0
Publicado el 30 Noviembre, 2019 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

VISITA GUBERNAMENTAL

Ciego de Ávila puede ir por mucho más

Sus producciones no solo son básicas para el bienestar de la población y para el desarrollo local, sino también para el balance de la nación e incluso para generar más exportación e ingresos, por medio de potencialidades sin aprovechar aún
Ciego de Ávila puede ir por mucho más.

Las últimas 48 horas demostraron que Ciego ha hecho bastante, pero puede lograr mucho más, a favor de sí misma y de un país convocado a pensarlo como propio.

Texto y foto: PASTOR BATISTA VALDÉS

Después de dos jornadas de recorrido, contactos e intercambios, ha concluido con positivo saldo la segunda visita gubernamental, encabezada por el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a la provincia de Ciego de Ávila.

Si desde la primera, los avileños trabajaron sobre la base de 30 indicaciones muy concretas (22 de ellas resueltas hasta hoy), en lo adelante deberán tener en cuenta, además, otro grupo de sugerencias, encaminadas a que todo funcione mejor dentro del territorio.

No hay duda de que la provincia cuenta con un poderoso potencial agrícola, turístico, azucarero e industrial, que se hace sentir, o no, a escala de país, en dependencia de cómo se comporten los procesos.

Por ello vicepresidentes del Consejo de Ministros, como Inés María Chapman Waugh y Jorge Luis Tapia Fonseca; ministros de varias ramas y otros altos dirigentes, coincidieron en que Ciego de Ávila puede aprovechar mejor sus reservas y potencialidades, en función de necesidades internas y de un aporte que cuanto mayor sea más agradecerá la nación.

Acostumbrado a recibir, por ejemplo, plátano de la Empresa Agropecuaria La Cuba, por solo hablar de un renglón, el Archipiélago sabe que la agricultura avileña puede exprimirse más, incluso en cultivos como el tabaco, cuya capa tiene amplias posibilidades de hacer sentir su calidad dentro y fuera del ámbito nacional.

Precisamente el terreno de las exportaciones es uno de los que atrajo gran interés entre los visitantes gubernamentales.

La realidad subyace ahí, a punta de pupila: mientras la provincia incumple en 11 de los 17 renglones exportables planificados, fábricas como las de calentadores solares (en Morón) y la de tubos de polietileno de alta densidad (en la cabecera provincial) pueden insertarse con nuevos productos en ese propósito, estratégico para que la economía del país funcione mejor.

Como reiteraron varios ministros, se trata de cambiar la mentalidad o, como recalcó el propio Díaz-Canel, de no cumplir formalmente tareas y dirigir en todas partes con un enfoque creativo, en vínculo con la población, sin dejar espacio a la superficialidad en los análisis y a fenómenos tan nocivos como el inmovilismo, la chapucería y el descontrol sobre los recursos.

Buenos ejemplos, según evocó el Presidente cubano durante el resumen de la visita, anidan en el centro con que cuenta el municipio de Ciro Redondo para la producción local de materiales de construcción, dirigido por una mujer joven que comenzó trabajando en el almacén, así como en las empresas de La Cuba, la Agroindustrial Ceballos o la Pecuaria Genética Turiguanó, todas con buenos indicadores económicos, encadenamiento productivo, sistemas de pago justos y resultados a la medida de lo que requiere  el país.

Cierto atraso en los trabajos para modernizar por completo al central azucarero Ciro Redondo y concluir también los correspondientes a la bioeléctrica que se construye aledaña a él, no invalidan la trascendencia de ese proyecto que, al integrar a ambas obras, empleando bagazo en tiempo de zafra y biomasa vegetal, sobre todo marabú, en el resto del año, podría aportar la mitad de la energía que consume la provincia, tal y como reflexionó Díaz-Canel.

“De manera que si el otro 50 por ciento lo complementamos con campos fotovoltaicos y parque eólicos, Ciego de Ávila puede llegar a generar el 100 por ciento con fuentes renovables”, concluyó.

Habrá, sin embargo, que ser más ágil en el uso, ya, de lo ejecutado en obras como el canal trasvase Zaza-Ciego, tal y como puntualizó Inés María Chapman; darle vuelco a indicadores de salud que hoy no andan bien, incluida la tasa de mortalidad infantil (6,1 fallecidos por cada mil nacidos vivos, ahora), actuar más y mejor sobre riesgos asociados a la higiene comunal y a la presencia del mosquito Aedes aegypti o capacitar a administradores de comercio y gastronomía, cuyo cambio de mentalidad será decisivo si de verdad quieren asumir la autonomía que el país les concederá para que tales servicios progresen y sean más competitivos.

Las últimas 48 horas, en fin, demostraron que Ciego ha hecho bastante, pero puede lograr mucho más, a favor de sí misma y de un país al que Miguel Díaz-Canel nos ha convocado a todos para pensarlo como propio, como nación.

Por ello, imbuido del ánimo que le deja la visita, el Presidente cubano afirmó: “Vamos por más; aquí nadie se va a rendir”.


Pastor Batista

 
Pastor Batista