1
Publicado el 25 Febrero, 2020 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

En el Socialismo

Convoca Díaz-Canel a una economía más innovadora y sin trabas

«Todos los resultados de la economía, los buenos y los malos, tienen que ser transparentes para el pueblo, saber por qué no llegamos y hacia dónde vamos», aseguró el primer mandatario.

El Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, convocó a «destrabar y encontrar respuestas a todas las complejas situaciones de la economía en las condiciones del Socialismo».

En la reunión de análisis del trabajo anual del Ministerio de Economía y Planificación, Díaz-Canel se enfocó en los desafíos que entraña 2020 y que parten de asumir la planificación desde «un enfoque más integral, dinámico, innovador y generador de soluciones», que «trascienda la responsabilidad de emitir el plan para concentrarse en el funcionamiento eficiente de la economía».

«Todos los resultados de la economía, los buenos y los malos, tienen que ser transparentes para el pueblo, saber por qué no llegamos y hacia dónde vamos», aseguró el primer mandatario.

A enfrentar la plataforma de restauración neoliberal que nos pretenden imponer, a fortalecer la política de cuadros y la labor ideológica, a defender la obra de la Revolución desde la historia y las esencias, a apoyar esa defensa con eficiencia, a identificar, entre todos, las trabas que existen en la economía, y a mantener las medidas de ahorro, volvió a convocar Díaz-Canel, cual hoja de ruta para seguir avanzando en los tiempos actuales.

Este debe ser, dijo, un Ministerio de pensamiento, encargado de liderear, por su actividad rectora el pensamiento económico del país, en estrecho vínculo con las universidades.

Se trata, a su juicio, de propiciar una conducción de la economía totalmente innovadora, que el Ministerio aliente la sustitución de mecanismos administrativos por otros económico- financieros, y que promueva una relación más coherente e integral entre todos los actores de la economía.

También exhortó a «encontrar las respuestas sobre cuál debe ser la adecuada relación entre centralización y descentralización de los procesos económicos en nuestro país, para que ninguna de las posturas se convierta en traba o freno».

Díaz-Canel hizo referencia, además, al incremento del control y la eficiencia del proceso inversionista, al avance de las estrategias de desarrollo local y a la tarea estratégica que supone la elaboración del Plan de Desarrollo Nacional hasta 2030, desde un enfoque prospectivo, no formal, con ayuda de la ciencia. Un plan flexible, ajustado a las prioridades
El informe del MEP traza las principales líneas de trabajo para 2020, basado en cuatro ejes temáticos en lo que se centraron los debates: las transformaciones de la planificación, en pos de atemperarla a los actores económicos de hoy; la culminación del Plan Nacional de Desarrollo hasta 2030; el perfeccionamiento del desarrollo local, así como la actualización de la política de cuadros y la comunicación institucional.

En la jornada participaron el miembro del Buró Político Esteban Lazo Hernández, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular; Manuel Marrero Cruz, primer ministro; y los viceprimeros ministros Ricardo Cabrisas Ruiz y Alejandro Gil Fernández, titular del MEP.

Asistieron, además, el miembro del Buró Político del Partido Comunista Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba; y Jorge Luis Cuevas, miembro del Secretariado del Comité Central.

El viceprimer ministro y titular del MEP, Alejandro Gil Fernández, reiteró la urgencia de «un plan menos detallista, más abierto y flexible», que tome en cuenta dos asuntos meridianos: la incorporación de todo lo que se puede hacer aquí y hoy se importa y las prioridades, o sea, aquellas actividades que más impactan en el Producto Interno Bruto.

Debemos enfocarnos en un plan dinamizador, reflexionó, que incentive las fuerzas productivas. Ello no implica renunciar a la planificación centralizada, pero tampoco obliga a una emisión homogénea para todos los actores. Se trata de respetar los balances fundamentales y que no sea el mercado el que asigne los recursos.

(con información de Granma)


Redacción Digital

 
Redacción Digital