1
Publicado el 23 Octubre, 2019 por ACN en Nacionales
 
 

Comercio electrónico en Cuba, una apuesta segura

El término se refiere a la distribución, mercadeo, venta o suministro de bienes y servicios por medios electrónicos, pero la mayoría de las veces se trata de la venta y adquisición de productos por Internet, a la vez que abarca mecanismos más complejos de intercambio, por ejemplo, de empresa a empresa

Comercio electrónico en Cuba, una apuesta segura.Por DANIELLA PÉREZ MUÑOA

En los últimos tiempos el comercio electrónico ha ganado importancia en el país como uno de los ejes estratégicos de la política de informatización de la sociedad cubana, y ahora, con el anuncio de nuevas medidas económicas -como la de permitir la importación de productos sin carácter comercial por personas naturales- el asunto toma mayor interés.

El término se refiere a la distribución, mercadeo, venta o suministro de bienes y servicios por medios electrónicos, pero la mayoría de las veces se trata de la venta y adquisición de productos por Internet, a la vez que abarca mecanismos más complejos de intercambio, por ejemplo, de empresa a empresa.

Las entidades estatales cubanas trabajan en aras de crear plataformas nacionales capaces de soportar el comercio electrónico y garantizar una alta independencia tecnológica, vital en el desarrollo económico y social de la nación.

En el actual año se ha avanzado en el perfeccionamiento de los proyectos relacionados con esa relevante actividad, a pesar del recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos.

La ampliación del acceso a la red de redes a través de datos móviles, más de dos millones de usuarios habilitados para recibir el servicio de Internet, el crecimiento de la telefonía celular con una cifra que supera los cinco millones y medio de clientes, y el aumento de las tarjetas magnéticas hasta llegar a los cinco millones, hacen que el comercio electrónico sea cada vez más empleado.

Al decir de Magda Brito D’ Toste, directora de Informatización del Ministerio de Comunicaciones (Mincom), se trabaja en aras de desarrollar toda la infraestructura necesaria con el objetivo de establecer los canales de pago digitales como pasarela de cobros y pagos.

La banca cubana ha sido esencial en el impulso de este programa, y en tal sentido en el acto central por el Día del Trabajador del sector, Irma Margarita Martínez Castrillón, ministra-presidenta del Banco Central de Cuba, dijo que la institución se inserta en los programas de informatización de la sociedad a través de la implementación de nuevos productos y servicios asociados al uso de la tarjeta magnética como medio de pago, no solo vinculada a los cajeros automáticos, sino también a otros canales que garantizan también la agilidad y la seguridad.

Con el fin de reducir los trámites presenciales en las sucursales, se crearon los servicios de la telebanca, banca virtual y móvil, esta última, la más empleada y la que más creció durante el pasado año con 160 mil clientes.

Martha Gómez Suárez, directora general de negocios del Banco Popular de Ahorro (BPA), declaró a la ACN que desde su entidad se utilizan todas las potencialidades.

“Las empresas usan la banca remota, nuestros clientes utilizan Transfermóvil, Pasarela de Pago y, por supuesto, las tarjetas magnéticas. Además, el BPA realiza acciones para mejorar la comunicación entre las sucursales mediante vía electrónica”.

De igual forma, la instalación en las cadenas de tiendas de los terminales de puntos de venta (POS) es otro de los pilares del proceso debido a que son básicos en los pagos por tarjeta magnética.

Sin embargo, no todo ha sido color de rosa con la utilización de los POS. Una de las quejas más frecuente está relacionada con las irregularidades en los mencionados establecimientos del comercio minorista.

“La mayoría de las veces que he tratado de pagar allí por la tarjeta me ha sido imposible, siempre me dicen que en ese momento no efectúan el servicio o no hay conexión. La idea es buena, pero se requiere de responsabilidad y organización para ejecutarla”, comentó el habanero Félix Julio Sandoval.

Las aplicaciones mediante las cuales los clientes pueden pagar- o consultar las cuentas han sido desarrolladas por varias entidades. Una de las de mayor aceptación es Transfermóvil, creada por la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (Etecsa).

Sobre el uso de la llamada App, la cliente Virginia Pérez precisó que desde hace seis meses utiliza el servicio electrónico para el pago de las facturas de electricidad y teléfono fijo: “Me ha resultado muy cómoda y eficiente, al igual que me ha ahorrado tiempo y las tan odiadas colas”.

EnZona, herramienta más reciente de este tipo creada por la empresa XETID y con versión actualizada desde principios del presente mes, constituye la primera plataforma cubana online de pagos. Sobresale por ser una aplicación útil y fácil de utilizar; sin embargo, requiere de acceso a Internet y de saldo para realizar el servicio, al contrario de Transfermóvil.

La directora de Informatización del Mincom afirmó que es un nuevo canal con otras potencialidades, y que cumple su objetivo, pues se trata de crear varias plataformas y que el usuario utilice la más eficiente según sus necesidades.

Ella considera que hasta el momento en lo que más se ha avanzado es en la infraestructura del servicio de ventas a la población mediante el comercio electrónico en CUP, disponible en el Centro Comercial de 5ta y 42, en Playa, La Habana.

El comercio online en Cuba avanza y se proyecta hacia nuevos servicios y facilidades para la población, proceso que deviene una apuesta segura pues ahorra recursos al país, a la par que garantiza reducir las cadenas de impagos y permite mayor inmediatez. (ACN).


ACN

 
ACN