1
Publicado el 31 Marzo, 2020 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

FRENTE A LA COVID-19

El extra de los guajiros

Mientras la máxima dirección del país articula estrategia para buscar niveles superiores de alimento por medio de la actividad agrícola, campesinos como los de Ciego de Ávila afincan la bota en el surco con idéntica intención
El extra de los guajiros

El boniato: noble, rápido, factible de cosecha en todas partes.

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

Es obvio que en momentos como los que atraviesa hoy el país, frente a los peligros que esparce el nuevo coronavirus por todo el mundo y dentro del Archipiélago, los campesinos cubanos suelen plantar bandera, cada quien en su pedacito de tierra.

Tres importantes reuniones, en busca de niveles superiores de alimento por medio de la actividad agrícola, acaban de tener lugar el fin de semana, en el oriente, centro y occidente de Cuba, presididas por José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Salvador Valdés Mesa, Vicepresidente de la República de Cuba.

Y precisamente con ese propósito, durante los últimos días, representantes de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) y del Ministerio de la Agricultura en Ciego de Ávila, han estado visitando, finca por finca, a unos 7 000 campesinos de los diez municipios de la provincia, para buscar un extra productivo y alimentario, decisivo para responder mejor a las necesidades de la población.

Ese contacto directo, por tanto, no solo tiene como propósito meditar en torno a la necesidad de cumplir el compromiso de entrega pactado para el presente año, sino también, y sobre todo, valorar la posibilidad de un aporte complementario, superior.

Tal y como enfatiza Rubén Antonio Gutiérrez Macías, miembro del Buró Provincial de la organización que agrupa al campesinado cubano, entre las indicaciones inmediatas está estimular la siembra de cultivos de ciclo corto.

Con ese objetivo, ya los miembros de Cooperativas de Producción Agropecuarias como la Paquito González y la Revolución de Octubre, ambas del municipio de Baraguá, desarrollan estrategia para la siembra inmediata de áreas donde concluye la cosecha de la papa.

El extra de los guajiros

Campesinos de la CCS Máximo Gómez limpian, siembran, buscan más producción.

“Tal alternativa, explica Enrique Ávila Matamoros, presidente de la Revolución de Octubre tiene como ventajas que no da margen a enyerbamiento en esas tierras, permite obtener más producción en ellas y aprovechar un suelo mucho más favorable en fertilización, por haber sido recién empleado en el cultivo del tubérculo.”

Víctor Gonzalo Romero Morales, vicepresidente de la Cooperativa de Créditos y Servicios Máximo Gómez añade un asunto también en línea con lo orientado  por el país: el destino que se le debe dar (para el consumo de la población) a producciones concebidas para el turismo.

“Eso, agrega Víctor, significa que además de poner en práctica siembras de cultivos de ciclo corto, seguiremos aportando, para beneficio social, las 20 toneladas que cada mes hemos venido entregando para la actividad turística”.

Sin renunciar al boniato, calabaza, frijol y otras variedades que pueden concretar más rápido saldo, la CPA Paquito González (la de mejores resultados de la nación en cultivos varios) fija pupila, con su habitual “luz larga”, en el plátano y la yuca, porque, como asevera su presidente José Alberto González Sánchez, miembro además del Comité Central del Partido, lo importante es que la población pueda satisfacer en el mayor grado posible las necesidades de alimentación en medio de la actual coyuntura.


Pastor Batista

 
Pastor Batista