0
Publicado el 4 Diciembre, 2019 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

Presidente cubano

No acatamos sanciones, ni amenazas ni calumnias de EE.UU.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, rechazó este 4 de diciembre las sanciones de EE.UU. contra seis buques petroleros que transportaban crudo venezolano a nuestro país.
presidente cubano

foto: cadenaagramonte.cu

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, responsabilizó a Estados Unidos y las oligarquías reaccionarias de la inestabilidad política y social en América Latina con las protestas populares en varios países contra el neoliberalismo.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, rechazó este 4 de diciembre las sanciones de EE.UU. contra seis buques petroleros  que transportaban crudo venezolano a nuestro país.

Igualmente escribió en su cuenta en Twitter: “No acatamos sanciones, amenazas, ni las calumnias del gobierno de Estados Unidos”, en apoyo a la declaración divulgada horas antes por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba para denunciar la reciente calumnia de Washington con el objetivo de aumentar la hostilidad contra el pueblo cubano.

En ese texto, titulado Nuestra América ante la arremetida del Imperialismo y de las oligarquías, se rechaza la acusación de Estados Unidos sobre una supuesta responsabilidad en las manifestaciones de Latinoamérica y la consideró una increíble excusa para justificar y endurecer el bloqueo y la hostilidad contra el pueblo cubano.

Afirmó que la única responsabilidad de la nación caribeña es la del ejemplo de su pueblo en la defensa de su soberanía, en la resistencia ante las agresiones, y en la práctica de la solidaridad y la cooperación con las naciones de América Latina y el Caribe.

Las autoridades cubanas agregaron que ‘la calumnia norteamericana’ resulta inútil para esconder el fracaso del sistema capitalista, proteger gobiernos tambaleantes y represivos, ocultar los golpes parlamentarios, judiciales, policiales, y agitar el fantasma del socialismo para amedrentar a los pueblos.

Precisaron que las legítimas protestas y las masivas movilizaciones populares en el continente, en particular en Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Brasil, son generadas por la pobreza, la creciente desigualdad en la distribución de la riqueza y la certeza de que las fórmulas neoliberales agravan la excluyente e insostenible situación de vulnerabilidad social.

Po su parte, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, condenó las restricciones de EE.UU. y las calificó de “prácticas gansteriles de amenaza y castigo contra relaciones comerciales legítimas entre Estados soberanos”. “Denuncio nuevas acciones ilícitas no convencionales del Gobierno de EE.UU. dirigidas a privar a Cuba del suministro de petróleo”, en su cuenta de Twitter.

Los buques sancionados son el tanquero de bandera panameña Ícaro y los de bandera venezolana Luisa Cáceres de Arismendi, Manuela Sáenz, Paramaconi, Terepaima y Yare.

El Departamento del Tesoro afirmó este martes que dichos petroleros transportaban crudo a Cuba e indicó que Caracas y La Habana han eludido sanciones anteriores impuestas por EE.UU. al “cambiarles los nombres a las embarcaciones”. “La acción de hoy apunta más a la corrupción del antiguo régimen de (Nicolás) Maduro en el sector petrolero y los mecanismos utilizados para transportar petróleo al régimen cubano a cambio de asistencia en seguridad e inteligencia”, reza el comunicado.

(Con información de Cuba Si, Russia Today y MINREX)


Redacción Digital

 
Redacción Digital