0
Publicado el 8 Enero, 2020 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

A la carga por más azúcar

Central Ecuador se suma al buen paso que desde diciembre trae el Primero de Enero. Sembrar más caña para mañana no ser “mordidos por el mismo perro” de ayer

Ecuador, segundo central avileño en la actual contienda.

Texto y fotos: PASTOR BATISTA VALDÉS

La entrada “en combate” del central refinería Ecuador, en el municipio de Baraguá, le imprime a la zafra azucarera en Ciego de Ávila no solo un ritmo superior en términos de operaciones, sino también la confianza que el territorio necesita afincar en un momento como este.

En primer lugar, desde diciembre molía solo el ingenio Primero de Enero, ubicado en el municipio homónimo y, aunque lo ha hecho con magnífico desempeño, la provincia ya clamaba por la inserción del Ecuador, atrasado en el empeño por despegar.

A ello se suma el inconveniente que por ahora representa la todavía incierta arrancada del central Ciro Redondo, inmerso en una colosal inversión de mejoramiento tecnológico total, para elevar capacidad, incrementar la eficiencia y poder aportarle altos volúmenes de bagazo a la bioeléctrica que se construye aledaña, de la cual recibirán energía “limpia de polvo y paja” el propio ingenio y el Sistema Electroenergético Nacional.

Por fortuna, el Primero de Enero ha venido ofreciendo una verdadera demostración del desempeño a que aspira la nación.

Baste recordar que, aun cuando comenzó a moler tres días después de lo previsto, logró recuperar tiempo, cumplir el plan fijado para la llamada zafra chica, entrarle al nuevo año con todos los hierros y acumular hoy unas 2 000 toneladas de azúcar por encima de lo programado, sobre la base de molidas superiores al 80 por ciento.

Tal y como informó nuestra revista, acerca de ese ritmo y del buen estado de ánimo, apreció evidencias, in situ, José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, en recorrido realizado el pasado 4 de enero por obras estratégicas para la nación asentadas en suelo avileño.

Lo cierto es que, mientras Ciro y la bioeléctrica no echen a andar ceñidos como un solo cuerpo productivo, Ecuador y Primero de Enero tendrán que obrar con todo rigor para moler la mayor cantidad de caña y producir todo el azúcar posible.

En ello han coincidido directores de esas industrias, el ingeniero Eduardo Larrosa Vázquez, al frente de la Empresa Azucarera Ciego de Ávila; Carlos Luis Garrido Pérez, Primer Secretario del Comité Provincial del Partido, así como dirigentes que acompañaron a Machado Ventura en la mencionada visita.

Tal consenso es válido para algo señalado también por él: la insistencia en que se debe sembrar mucha más caña y repoblar con plantaciones frescas aquellas que continúan marcadas por bajos rendimientos, incluso en áreas beneficiadas por sistemas de riego.

En la provincia hay claridad de que así debe ser. Durante las últimas contiendas el territorio ha sentido el latigazo de la falta de caña, sobre todo en momentos cuando la industria ha estado respondiendo bien y apta para producir más crudo.

Por eso, mientras las unidades productoras se concentran en lo que a ellas corresponde (asegurar gramínea), el Primero de Enero sigue emplazado como un cañón y en el Ecuador, desde su director Ernesto Blanco hasta el último obrero de la industria, permanecen atentos a los más mínimos detalles para que las operaciones fluyan correctamente y pueda ser resuelto con rapidez cualquier imprevisto que surja.

Para ambas fábricas, cumplir sus respectivos planes al final de la contienda es asunto de honor.

Tales cifras, sin embargo, deben ser apenas el punto cuantitativo o productivo mínimo donde planten mirada, manos, botas y bandera quienes tienen la ardua tarea de hacer la presente zafra. De ahí para arriba, todo cuanto se logre será muy bienvenido. Y ojalá nos siga pareciendo poco… para sacar más azúcar hasta de donde supuestamente no queden posibilidades.


Pastor Batista

 
Pastor Batista