1
Publicado el 30 Agosto, 2019 por Igor Guilarte Fong en Nacionales
 
 

Nuevas normas jurídicas para sector cuentapropista en Cuba

La Gaceta Oficial de la República publica este viernes un nuevo cuerpo legal como parte del experimento gubernamental que busca perfeccionar el desarrollo de las cooperativas no agropecuarias. Estas disposiciones entrarán en vigor en un plazo de 180 días
Nuevas normas jurídicas para sector cuentapropista en Cuba.
Entre las cuestiones novedosas de la nueva legislación se precisa el concepto de cooperativas de trabajo, para definir a esas entidades donde los socios tienen como principal contribución la labor personal, o sea, todos tienen que trabajar.

Por IGOR GUILARTE FONG

Foto: MIGUEL RUBIERA JUZTIZ/ACN

Cuba centra particular atención en el desarrollo de las cooperativas no agropecuarias (CNA), que han venido a desempeñar un papel protagónico en el proceso de actualización de su modelo económico. En el afán de perfeccionar la gestión del sector cuentapropista y, al mismo tiempo, corregir algunas ineficiencias y violaciones que se han presentado, este viernes la Gaceta Oficial publica el Decreto Ley No. 366 que busca impulsar el funcionamiento de esos actores del escenario productivo.

De acuerdo con declaraciones –realizadas en conferencia de prensa– de Yovana Vega Mato, segunda jefa del área de Perfeccionamiento a Entidades de la Comisión Permanente para la Implementación de los Lineamientos, entre las cuestiones novedosas de la nueva legislación se precisa el concepto de cooperativas de trabajo, para definir a esas entidades donde los socios tienen como principal contribución la labor personal, o sea, todos tienen que trabajar.

La funcionaria explicó que con estas normas jurídicas –que entrarán en vigor en el mes de noviembre, 180 días después de su publicación– se fomenta el vínculo de la CNA con el territorio donde está ubicada, al aclararse que estas unidades tributan directamente al desarrollo socioeconómico nacional desde el ámbito local donde realizan sus operaciones. Al respecto, se especifica que algunas tendrán alcance nacional, como las de reparación y mantenimiento de equipos para confecciones textiles, de pesaje, de climatización y refrigeración, boleras y carpinterías de aluminio. En el caso de la actividad de la construcción se faculta al ministro del ramo para autorizar excepcionalmente operaciones fuera del territorio.

Entre otros aspectos de la política, quedan definidos los requisitos para la elección y revocación del presidente de una cooperativa; aparece la figura del socio a prueba, lo que permite evaluar durante un tiempo prudencial las condiciones de la persona antes de asociarse; se determinan rangos para el crecimiento de los socios de la cooperativa y se fija que el socio que más ingresos perciba ganará, como límite máximo, tres veces más que el de menos ingresos.

Asimismo, se amplía de uno a tres años el término para negociar bonificaciones o exenciones del pago de arrendamiento de inmuebles cuando la cooperativa entra en reparación; se incorpora la posibilidad de suspender las operaciones de manera temporal ante la detección de deficiencias en la gestión y se precisan los pasos para extinguir o disolver una CNA.

Otros beneficios son la autorización para vender a personas jurídicas los equipos automotores que son propiedad de la cooperativa; el otorgamiento del derecho a reclamar la decisión administrativa de extinción, incluso mediante la vía judicial; la anuencia de nuevas facultades a la Asamblea General; así como se estimula el uso de instrumentos de pago vinculados a la informatización; y se da luz verde a que además del aporte en dinero y especies, los socios puedan poner al servicio de la entidad bienes de propiedad personal, de manera retribuida o totalmente gratuita.

“Se trata de permitir un avance coherente que elimine las desviaciones ocurridas y afine el funcionamiento de estas formas de gestión”, señaló Vega Mato, y se refirió a la aspiración de que este proceso de consolidación del experimento gubernamental iniciado en 2013, dure el menor tiempo posible. De igual manera, la funcionaria enfatizó en la necesidad de lograr mayor cultura de los principios del cooperativismo, debido a que muchas de las irregularidades presentadas tuvieron como denominador común el desconocimiento de aspectos básicos por parte de los socios.

En Cuba operan actualmente 398 cooperativas que agrupan a cerca de 18 000 socios, y que reportan ingresos por 3 137 millones de pesos y pagos de anticipo promedio mensual ascendentes a 5 305 pesos por socio. Se desarrollan en 10 sectores o actividades: gastronomía (151), comercio (81), construcción (59), industria (34), servicios personales y técnicos (29), ornitología (17), transporte (12), alimentaria (3), energía (7) y servicios contables (5). Territorialmente, en La Habana (con 235) se concentra el mayor número de CNA, seguida de Artemisa (64) y Matanzas (18).


Igor Guilarte Fong

 
Igor Guilarte Fong