0
Publicado el 14 Marzo, 2020 por Maria de las Nieves Galá León en Nacionales
 
 

El nasobuco: también yo puedo hacerlo (+video)

Lo que antes nos parecía extraño, ahora se va volviendo natural: cada vez son más las personas que salen a las calles de la capital cubana con el nasobuco en el rostro. Todavía algunos los miran con asombro, pero la mayoría, los acepta. La precaución no está demás
El nasobuco: también yo puedo hacerlo

Al empeño del Estado se ha sumado –como siempre en momentos significativos- la iniciativa popular. Personas con conocimientos confeccionan nasobucos para sus familiares y vecinos. (Foto: 5septiembre.cu).

Por MARÍA DE LAS NIEVES GALÁ

Mercy, una amiga que tiene habilidades para la costura, ya hizo los nasobucos de la familia. No son difíciles de elaborar y como tiene una bebé en casa, las precauciones nunca están de más. También yo, sin mucho adiestramiento frente a la máquina de coser, ya empecé a buscar los retazos de tela que puedan ser útiles para ese fin. Cuento con el asesoramiento de mi colega.

¿Cuántas abuelas, tías o madres existen en nuestros barrios y comunidades que saben coser? Buen escenario para que esas habilidades sirvan al bien común. Es fácil de elaborar, tal como muestra el artículo publicado en Cubadebate: “Un pedacito de tela y dos fragmentos de elástico es lo que necesitarás para hacer esta sencilla mascarilla. Otro modelo que también te proponemos, utiliza solamente tela y prescinde del elástico, como suelen llevarse en las instituciones médicas”.

El nasobuco: también yo puedo hacerlo.

Medidas que ayudan a contener la propagación de nuevo coronavirus.

Como en otras tantas oportunidades, este es otro momento en el cual la solidaridad de los cubanos se acrecienta. De lo contrario, ¿cómo hubiéramos superado situaciones tan complejas? Ahí está reciente aún, la huella dejada por el tornado que azotó a La Habana, y todos unidos, con la estrategia diseñada por nuestro gobierno y Partido, supimos resarcirnos, e incluso, construir viviendas e instituciones más confortables.

Lo que antes nos parecía extraño, ahora se va volviendo natural: cada vez son más las personas que salen a las calles de la capital cubana con el nasobuco en el rostro. Todavía algunos los miran con asombro, pero la mayoría, los acepta. La precaución no está demás.

Según informó el ministro de Industria, Eloy Álvarez Martínez, durante el programa televisivo Mesa Redonda, como parte de las acciones para combatir la Covid-19, la industria ligera fue encargada de elaborar un millón de nasobucos, de los que hasta ese momento se habían realizado196 mil.  A dicha tarea se han incorporado 64 talleres de 10 provincias.

Si poco a poco aprendemos a hacerlos en casa, también damos nuestro aporte a este esfuerzo que desarrolla el país para enfrentar el nuevo coronavirus. La Organización Mundial de la Salud recomienda el uso de mascarillas en el caso de las personas que presentan síntomas de la COVID-19 y en el de quienes cuidan a los  que tienen síntomas como tos o fiebre. También debe emplearse si existe tos o estornudos.

El nasobuco: también yo puedo hacerlo

La Industria Ligera ha creado las condiciones en distintos talleres de confecciones del país para garantizar la producción de nasobucos. (Foto: trabajadores.cu).

No obstante, el uso de estas mascarillas, aclaran los expertos, solo es eficaz si se combina con el lavado frecuente de manos con agua y jabón, o con una solución hidroalcohólica.

Por mi parte, sigo las instrucciones y trato, con mis modestas habilidades, de hacer los nasobucos de la familia.


Maria de las Nieves Galá León

 
Maria de las Nieves Galá León