1
Publicado el 11 Junio, 2019 por ACN en Nacionales
 
 

Toda la semilla empleada en el arroz se obtiene en el país

En 12 de las 14 empresas agroindustriales de granos del país se producen las simientes del importante cereal y en seis de ellas todas son obtenidas por los campesinos, para lo cual se introdujo el sistema de siembra por trasplante.

Para la producción de arroz se emplean grandes cantidades de agua. (Foto: MARTHA VECINO).

En pos de avanzar en la sustitución de importaciones en un sector tan estratégico como la agricultura, Cuba ha logrado que el ciento por ciento de la semilla de arroz sea de producción nacional, según un experto del Instituto de Investigaciones de Granos.

Rubén Alfonso Caraballo, investigador titular de la entidad, explicó a la prensa que en 12 de las 14 empresas agroindustriales de granos del país se producen las simientes del importante cereal y en seis de ellas todas son obtenidas por los campesinos, para lo cual se introdujo el sistema de siembra por trasplante.

En cada provincia se obtienen las semillas necesarias y en aras de incrementar las áreas y rendimientos actualmente trabajamos con 75 productores extensionistas, quienes conocen cómo utilizar aquellas que salen de nuestro centro, señaló el experto.

Alfonso Caraballo dijo que pretenden llegar este año a la cifra de 100 productores seleccionados y que gracias a los cursos que reciban sean capaces de transmitir sus conocimientos a otros.

Entre los beneficios que reciben ellos está la de solicitar al Instituto de Investigaciones de Granos la variedad de semilla que quieren multiplicar, e incorporar las novedades que desarrolle el centro.

Nuestras investigaciones están dedicadas a la creación de nuevas variedades de semillas factibles para el entorno cubano; por ello contamos con un banco de germoplasma que alberga dos mil 400 variedades provenientes de 44 países de Medio Oriente, África, Europa, Asia y América Latina, explicó Alfonso Caraballo.

Los cultivos que atiende este instituto son varios; por ejemplo, durante aproximadamente nueve años han trabajado con el maíz y el frijol, por lo que actualmente cuentan con ocho y seis variedades respectivamente de esos granos.

Hoy –dijo el investigador titular,- hay disponibles en el país variedades en áreas considerables que alcanzan mejor rendimiento que las tradicionales, porque son nuevas y, por ello, tienen más vitalidad y están mucho más adaptadas a las condiciones actuales.

Incluso se trabaja con híbridos de maíz, los cuales aunque se logran a partir de una tecnología más avanzada, pueden utilizarse a escala comercial de una manera amplia y con la perspectiva de que sus resultados productivos sean altos, añadió. (ACN)


ACN

 
ACN