4
Publicado el 27 Junio, 2019 por Igor Guilarte Fong en Nacionales
 
 

De la caña, más que azúcar

De la caña, más que azúcar
En el Foro de Negocios correspondiente a Diversificación 2019 se presentó el programa de bioeléctricas. (Foto: MARTHA VECINO ULLOA).

Por IGOR GUILARTE FONG

La central bioeléctrica aledaña al ingenio azucarero Ciro Redondo, en Ciego de Ávila, primera que se construye en Cuba con financiamiento extranjero, se encuentra en la etapa final de su ejecución. Una vez terminada, la moderna planta generará electricidad limpia, barata y eficiente, a partir de la combustión de bagazo de caña y marabú.

Así se enfatizó durante la presentación del programa de bioeléctricas en el país, como parte del Foro de Negocios celebrado en el contexto del XV Congreso Internacional sobre Azúcar y Derivados Diversificación 2019, con sede en el Hotel Nacional de Cuba hasta el 28 de junio.

A propósito de este importante tema, Bohemia intercambió en exclusiva con la ingeniera Bárbara Hernández Martínez, directora de la sección de Generación Eléctrica en el grupo azucarero Azcuba.

De la caña, más que azúcar
Nuestra meta es aportar un 14 por ciento a la generación eléctrica nacional para 2030, dijo Bárbara Hernández, especialista de Azcuba. (Foto: MARTHA VECINO ULLOA).

“Estamos enfrascados en la actualización del programa azucarero, que tiene objetivos específicos orientados a incrementar la generación de energía mediante la biomasa y, en particular, incluye los fundamentos para impulsar el programa de las bioeléctricas”.

“De cara al 2030, la meta de nuestro grupo azucarero es aportar un 14 por ciento a la generación eléctrica nacional, en apoyo a la política de desarrollo perspectivo de fuentes renovables de energía promovida por el gobierno cubano. Eso será posible si logramos todas las inversiones previstas, y a pesar del recrudecimiento del bloqueo y la puesta en vigor de la Ley Helms-Burton, no es un sueño irrealizable”, enfatizó.

Como resultado del plan de desarrollo, detalló Hernández Martínez, deben ponerse en marcha plantas de alta eficiencia para la generación energética en 17 centrales priorizados y certificados, de los 19 que aparecen inscritos en la política nacional aprobada en 2014.

“Además de representar un aseguramiento para la producción azucarera, este programa prevé sustituir importaciones de combustibles fósiles destinados a la generación eléctrica y tiene un impacto medioambiental más favorable, pues se mitigan los gases contaminantes. Para ello se instala tecnología moderna y que cumple con las normas establecidas a escala internacional”, explicó la especialista.

Agregó que de manera general existe un plan de desarrollo azucarero, dirigido a modernizar otros centrales de menor infraestructura que no dispondrán de bioeléctricas; así como a estimular encadenamientos productivos y a estrechar vínculos de trabajo con otros organismos, como los ministerios de la Agricultura, de la Industria, y de Energía y Minas.

De la caña, más que azúcar.
Así debe quedar la bioeléctrica del central Ciro Redondo, primera de su tipo que entrará en funcionamiento en el país. (Foto: granma.cu).

“Por lo tanto –afirmó la ingeniera Bárbara Hernández– se trata de un programa que contribuirá a reanimar la industria nacional y que está directamente relacionado con el desarrollo socio-económico del país, al que Azcuba ha apostado con muchísima intensidad y profesionalidad”.


Igor Guilarte Fong

 
Igor Guilarte Fong