0
Publicado el 13 Julio, 2019 por ACN en Nacionales
 
 

Garantizó Cuba programas sociales en 2018, pese a las tensiones financieras

El pasado año estuvo caracterizado por fuertes restricciones financieras derivadas del recrudecimiento del bloqueo de los Estados Unidos, el endeudamiento externo, la recuperación de eventos climatológicos adversos, así como ineficiencias aún presentes en los procesos productivos y de servicios
Garantizó Cuba programas sociales en 2018, pese a las tensiones financieras.
Al presentar su informe ante los diputados, Meisi Bolaño, ministra de Finanzas y Precio, resaltó que cuanto se ha hecho ha sido bajo la premisa de impulsar el desarrollo económico del país y reforzar el principio socialista de la distribución junta de la riqueza. (Foto: GILBERTO RABASSA).

Pese a la tensa situación económica que atravesó Cuba en 2018, el país garantizó la marcha de los principales programas sociales y se percibió un discreto crecimiento de sus ingresos netos.

En presencia del General de Ejército Raúl Castro, Primer Secretario del Comité Central del Partido  Comunista de Cuba y Miguel Díaz-Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, se señaló que la gestión de la economía el pasado año se desarrolló en un escenario complejo.

El 2018 estuvo caracterizado por fuertes restricciones financieras derivadas del recrudecimiento del bloqueo de los Estados Unidos, el endeudamiento externo, la recuperación de eventos climatológicos adversos, así como ineficiencias aún presentes en los procesos productivos y de servicios.

En la III sesión ordinaria de la IX legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular se explicó que cada día se gastaron en Salud Pública y Asistencia Social más de 29 millones de pesos y en Educación más de 20 millones de pesos, el 22 por ciento de los gastos de la actividad presupuestada.

Un dictamen de las comisiones de Asuntos Económicos y la de Constitucionales y Jurídicos apuntó que en el período se destinaron mil 101 millones de pesos, fundamentalmente al Programa de la Vivienda, lográndose la terminación de 15 mil 193 hogares.

Según se supo, el presupuesto de la Seguridad Social ejecutó gastos por más de seis mil 200 millones de pesos – el 99 por ciento- registrando un déficit de 994 millones de pesos subvencionado por el presupuesto central.

En 2018 se respaldaron un millón 670 mil pensionados, con una tendencia al incremento de beneficiados y de las pensiones; y la medida de incremento de la pensión mínima a 242 pesos, que incluyó a 445 mil 748 personas protegidas por el régimen general fue financiada centralmente.

Además, cerca de la mitad de los ingresos captados por el impuesto sobre la venta de materiales de la construcción fueron destinados al subsidio a personas de bajos ingresos con necesidades para realizar acciones constructivas en sus viviendas, mientras que un 8,5 por ciento se transfirió al presupuesto central como reserva con igual propósito que no fue ejecutada totalmente, manifestó.

El pasado año el Presupuesto destinó 846 millones de pesos para este subsidio, el 94 por ciento de lo destinado a dicho programa, y adicionalmente se asignaron 32 millones de pesos de la reserva central a Pinar del Río, Camagüey y el municipio especial de la Isla de la Juventud.

Fueron beneficiados más de 16 mil personas en 2018, sin embargo quedaron sin distribuir por las provincias a los municipios 41 millones de pesos, en lo que influyeron fundamentalmente Artemisa, Holguín, Camagüey y Santiago de Cuba.

A partir de los daños provocados por desastres naturales fueron ejecutados 264 millones de pesos para la bonificación del 50 por ciento del precio de los materiales de la construcción vendidos a las personas damnificadas por la destrucción total o parcial de sus viviendas y el pago por la asistencia social.

Los ingresos netos mantuvieron el crecimiento sostenido de los últimos años, aunque aún insuficiente de acuerdo con el potencial existente.

Del total de las fuentes, los ingresos tributarios y no tributarios provenientes del sector estatal son los fundamentales, en particular los del sector empresarial, lo cual ratifica la importancia de resolver los problemas de ineficiencia e indisciplinas persistentes, y un ejemplo de ello es que 59 empresas registraron pérdidas al cierre del año, cuando solamente dos planificaron resultados negativos.

Los ingresos de las formas no estatales presentaron una tendencia al crecimiento y representaron el 12 por ciento del total, no obstante, se precisa enfrentar más eficientemente la subdeclaración de tributos, aplicar más con efectividad las medidas aprobadas para enfrentar la morosidad en los aportes y la acumulación de deudas tributarias.

No obstante, y como evidencia de las reservas que todavía existen en la economía cubana, los ingresos tributarios registraron un incumplimiento de 596.3 millones de pesos, lo que representa el 1,4 por ciento, incidiendo fundamentalmente los impuestos sobre Ventas, Utilidades y Fuerza de Trabajo.

Se recaudaron mil 137 millones de pesos por concepto de Contribución Territorial para el Desarrollo Local, aprobándose por los consejos de la administración un total de 523 millones de pesos para la solución de problemas, señaló.

Se ejecutaron 65 mil 498 millones de pesos en gastos, el 95,9 por ciento de lo planificado, y en ello incidieron incumplimientos en las inversiones materiales por atrasos en las importaciones y arribo de los equipos, en los cronogramas de ejecución de obras, y la dilación en los procesos de contratación.

La ejecución presupuestaria registró un Déficit Fiscal de ocho mil 91 millones 300 mil pesos, inferior al aprobado, dado fundamentalmente por la inejecución de los gastos.

Al presentar su informe ante los diputados, Meisi Bolaño, ministra de Finanzas y Precio, resaltó que cuanto se ha hecho ha sido bajo la premisa de impulsar el desarrollo económico del país y reforzar el principio socialista de la distribución junta de la riqueza.

 Comentó que aún persisten insuficiencias en la administración y el control de los recursos financieros y materiales.

Señaló como causas la falta de control y profundidad en los análisis de los presupuestos, y consideró que se impone adoptar acciones para revertir las indisciplinas e irregularidades en el ejercicio de la Contabilidad.

También se refirió al impacto de los cambios anunciados al salario del sector presupuestado en la Isla, que beneficiarán a más de dos millones 750 mil personas y costará al Presupuesto del Estado unos siete mil 50 millones de pesos anualmente.

Al respecto, insistió en la necesidad de aplicar todas las acciones emergentes y estratégicas que generen mayores ingresos al Presupuesto, así como potenciar conscientemente el ahorro y actuar con racionalidad, como principales fuentes de financiamiento. (ACN).


ACN

 
ACN