0
Publicado el 24 Diciembre, 2019 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

Editorial: Brillar con luz propia

Avanza la temporada alta para el turismo en Cuba en medio del recrudecimiento de acciones por parte de la administración estadounidense que, empecinada en arreciar el bloqueo, busca desestimular el arribo de visitantes a la Isla y con ello frenar el auge de ese sector, uno de los principales sostenes de nuestra economía.

La interminable “lista negra” de sanciones y medidas de descrédito en torno a las bondades turísticas cubanas se acaba de actualizar con la inclusión de cinco nuevas entidades restringidas para los norteamericanos: los hoteles Gran Bristol Kempinski, Grand Aston Varadero Resort, Grand Aston Cayo Las Brujas Beach Resort y Spa, Gran Muthu Imperial y Gran Muthu Rainbow. Entretanto, Trivago, una empresa transnacional alemana con matriz estadounidense que se especializa en la promoción de servicios y productos de hotelería y alojamientos en Internet, eliminó a Cuba de su sistema de búsqueda a causa de las medidas restrictivas de la Casa Blanca.

El entonces ministro de Turismo y ahora primer ministro, Manuel Marrero Cruz, Manuel Marrero Cruz, informó recientemente que los daños del bloqueo en el sector del ocio ascienden a unos 38 722 millones de dólares, siendo el mercado estadounidense el más afectado con un decrecimiento de 6.8 por ciento.

A pesar de la incertidumbre generada por el continuo hostigamiento político, varias empresas extranjeras confían en las potencialidades de la Isla para atraer turistas y siguen apostando por este destino en sus itinerarios de cruceros.

Aerolíneas mexicanas, canadienses y rusas aumentan sus vuelos hacia distintas provincias, lo que compensa la suspensión de viajes regulares directos desde Estados Unidos y la prohibición de la renta de aviones a Cubana de Aviación. A su vez, el Gobierno español ha comunicado que desestimará las reclamaciones judiciales que lleguen bajo la sombra de la Ley Helms-Burton. Son estos algunos ejemplos del respaldo de la comunidad internacional al derecho de uso y explotación de propiedades e inmuebles nacionalizados legítimamente por el Estado cubano.

En este contexto solo queda multiplicar la oferta de un sector llamado a dinamizar la economía, y la adaptación a las circunstancias cambiantes del mundo, en aras de lograr una verdadera inserción en el escenario global. Para ello la dirección del país definió un número de propuestas, incluidas algunas en la cartera de oportunidades para la inversión extranjera, presentada en la recién concluida Feria Internacional de La Habana.

Las directrices incluyen el impulso a la restauración de instalaciones, la ampliación de marinas y puertos, el diseño de opciones turísticas especializadas como las ecológicas y de salud y la construcción de centros de ocio, parques temáticos, sustentados en las nuevas tecnologías, ofertas de aventura o naturaleza.

Del mismo modo, se ha evidenciado la voluntad de seguir potenciando el desarrollo de la llamada industria sin humo, a partir del aumento de la planta hotelera que cuenta con 72 965 habitaciones (al cierre de junio). Los proyectos constituyen líneas fundamentales de trabajo que responden al programa inversionista hasta 2030, el cual pretende elevar a más de 100 000 las capacidades de hospedaje.

Por estos días las autoridades ministeriales realizan en varios mercados potenciales la presentación de “Auténtica Cuba”, material dirigido a la formación y capacitación de la red de ventas, en aras de incrementar su nivel de conocimiento y motivación respecto a la actividad turística nacional, sus facilidades, atributos, novedades y otros elementos de interés.

Queda por parte de los trabajadores del sector ofrecer un servicio de calidad, que dote al destino de competitividad y exclusividad a escala internacional. Cuba se distingue por sus bellezas naturales y seguridad inigualables, el resto lo pone su pueblo talentoso, cálido y hospitalario. Tales atributos, como han reiterado las autoridades del país, nos impulsan a crecer con nuestros propios recursos y esfuerzos.


Redacción Digital

 
Redacción Digital