0
Publicado el 16 Agosto, 2019 por ACN en Nacionales
 
 

Pensemos como país, también en la defensa del turismo (+ fotos)

El logro de tres millones de visitantes la víspera, a pesar del bloqueo y las más recientes campañas organizadas y dirigidas por la Casa Blanca, constituye una muestra de la confianza y el reconocimiento alcanzado por el destino.
Pensemos como país, también en la defensa del turismo.

Por LUZ MARINA FORNIELES SÁNCHEZ

Fotos: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA

No por anunciada previamente, la confirmación del arribo de los tres millones de turistas a Cuba deja de ser toda una celebración.

Su logro en la víspera, a pesar del bloqueo y las más recientes campañas organizadas y dirigidas por la Casa Blanca, constituye una muestra de la confianza y el reconocimiento alcanzado por el destino.

El mandatario Donald Trump y sus más allegados colaboradores se han empleado a fondo, para cortar los flujos de viajeros en esta dirección, sin embargo, sigue la Isla atrayendo las miradas ávidas de los vacacionistas de las más diversas nacionalidades.

Pensemos como país, también en la defensa del turismo.

Tras la agudización de la política hostil de Washington contra La Habana, con la prohibición de la llegada de barcos de pasajeros y aeronaves privadas procedentes del país norteño, las autoridades de la Antilla Mayor reconocieron que esperan atraer a más de 4,3 millones de visitantes extranjeros este año frente a los cinco millones pronosticados antes.

De acuerdo con una información del Ministerio del Turismo, Canadá se mantiene como el principal mercado emisor, seguido por los territorios europeos, donde Rusia destaca como el de un incremento superior.

Similar fuente indicó en anuncios precedentes que el destino cubano tiene previsto continuar creciendo en cantidad de habitaciones y en la construcción de hoteles.

Incluso, cuando en la semana que antecede a esta, se adelantaba la llegada inminente de la cifra de los tres millones, en su cuenta de twitter, el ministro de Turismo, Manuel Marrero, dijo, además, que la marcha del periodo estival se desarrolla favorablemente pues el turismo nacional crece un 15 por ciento en los hospedajes y los campismos están llenos.

Pensemos como país, también en la defensa del turismo.

“El verano va bien, el turismo nacional crece, y a pesar del recrudecimiento de las sanciones que afectan al turismo externo, próximamente conquistaremos los tres millones y vamos por más”, escribió Marrero.

Recientemente, en las sesiones del Parlamento, el propio titular declaró que al cierre del primer semestre del calendario en curso existían 72 mil 965 habitaciones, de las cuales dos mil 81 fueron
construidas en 2019.

Para finales de diciembre, abundó, deben quedar listos un total de cuatro mil 197 nuevos cuartos, de los cuales el 97 por ciento se halla en 26 alojamientos; mientras el tres por ciento restante son
ampliaciones.

“Con cada turista que nos visita se están rompiendo las cláusulas del bloqueo imperial”, puso de relieve hace muy poco Miguel Díaz-Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Tal aseveración aconteció durante una reunión de chequeo a este sector, uno de los seis estratégicos del Plan de Desarrollo. En ese intercambio fueron analizados la situación de las inversiones, la actualización del encadenamiento productivo y el comportamiento de la
sustitución de importaciones en el mismo ramo del ocio.

Pensemos como país, también en la defensa del turismo.

Resultó esa una ocasión más para reconocer los valores de esta cartera como factor dinamizador de la economía nacional.

El Jefe de Estado, según se reseñó entonces en el sitio de la Presidencia, señaló que no se debe perder de vista todo lo que ese giro aporta a Cuba en lo económico y en lo social; además de ser un puente, porque con cada turista que nos visita, dijo, se están rompiendo las cláusulas del bloqueo imperial. “Por eso hay que defenderlo, por eso tenemos que hacerlo más eficiente”, enfatizó.

Nunca estará de más poner de relieve una vez más la importancia que el turismo reviste en muchas de las decisiones que se toman, día a día, con visión de país. Pensemos entonces como país, también en la defensa del turismo. (ACN).

Una pequeña muestra de las bondades del turismo cubano. Aunque los cruceros ya no entran a La Habana, en la primera etapa del año frecuentaron la bahía capitalina: por eso también los reflejamos.


ACN

 
ACN