3
Publicado el 27 Marzo, 2020 por Jorge Luis Sánchez Rivera en Nacionales
 
 

Dulce, mi vecina, enaltece la solidaridad

Por ahora, no podemos abrazar a Dulce, porque hoy es un gesto nocivo; pero cuando ganemos esta batalla podremos hacerlo, porque, al pasar el tiempo, hablaremos de la iniciativa que, espontáneamente, tuvo mi vecina para cuidarse y cuidarnos

Dulce, mi vecina, enaltece la solidaridad

Texto Y foto JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA.

Mi vecina  Dulce, tiene 80 años; es jubilada, y vive con su nieta y la hija de esta, que tiene 7 años.

Mi vecina  Dulce, en sus ratos libres -desde que comenzó la ofensiva de enfrentamiento a la propagación de la COVID-19-,  confecciona  nasobucos con algunos recortes de tela guardados por mucho tiempo. En un gesto que la ha convertido en activista sanitaria, los regala a los vecinos del  Edificio 289 de Nuevo Vedado, en Plaza de la Revolución.

La tarea, iniciada espontáneamente,  se ha hecho inmensa, porque ahora muchos vecinos le donan recortes de tela para que pueda continuar, modestamente, creando estas pequeñas piezas protectoras.

Por ahora, no podemos abrazar a Dulce, porque hoy es un gesto nocivo; pero cuando ganemos esta batalla podremos hacerlo, porque, al pasar el tiempo, hablaremos de la iniciativa que, espontáneamente, tuvo mi vecina para cuidarse y cuidarnos.

De momento solo vale exclamar ¡Qué grandes somos los cubanos que siempre,  en los momentos difíciles, permanecemos más unidos!


Jorge Luis Sánchez Rivera

 
Jorge Luis Sánchez Rivera