3
Publicado el 24 Septiembre, 2019 por ACN en Nacionales
 
 

Aseguran servicios a la población en horarios “pico” medidas del transporte de La Habana

Se hizo un levantamiento de las paradas con alta concentración de personas y se identificaron 114, de ellas, 24 de obligatoria presencia por parte del personal de la dirección de Transporte: inspectores, cuadros y funcionarios, quienes, con cooperación de las fuerzas del orden interior, aseguran, además de la parada de cada ómnibus, que se detengan vehículos estatales para la recogida de pasajeros
Aseguran servicios a la población en horarios “pico” medidas del transporte de La Habana.

Con el combustible existente se aseguran las líneas principales con mayor presencia de ómnibus en los horarios pico: desde las 06:00 hasta las 08:00 horas, y entre las 14:00 hasta las 20:00 horas. (Foto: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA).

Por CLAUDIA GONZÁLEZ CORRALES

Las modificaciones en las rutas de ómnibus urbanos en la capital, en consonancia con la reducción actual de la disponibilidad del combustible, aseguran la transportación en los horarios pico, aseguró Maribel Poulot Bravo, directora adjunta de la Dirección General de Transporte en La Habana.

En declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias, la funcionaria informó que se han reordenado las rutas desde las 00:00 hasta las 24:00 (hora local) con el combustible reajustado, planificándose un total de tres mil 500 viajes diarios.

Sin embargo, acotó que se obtiene como promedio real más de cuatro mil viajes, pues se incluyen los servicios limitados; es decir, los buses de apoyo que se ubican en determinados puntos de alta concentración de pasajeros y van variando sus itinerarios en función de las necesidades.

La directora adjunta significó que con los niveles existentes de combustible se afectan mayoritariamente las rutas sociales y alimentadoras -que tienen menos capacidad de transportación-y se aseguran las líneas principales con mayor presencia de ómnibus en los horarios pico: desde las 06:00 hasta las 08:00 horas, y entre las 14:00 hasta las 20:00 horas.

El resto de las rutas, comentó, se aseguran en tres viajes al día, y se prioriza para la evacuación un grupo de ómnibus con servicios limitados.

A modo de ilustración de cómo se comporta el transporte hoy, Poulot Bravo refirió que los carros empiezan a salir a las seis de la mañana, con un intervalo de 10 minutos, por lo que, hasta las nueve de la mañana, sale una cantidad aproximada de 12 carros.

Después de esa hora -continuó- baja la frecuencia; salen uno o dos carros para que vayan limpiando las arterias y a las tres de la tarde vuelve a empezar la salida masiva de las guaguas, en coincidencia con el cierre de la jornada laboral.

Añadió que los autobuses se mantienen saliendo hasta las ocho de la noche y que después de las 10 salen los de la confronta que, en medio de la coyuntura, mantienen su frecuencia de cada dos horas.

Según la entrevistada, se hizo un levantamiento de las paradas con alta concentración de personas y se identificaron 114, de ellas, 24 resultaron ser las de obligatoria presencia por parte del personal de la dirección de Transporte: inspectores, cuadros y funcionarios, quienes, con cooperación de las fuerzas del orden interior, aseguran, además de la parada de cada ómnibus, que se detengan vehículos estatales para la recogida de pasajeros.

El tiempo de permanencia de los inspectores en las paradas ha sido mayoritariamente en los horarios pico, aunque en la mayoría no se retiran hasta dejar despejada las paradas, aseguró la funcionaria.

Enfatizó en que el personal de la dirección general colabora diariamente con los inspectores.

Nosotros siempre tratamos de que roten para que descansen y puedan con las rutinas de trabajo, aseveró, y precisó que los inspectores en general disminuyen su presencia en las paradas los sábados y domingos, para garantizar el descanso que les corresponde, afirmó.

Indicó que gracias a esta estrategia se ha logrado que una cantidad significativa de carros estatales contribuyan con la transportación de pasajeros, y que se han dado casos de ómnibus que no han tenido necesidad de parar porque los carros estatales han limpiado las paradas.

No obstante, hay personas que hacen caso omiso a las indicaciones dadas por la dirección del país respecto a contribuir con la transportación, advirtió.

La identificación de esos carros -matrícula y logo de la entidad a la que pertenece- va a parar a los registros de los inspectores, quienes lo informan a la dirección de Transporte para luego citar a los directivos, explicarles el lugar de la infracción, y que ellos puedan notificar, en el tiempo de 72 horas, la medida a tomar.

Ahí también se incluyen los ómnibus del transporte urbano que no responden a las indicaciones del inspector, los cuales resultan el mayor por ciento dentro de las quejas, y responden a las medidas determinadas por el organismo.

La población también puede sumarse a la denuncia de los carros que no cumplen con su deber. Basta apuntar la matrícula, el logo, la fecha, hora y lugar de la infracción, y notificarlo a la Dirección Provincial de Transporte por medio del teléfono 18 820 -que recibe llamadas durante las 24 horas- y el correo cllamadas@getrans.cu.

Al respecto, enfatizó en que, aunque se reciben con cotidianidad matrículas de vehículos que se negaron a parar en las paradas por parte de la población, no se informa la hora y el lugar que permitan dar los datos completos a los directivos de las entidades para la toma de medidas; por eso, instó a hacer la denuncia con los datos necesarios.

De acuerdo con la funcionaria, gracias a las denuncias, ya sea de los inspectores o de los ciudadanos, entre el día 13 y el 18 de septiembre hubo más de 100 quejas y se han aplicado 18 medidas disciplinarias por infracciones: tres de separación definitiva; tres sin empleo y sueldo por tres meses; nueve amonestaciones o señalamientos críticos; un cierre de contrato; y dos multas.

 

Confirmó que como otras medidas organizativas para garantizar la transportación y el control, en las terminales se han desplegado varios cuadros del sector encargados de supervisar el funcionamiento de las operaciones, la organización de los servicios y los carros en taller; además, se asegura la presencia de mecánicos en todos los turnos de trabajo para resolver de forma oportuna e inmediata cualquier situación que se presente.

Cada tres horas se informa al Puesto de Dirección del Ministerio de Transporte y al Consejo de Administración Provincial la disponibilidad de ómnibus que entrarán en servicio en los grupos de horarios establecidos, dijo, y añadió que diariamente se analizan los resultados del día anterior, las incidencias, el cumplimiento de los viajes y la comparecencia de los directivos de las entidades cuyos vehículos fueron denunciados por no recoger pasajeros u otras causas.

También se realiza un chequeo de los viajes realizados con respecto al consumo de combustible para evitar desvíos, se analiza cada jefe de terminal con incidencias negativas en la transportación y se trazan las estrategias para minimizar las afectaciones en la transportación.

En condiciones normales, en La Habana se transportan como promedio diario un millón 380 mil personas; de ellos, 24 mil 657 en los vehículos conocidos como Gazelle, y 54 mil 919 en otros tipos, es decir, autos ligeros y ruteros, precisó Poulot Bravo.

Sostuvo que en tiempos en que no hay crisis de combustible tan evidente como la actual se mueven como promedio un total de 766 carros; y ahora ello se encuentra reducido a la mitad, es decir, hay unos 383 ómnibus circulando por las vías de la capital. (ACN).


ACN

 
ACN