3
Publicado el 12 Julio, 2019 por ACN en Nacionales
 
 

Ponderan papel del turismo por sus ingresos sostenidos al país

Para nadie es un secreto que parte de lo que se dispone semanalmente para garantizar temas imprescindibles proviene de esta industria, para la cual el destino cubano está particularmente muy bien dotado, pues son reconocidas sus bondades naturales, ya sean playas, cayos o paisajes, el contar con un pueblo culto y hospitalario, ser uno de los países más seguros del orbe y exhibir un amplio legado cultural, histórico y patrimonial, para no hacer más extensa la lista
Ponderan papel del turismo por sus ingresos sostenidos al país
Foto: bohemia.cu

Por LUZ MARINA FORNIELES SÁNCHEZ

Con los aportes del turismo suena la contadora todos los días para el país, por lo que sobran las razones para potenciarlo.

De forma tan criolla describió la víspera la vitalidad de la industria del ocio local y su liquidez, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez durante su participación en uno de los debates de las comisiones de trabajo de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

El mandatario llamó a los presentes y a todos sus coterráneos a defender este sector por lo que contribuye al desarrollo económico y social, y por su modo de defender la cultura, identidad, valores e idiosincrasia nacionales.

Para nadie es un secreto que parte de lo que se dispone semanalmente para garantizar temas imprescindibles proviene de esta industria, para la cual el destino cubano está particularmente muy bien dotado, pues son reconocidas sus bondades naturales, ya sean playas, cayos o paisajes, el contar con un pueblo culto y hospitalario, ser uno de los países más seguros del orbe y exhibir un amplio legado cultural, histórico y patrimonial, para no hacer más extensa la lista.

Eso lo saben bien los cubanos, más quienes ya nos han visitado y también la actual administración imperial de Donald Trump, quien se jacta de haber endurecido más las restricciones en contra de su vecina ínsula al sur.

No le basta con casi 60 años de un oprobioso bloqueo económico, comercial y financiero, y extraterritoriales leyes como la Helms-Burton, sino que anuncia y aplica cada vez nuevas medidas, cual roscas que son apretadas para asfixiar a la nación antillana, que solo tiene por pecado original- si es que así lo fuese- el hecho de haber escogido por sí misma su proyecto social independiente y revolucionario, a 90 millas de sus costas.

Así sucedió a principios de junio, cuando Trump desató su ira irracional contra los cruceros.

La animada rada capital, lamentablemente se ha tornado mustia y eso debe haberle sabido a gloria a quien se cree dueño del mundo, pese a que enemigos e incluso aliados no lo acompañen ya del todo en sus locuras de mandamás del universo.

También se las tomó en contra de los aviones privados y corporativos, los veleros, los barcos de pesca y otros aviones y embarcaciones similares; así como eliminó los intercambios académicos y estudiantiles.

Frente a tales prohibiciones, las autoridades del patio continúan trabajando por crecimientos en otros mercados, por mayores estándares de servicios y una comunicación más efectiva con las agencias minoristas.  Las previsiones de viajeros ya se estiman en unos cuatro millones 300 mil clientes, ya bien distante de los más de cinco millones que se previeron antes de los zarpazos del presidente estadounidense de turno.

El destino Cuba merece y demanda una gestión activa, intensa, inteligente e integral, retos que se alzan frente a nosotros para ser asumidos sin opciones. El turismo aporta y por ende hay que contribuir conque este siga haciendo sonar a diario la contadora.  (ACN).


ACN

 
ACN