0
Publicado el 15 Octubre, 2019 por ACN en Nacionales
 
 

Destaca ministro de Economía beneficios de las nuevas medidas

Según Alejandro Gil Fernández, se hacía necesario generar una mayor autonomía empresarial y que este sector pueda intercambiar bienes y servicios, pero ante todo, que el país debía dar respuesta a la demanda de esa población que adquiere productos importados por personas naturales, y que ante el déficit de divisas hasta ahora el Estado no ha podido adquirir y satisfacer
Destaca ministro de Economía beneficios de las nuevas medidas.

Alejandro Gil, titular del MEP (izquierda), dijo que no siempre invertimos la divisa donde más rinde, y recordó que se priorizan los servicios básicos, muchos de ellos gratuitos y otros subsidiados, como la salud, la educación, el transporte público, la generación de energía eléctrica, los alimentos, los medicamentos y el combustible doméstico. (Foto: cubadebate.cu).

Por FIDEL RENDÓN MATIENZO

Alejandro Gil Fernández, ministro de Economía y Planificación, calificó  hoy de muy beneficiosas para la población y la industria cubana las nuevas medidas económicas anunciadas hoy, referidas a la importación de mercancías de carácter no comercial por personas naturales y su venta en establecimientos de la red minorista.

En su intervención en el espacio radiotelevisivo Mesa Redonda, junto al Vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, y otros titulares de organismos, Gil Fernández señaló que desde hace meses se viene trabajando en la concreción de un grupo de disposiciones vinculadas a las ofertas de bienes al pueblo, que impulsen el desarrollo económico en medio del recrudecimiento del bloqueo norteamericano y de limitaciones financieras.

Acotó que también se hacía necesario generar una mayor autonomía empresarial y que este sector pueda intercambiar bienes y servicios, pero ante todo, subrayó, el país debía dar respuesta a la demanda de esa población que adquiere productos importados por personas naturales, y que ante el déficit de divisas hasta ahora el Estado no ha podido adquirir y satisfacer.

No siempre invertimos la divisa donde más rinde, expuso el titular de Economía y Planificación, al recordar que se priorizan los servicios básicos, muchos de ellos gratuitos y otros subsidiados, como la salud, la educación, el transporte público, la generación de energía eléctrica, los alimentos, los medicamentos  y el combustible doméstico.

Gil Fernández aclaró que los actuales niveles de producción no han sido por falta de capacidad industrial sino de financiamiento para reactivar las fábricas lo que ha dificultado mantener una estabilidad de productos nacionales en la red de comercio minorista, por lo cual al permitir en lo adelante a personas naturales la importación de mercancías no comerciales se benefician la población y la economía.

A modo de ejemplo dijo que tenemos capacidad para producir televisores, bicicletas eléctricas y splits, lo cual no quiere decir que tengamos una industria desarrollada.

Dijo que en la concreción de las nuevas medidas se tuvo en cuenta la opinión de la población y de la academia, preocupadas de que mucha de esa divisa que necesita Cuba se está yendo hacia el exterior, sin que se beneficie el país.

Pero la economía necesita un impulso, una reactivación de la industria nacional, lo cual se lograría captando ese dinero.

La inmensa mayoría de nuestro pueblo se pregunta por qué no nos organizamos hacia lo interno del país, y captar esa divisa en función del desarrollo económico y social, reiteró el ministro, para abundar que se acordó por el gobierno crear inicialmente una red de establecimientos del comercio minorista para la venta tanto de productos importados por personas naturales como artículos  de producción nacional.

Tendremos que utilizar esta divisa para seguir importando más bienes y reactivar la industria nacional, pero en aras de protegerla se necesita mantener una estabilidad en las ofertas, lograr la necesaria integración de la propia industria nacional con vistas a que haya un valor agregado, subrayó el titular de Economía y Planificación.

En su opinión también con estas nuevas medidas que reactivarían a un grupo de fábricas se generarían empleos y se estimularía la demanda interna, y aclaró que no se trata de prohibiciones en las ofertas. (ACN).


ACN

 
ACN