballos y en las Unidades Básicas de Producción Cooperativa El Tesón y La Estrella, de las cuales unas 560 son de naranja, 90 de toronja y 50 de lima persa.

“El objetivo es continuar ese crecimiento hasta superar las cuatro mil previstas para 2029, sin descuidar el monitoreo constante por parte del personal técnico para detectar la aparición de los insectos y poder combatirlos”, comenta muy entusiasmada González Rodríguez.

Pionera en el país en temas de exportación en la rama agrícola, Agroindustrial Ceballos, anda su propio camino, ahora acompañada por otras entidades del sector en el territorio, para vender lo que producen y contribuir con las fuentes de ingreso que tanto necesita la economía cubana.

Un polo que se diversifica.

Las mejoras tecnológicas en la UEB elevaron de cuatro a 16 toneladas por hora la capacidad de procesamiento del tomate.

 

Garantías

Agroindustrial Ceballos cuenta con fuerza de trabajo calificada y un programa de desarrollo tecnológico para crear nuevas capacidades de producción, que permitan contribuir con la sostenibilidad alimentaria en el territorio nacional.

Su moderna tecnología incluye:

– Máquinas de lavado con cepillos y spray de enjuague a presión.

-Tamices.

– Sistemas para Evaporación / Pasteurización / Esterilización.

– Sistema de envasado aséptico.

– Sistema de envasado para productos congelados.

– Sistema para precocinar, congelar y envasar de manera inmediata (tubérculos).

– Cerradora de latas de galón (Número 10).

– Termoconformadora de barras de 400g y minidosis de 40 y 20g.

Toda la maquinaria que está en contacto con el alimento es de acero inoxidable y la infraestructura diseñada permite una adecuada limpieza y desinfección.

Un polo que se diversifica.

La reina poco a poco ocupa su lugar en los campos avileños y vuelve a ser noticia en esta industria.

 


ACN

 
ACN