1
Publicado el 19 Marzo, 2020 por Redacción Digital en Nacionales
 
 

Transporte y Covid-19

Nunca es demasiado

Cumplir con rigor las medidas de protección ante el nuevo coronavirus es vital en la Estación Central de Ómnibus, en La Habana
 Turistas chilenos

Yuly y Ricardo, turistas chilenos, reconocieron las medidas de protección adoptadas en todos los lugares que han estado.
foto: Marta Vecino

MARÍA DE LAS NIEVES GALA

FOTOS: MARTA VECINO

Visitar Cuba y en especial Varadero era, desde hacía tiempo, un sueño en la vida de Yuly Castre y Ricardo Operanza. Por eso, prepararon sus maletas y no desistieron del plan de venir a pasar sus vacaciones en la famosa playa. En el salón de espera, que tiene la Agencia Viazul, en la Estación Central de Ómnibus, los encontramos. Están tranquilos, sonrientes, no obstante, de que a cada paso por la terminal, se aprecian las medidas adoptadas en la prevención de la COVID-19.

Yuly no duda en dar su criterio: “Desde que llegamos hemos visto mucho control, lo veo bien, pienso que es necesario e imprescindible para que el virus no se siga expandiendo. En cada lugar que hemos visitado, la gente está con mascarilla, emplean guantes y agua con cloro para lavarse las manos”, expresó.

Esta segura de que, tanto a ella, como a su compañero, no les va a afectar el virus: “Nos protegen y también nos cuidamos”.

Devora Calzado Suárez, quien está en la recepción de VIAZUL, tiene puesto su nasobuco y también los guantes. Esa es una de las exigencias del área, pues están en contacto directo con extranjeros. “Nos cambiamos la mascarilla cada tres horas, pues es desechable.

Medidas en la Terminal de Ómnibus de La Habana

foto: Trabajadores

Observo a los pasajeros, si veo que alguno tose o tiene malestar, le indicamos ir al puesto médico que está al lado, ahí la doctora es la encargada de decidir qué hacer. Si es un catarro común, le damos un nasobuco, el cual debe mantener durante toda su permanencia en el ómnibus”.

Precisamente, al otro lado del salón está ubicado el puesto médico que se mantiene abierto las 24 horas de día. Durante nuestra visita, la doctora Teresita Frías Machín estaba de guardia. Tiene una vasta experiencia, avalada por ocho misiones internacionalistas en países, como Mozambique, Angola, Tanzania y Brasil.

“Hasta ahora no hemos tenido dificultad, ni se ha detectado ningún caso sospechoso de coronavirus. Los turistas extranjeros se portan adecuadamente, nosotros les explicamos bien y reconocen el trato que les damos. Para nadie es un secreto que Cuba tiene médicos adiestrados en problemas de epidemia. Durante las misiones que cumplí, sobre todo en África, tuve que enfrentar casos muy complejos.

“Aquí cumplimos con todos los protocolos orientados. De haber algún paciente con sintomatología dudosa, pasaría al área de aislamiento y se llamaría al SIUM para que lo lleve al hospital indicado.”

Exigencias para todos

En los servicios de gastronomía, los trabajadores estatales y cuentapropistas deben cumplir las normas de protección.
foto: Marta Vecino

En la Estación Central de Ómnibus Nacionales todos los trabajadores están activos: emplean sus guantes y nasobucos; cada dos horas, los encargados de la limpieza, repasan las áreas, limpian los cristales, los pasamanos, todo con agua y cloro al 0, 5 %.

Según refirió a la prensa, Marbelys Beltrán, jefa comercial de la referida entidad, desde el primer momento confeccionaron el expediente con todas las medidas orientadas por el Ministerio de Salud, el Grupo Empresarial de Servicios de Transporte Automotor (GEA) y del Ministerio de Transporte en el enfrentamiento a la COVID-19.

“Es muy importante la labor de pesquisaje, tanto con los pasajeros como con los propios trabajadores del centro. Está indicado que toda aquella persona que tosa o presente algún otro síntoma, tiene que ser evaluada por la doctora de turno”, apuntó.

Manifestó, además, la importancia de mantener informado al colectivo, por lo que cada mañana, los jefes de departamento se reúnen con el personal y se reitera la información actualizada que ofrecen nuestros medios de comunicación en relación con el COVID-19, en el país y el mundo.

Cada día, desde allí parten de 98 a 100 salidas y en cada viaje van de 40 a 45 personas. “Por esto, insistió, el pesquizaje  es primordial”.

A esto se incorpora el rigor en el área de gastronomía, donde participan trabajadores cuentapropistas y estatales. “Tenemos indicado que nadie puede venir con catarro; deben usar guantes, nasobucos y gorros. También tienen las soluciones de hipoclorito para el lavado de las manos y la desinfección de las superficies”, dijo Marbelys.

Confianza en el salón

Medidas en Terminal de ómnibus

El lavado correcto de las manos es primordial.
foto: Marta Vecino

Con paciencia, Eric Zayas sostiene el pomo que contiene el agua con hipoclorito para que los pasajeros se laven las manos. Permanece de pie, en ese puesto, desde las ocho de la mañana hasta las 12 del día en que lo sustituye otro compañero. Está consciente de que esa acción es clave para la protección de todos.

Yolanda Alarcón se repasa las manos y deja que se sequen solas. “Hay que hacerlo bien”, afirma. Detrás de ella, otros esperan para realizar la misma acción.

Eliany Delfino insiste en que su niña, Asly Betancourt se limpie las manos cuando termina de comer una golosina y evita que roce los asientos. Cerca de ellas, Máximo Juan LLince limpia una hilera de asientos vacíos con un paño mojado con agua clorada. “Cada dos horas lo repetimos…”

Por los altavoces, se propagan una y otra vez las medidas de protección; en las ventanillas de comprobación de los pasajes y en las puertas de las guaguas están colocadas pegatinas que explican detalles de este virus que se ha tornado mortal en el mundo.

Jorge Solís Romero, chofer que conduce el carro con destino a Consolación, en Pinar del Río, está claro de cómo actuar ante cualquier caso que detecte con síntomas.  Igualmente, José Forucoy Cruz, quien cubre el itinerario Habana-Varadero, en VIAZUL, está convencido de que tienen que estar muy atentos para cuidar la salud de ellos y del resto de los pasajeros.

Labor preventiva en la Terminal de ómnibus

foto: Durante la limpieza de los asientos y demás áreas, hay que exigir al trabajador el empleo de guantes.
foto: Marta Vecino

Quizás la parte más importante, vital en todo el trayecto, es la limpieza del ómnibus que se realiza al detalle. Uno de los que se esmera en el fregado del ómnibus 3294 es el joven Daniel Mario Cuesta. Este es el principio de la buena higiene y del aseguramiento de que cuando el ómnibus sale a su recorrido, esté brillando por dentro y por fuera, como merece el pasajero y como única vía de llevar con éxito el combate contra el COVID-19.

Nuestro recorrido nos dejó la percepción de que en este centro, neurálgico y fundamental de la cotidianidad capitalina, se han adoptado las medidas de prevención. No obstante, es importante el control sistemático de éstas, pues un eslabón que falle en la cadena de la higiene imprescindible en cada área, puede convertirse en un peligro potencial.


Redacción Digital

 
Redacción Digital