1
Publicado el 15 Marzo, 2020 por Pastor Batista en Nacionales
 
 

CAMPESINOS CUBANOS

Ir aún más del pensamiento a la acción concreta

Según José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido, ello resulta vital en las condiciones actuales del país. Balance campesino en Ciego de Ávila demuestra que los pies y las manos están afincados en la tierra

Machado ventura insistió en aprovechar más las posibilidades del territorio para exportar. Foto: Pastor Batista/Bohemia

Por PASTOR BATISTA VALDÉS

Aunque reiterativo, tal vez uno de los llamados más importantes que les ha hecho José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, a todos los campesinos cubanos sea el de fortalecer aún más en el terreno de la acción “la perfecta unidad de pensamiento” que continúa demostrando el proceso de balance de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP).

Tal idea fue recalcada por él durante la asamblea que, con el 100 por ciento de los delegados previstos, realizó la provincia de Ciego de Ávila, este sábado 14 de marzo.

Y es que en verdad, como subrayó en cordial diálogo con el auditorio, todas y cada una de las intervenciones no solo aportaron interesantes elementos desde una óptica individual, sino que también comprensión, colectivamente, acerca del rol de la ANAP y hacia dónde debemos avanzar”.

Dicho en otros términos: la claridad con que, desde el inicio, el joven Noel Rodríguez le recomendó a Donald Trump no hacerse más ilusiones acerca del destino de Cuba, fue aterrizada por campesinos como Eliécer López Trujillo, del municipio de Primero de Enero, al demostrar que no ahora, por el déficit de combustible, sino desde siempre, él laborea su finca con bueyes, sobre la base, además, de una óptica agroecológica, con empleo de abonos orgánicos como el compost y el humo de lombriz.

A la medida práctica de quienes lo asimilan en teoría, devino lo contado por la campesina Ari Pérez Herrera, de Florencia, acerca de cómo a golpe de piocha y de azadón, con una carreta de la propia cooperativa, allí mejoraron el crítico estado del camino a lo largo de unos diez kilómetros, para beneficio de la comunidad.

Pero… ¿qué es la comunidad, sino ustedes mismos: quienes viven en cada asentamiento, en cada lugar? —meditó Machado Ventura en otro momento de la asamblea.

Como siempre, presente la voz de la mujer campesina. Foto: Pastor Batista/Bohemia

Por ello tampoco faltó sentido autocrítico y comprensión en torno a la necesidad de incrementar la incorporación de productores a la Asociación, lograr mayor motivación en ellos, hacer “más fe por medio de la vista” mediante la generalización de las mejores experiencias, de modo que, como colofón de todo ello, sigan ascendiendo volúmenes de producción en los que, nadie lo dude, el sector cooperativo y campesino continúa teniendo un peso fundamental.

A escala de país, el tabaco es uno de los renglones donde todavía no se aprovecha el amplio margen que ofrece para la exportación. Lo enfatizaron Machado Ventura y Gustavo Rodríguez Rollero, titular cubano de agricultura, al ponderar la calidad de la capa que produce Cuba, reconocida a escala internacional, del mismo modo que la fruta bomba, otro cultivo cuyas potencialidades tampoco han sido convenientemente explotadas.

Solo que aspiraciones así no se lograrán en el grado deseado mientras colinden fincas o formas productivas donde, de un lado ponderan los beneficios de la agroecología o del cultivo intercalado y al lado allá de la cerca hay resistencia o rechazo a tales alternativas, según ejemplificó el Segundo Secretario del Comité Central.

A pesar de todo, Rollero admitió no imaginar cómo se comportarían hoy indicadores económicos si los campesinos no hubieran mantenido la actitud que los ha caracterizado.

Pero también es obvio que si las juntas directivas y asambleas ejercieran mejor su rol, los resultados fuesen superiores.

Por ello, desde su condición de Ministro de la Agricultura, llamó a que todas las cooperativas hagan su plan de la economía, “porque no podemos seguir trabajando al rumbo”; se preocupen y ocupen más en el ámbito de la gestión y la administración, para poder darle un vuelco al autoabastecimiento municipal, programa que ya debe pasar a una nueva etapa, donde la mirada no se quede en la cifra global de 30 libras per cápita de productos agrícolas, o en los 5 kilogramos de carne, sino en lo que verdaderamente se percibe a ras de comunidad y de familia.

El concepto de fundir unidad de pensamiento y de acción, es bueno subrayarlo, no quedó en el limitado espacio del teatro donde se congregaron delegados e invitados.

Tras ser electa la nueva dirección de la ANAP en el territorio, con Frank Güemes Alonso ratificado al frente de ella, Machado Ventura y Jorge Luis Tapia Fonseca, Viceprimer Ministro de la República de Cuba, emprendieron sendos recorridos para tocar con la mano programas relacionados con la producción de alimentos y con la producción azucarera en el territorio.

Acompañado todo el tiempo por Carlos Luis Garrido Pérez, Primer Secretario del Partido en Ciego de Ávila, el Segundo Secretario del Comité Central constató cómo la Empresa Agropecuaria La Cuba, referente para la agricultura cubana, sigue incorporando áreas, reponiendo plantaciones bananeras y diversificando producciones en sus más de 12 000 hectáreas de suelo, unas 7 400 de ellas administradas y trabajadas estatalmente.

En La Cuba, Machado recorrió áreas de fomento bananero. Foto: Pastor Batista/Bohemia

Con una tendencia también a su consolidación, la joven Empresa Agropecuaria Cuba Soy deviene expresión de cuánto puede dar la tierra cuando en ella se emplean bien los recursos disponibles, aunque no sean todos los deseados.

Para una y otra empresas, no obstante, es válida la percepción de que todavía se obra por debajo de reservas y potencialidades. El ejemplo está en cultivos como el maíz, que pudieran tener una mayor presencia, sobre todo teniendo en cuenta la existencia de áreas vacías o con factibilidad de intercalamiento de ese cultivo.

Hacerlo no obedecería a un capricho. El plan del país apenas concibe unas 70 mil toneladas de ese grano, mientras los niveles de consumo demandarían casi 800 mil.

No extraña, entonces, que Cuba Soy pretenda sumar en primavera unas 2 000 hectáreas más a las 1 300 que sembró de maíz durante la etapa de frío, concebidas para rendimientos de 1,5 toneladas por hectárea… aunque en verdad el pasado año los registros inscribieron alrededor de una tonelada más en dicha proporción.

Tanto José Ramón Machado Ventura, como la dirección del Partido y de la ANAP en Ciego de Ávila, reiteraron su felicitación a los periodistas en ocasión del Día de la Prensa Cubana, 14 de marzo, y reconocieron el rol de los medios de comunicación en la cobertura y tratamiento al acontecer agrícola y productivo en toda la nación.


Pastor Batista

 
Pastor Batista