0
Publicado el 11 Diciembre, 2019 por Liset García Rodríguez en Nacionales
 
 

Paso a la supremacía de la Constitución

La Asamblea Nacional del Poder Popular pone a punto proyectos de leyes, discutidos desde meses atrás por diputados y especialistas, para seguir la pauta trazada por la nueva Carta Magna
Paso a la supremacía de la Constitución.

Foto: bohemia.cu

Por LISET GARCÍA

El arduo programa legislativo de la Asamblea Nacional marcha al ritmo del itinerario pautado en la nueva Constitución, aprobada en referendo popular este año. Tanto es así que la próxima semana la sesión ordinaria de ese órgano, la cuarta de este mandato, continuará el estudio de nuevos proyectos de leyes esenciales para el reordenamiento de la estructura del Estado, designará al primer ministro, a los viceprimeros ministros y demás cargos del Consejo de Gobierno, y analizará la situación económica del país.

De acuerdo con la información de Homero Acosta, secretario de la Asamblea y del Consejo de Estado, esta designación se hará por mayoría absoluta, o sea, contando con toda la composición del Parlamento en el caso del primer ministro, que es el jefe del Gobierno. El resto de sus integrantes se aprueban por mayoría simple.

Además, los diputados analizarán y darán el visto bueno al cronograma legislativo, ajustado a lo dispuesto en varios apartados del texto constitucional que anuncian las leyes que asegurarán su aplicación. Se van cumpliendo así las disposiciones transitorias de la Carta Magna en las cuales están especificados los pasos que deben darse, por orden de jerarquía y en qué plazos.

A la sesión extraordinaria de octubre pasado, en el que se eligieron los altos cargos de la dirección del país, le sigue ahora el estudio de los proyectos de leyes acerca del funcionamiento de la Asamblea Nacional y del Consejo de Estado, así como el de la organización y funcionamiento de las Asambleas Municipales y los Consejos Populares.

Se trata en ambos casos, según fue explicado en la conferencia de prensa celebrada este martes en el Capitolio, por el presidente de su Comisión de Asuntos parlamentarios y jurídicos, José Luis Toledo Santander, de textos extensos y complejos que reúnen por primera vez en un solo cuerpo legal, con rango de ley, cómo deben trabajar esos órganos, sus atribuciones y la de sus autoridades.

El programa legislativo incluye mayormente leyes vigentes que requieren modificaciones, y otras totalmente nuevas, incluso sin precedentes en Cuba, en aras de garantizar el cumplimiento del articulado constitucional y que el país pueda enrumbarse hacia el fortalecimiento de la institucionalidad, siguiendo las prioridades de la actualización del entramado jurídico que facilite la implementación de transformaciones fundamentales en el ámbito estructural del Estado y del Gobierno.

Cada una de las propuestas de leyes son fruto de años de estudio pormenorizado, que han permitido sistematizar las ideas fundamentales de cada materia, en las que, además, se deberán tener en cuenta los preceptos de convenciones internacionales de las que Cuba es signataria.

Toledo Santander dijo que la versión de los proyectos de leyes que en esta sesión serán debatidos, recibió un número importante de propuestas de modificaciones, salidas de los análisis que durante meses han tenido lugar.

En la conferencia de prensa, Homero informó que los diputados también aprobarán la restructuración de los integrantes de las comisiones permanentes de trabajo, al ser creada la de Atención a los Órganos Locales del Poder Popular, cuya labor se centrará en la atención, coordinación y control sobre las indicaciones constitucionales que deben ser cumplidas desde los órganos superiores del Estado hasta los territoriales.

Asimismo, las comisiones permanentes analizarán durante los dos días de trabajo previos a la sesión ordinaria, su labor de control y fiscalización a las instituciones de los sectores relacionados con cada una, además de cómo se ha ido respondiendo a las demandas de la población en las asambleas de rendición de cuenta de los delegados de barrio.

La Asamblea Nacional tiene ante sí no solo la misión de llegar a consenso en relación con las leyes que deben aprobar sus diputados, sino la de promover su adecuada asimilación por las autoridades, las instituciones y el pueblo. La observancia que requiere cada ley es vital para garantizar la tranquilidad y el buen funcionamiento nacional, haciendo cumplir lo que refrenda la Constitución en su primer artículo “Cuba es un Estado socialista de derecho y justicia social, democrático, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos… fundado en el trabajo, la dignidad, el humanismo y la ética de sus ciudadanos para el disfrute de la libertad, la equidad, la igualdad, la solidaridad, el bienestar y la prosperidad individual y colectiva”.


Liset García Rodríguez

 
Liset García Rodríguez