0
Publicado el 18 Agosto, 2019 por ACN en Nacionales
 
 

Por la legalidad en los precios topados, ¡a velar todos!

Nadie queda exento de convertirse en un agente de cambio, en un ente dinamizador de la propia economía local, mediante la exigencia como consumidor, a partir del respeto de las normativas aprobadas por los Consejos de la Administración Provinciales
Por la legalidad en los precios topados, ¡a velar todos!
Foto ilustrativa: juventudrebelde.cu

Por YANAIS VEGA BACALLAO

¿Se ha preguntado usted cuánta responsabilidad ciudadana tiene en hacerle frente a una ilegalidad en el cumplimiento de las nuevas políticas de precios topados a productos cárnicos, agrícolas e industriales comercializados en el sector privado?

Nadie queda exento de convertirse en un agente de cambio, en un ente dinamizador de la propia economía local, mediante la exigencia como consumidor, a partir del respeto de las normativas aprobadas por los Consejos de la Administración Provinciales.

Se trata simplemente de observar y controlar si existen en los establecimientos los precios correctos mediante una visible exhibición de estos, y en caso de encontrar violaciones proceder a la denuncia.

Para ayudar a que todos los consumidores puedan participar de esas acciones ya se han creado los canales necesarios, y puede hacerse directamente mediante una acusación ante el Ministerio del Interior o la Dirección Integral de Superación (DIS).

En el caso de la provincia de Camagüey, por ejemplo, ya se puede realizar en el portal del ciudadano www.camaguey.gob.cu/es/,  e incluso a través de la aplicación Participación Popular Camagüey.

Esta novedad conecta al usuario mediante datos móviles o WIFI con el sitio del gobierno electrónico del Portal del Ciudadano de la Asamblea Provincial del Poder Popular (APPP) en la red, y permite notificar con fotografías y ubicación en el mapa del territorio dónde, cuándo y cómo se incumple con lo establecido.

Aunque algunas personas argumenten que varios productos debieran venderse a precios menores del establecido, mayormente se pronuncian sobre los beneficios a la economía familiar de poder incrementar la adquisición de renglones vendidos por los cuentapropistas, a veces ausentes en los mercados estatales.

Es ese el caso de Idalia B. Montalván, una trabajadora bancaria que aunque no fue beneficiada por el reciente incremento salarial en el sector presupuestado del Estado, opinó a la ACN que al existir un amparo legal, el cliente puede comprar más confiado, pues antes se estaba sujeto a lo que pidieran bajo el escudo de oferta y demanda, sin conocerse el precio real.

Cuando antes una frutabomba, podía salir hasta en más de 25 pesos la unidad, ahora con un precio fijo menor a los tres pesos cada libra, la situación cambia favorablemente, precisó.

Por su parte, la jubilada Mercedes Gutiérrez comentó que alimentos como la malanga, muy necesaria para elaborar dietas alimenticias tan estrictas como la orientada por su médico especialista, aún continúan con precios un poco altos, al igual que los gustados aguacates, ambos a 10 pesos, la libra y la unidad, respectivamente.

Los cárnicos procedentes principalmente del cerdo fueron de los que mayor rebaja recibieron, aspecto que acerca ese alimento a la mesa del cubano promedio, algo que antes casi se hizo inaccesible cuando hasta a más de 50 pesos estuvo la libra de la carne de primera.

Sin embargo, una preocupación se ha hecho latente entre los camagüeyanos al existir algunos puntos de ventas pertenecientes a cooperativas de la provincia, que días antes a la implementación de la nueva política de precios mantenían abastecimientos constantes,  y
ahora simplemente o no ofrecen ese producto o permanecen cerradas.

Es ahí cuando deviene la pregunta de: ¿hasta dónde las autoridades encargadas de chequear el cumplimiento de las normativas están haciendo su trabajo?

Si se procediera con sistematicidad, sin dudas se evitarían especulaciones de la ciudadanía, e incluso incidencias comerciales a través del mercado negro, el cual a veces no es tan negro.

Las normativas ya son una realidad, al igual que las vías para su control, por ello se trata ahora de lograr una cohesión entre todos para hacer visible, palpable, el esfuerzo económico y político de las máximas autoridades del país para equilibrar el poder adquisitivo de la población cubana y garantizar sus necesidades básicas.  (ACN). 


ACN

 
ACN